Fringes

Chatarras Palace

Con la crisis empeorando, es cada vez más común ver a gente empujando carritos llenos de chatarra por las calles y los polígonos de las ciudades españolas. Y, en efecto, la chatarrería es una de las únicas industrias que van en alza:  la fuerte demanda de India y China ha disparado el precio del aluminio, el hierro y sobre todo el cobre.  Aunque no sea bonito, coger el carrito ha resultado como la única forma para que las familias más vulnerables lleguen a fin del mes. Fue cuando empezamos a investigar la recogida de chatarra en Sant Adria de Besós (Barcelona) para un reportaje, que nos tropezamos con Javier Garcia Roche. Un expresidiario aficionado al boxeo que organiza combates cada semana en la chatarrería que heredó de su familia.

Las peleas, grabadas con el iPhone para ser subidas al canal de Youtube Chatarrero Loko, son violentas y emocionantes pero no tan libres de reglas como pueda parecer. Los boxeadores usan guantes, cada asalto acaba cuando uno de ellos se rinde y Javi, dando vueltas en medio de la pelea, actúa de árbitro. Un árbitro en chándal en vez de pajarita.

Mientras muchos ven estas meriendas de mamporros como una forma de explotación, cuando las vives desde dentro te das cuenta de que están más cerca de los boys club londinenses en la década de los cincuenta que de ‘Kickboxer’. Los boxeadores -mezcla de tíos del barrio, recogedores de chatarra, y chavales de la cale de Hospitalet y Nou Barris- llegan juntos y se van juntos. Y el ambiente es más una pelea de patio de colegio que una lucha callejera a muerte.

Para Javi, el Boxeo ha sido más que un deporte. Tambien ha sido una redención. Un antiguo líder pandillero, (Conocido popularmente como ‘El Dios’), desde que salío del cárcel se ha dedicado al boxeo, con la intención de ser campeón de España. Un sueño al que está muy cerca de cumplir. Este pasado le dá un vinculo fuerte con los luchadores más jóvenes de Chatarras Palace, que el denomina como sus “Cachorros”. 

Producer: Paul Geddis

Co Producer: Franki Bravo

Camera: Franki Bravo y Laura Martinova.

Comentar