©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Las drogas inteligentes y la cibernética podrían crear un equipo de trabajo sobrehumano

      December 19, 2012

      Por Jason Louv

      Imagina ser un superhombre. O al menos, ser súper bueno en tu trabajo. Una nueva droga te permite concentrarte al cien por ciento. Compostura absoluta. Un pensamiento claro, y la habilidad para mantenerte despierto y en tus cinco sentidos durante dos días seguidos. Implantes ópticos y auditivos, transferencias genéticas, y hasta aparatos biónicos para mantener tus sentidos agudos y poder trabajar al máximo ya entrado en la tercera edad.

      Imagina que esas tecnologías utilizadas por el ejército para mejorar a sus soldados pudieran transformarte en un supertrabajador capaz de dar pasos agigantados en tu profesión, y subir más rápido esa pirámide laboral, con habilidades sobrehumanas, casi übermenschen.

      Ahora, imagina que todos en tu oficina están igual que tú. Imagina que te obligan a permanecer en fila sólo para seguirle el paso a todos los demás; que debes ser un experimento médico de eficiencia humana para no perder tu trabajo.

      Los estudios más recientes sugieren que no estamos muy lejosde este tipo de ecosistema laboral. Un nuevo informe de la Royal Society (la academia nacional de ciencias del Reino Unido) resume los descubrimientos de académicos, doctores, profesionistas y futuristas británicos, y sugiere, con reservas, que las hormigas obreras mejoradas podrían pronto empezar a marchar en masa.

      “El trabajo va a evolucionar durante la siguiente década”, asegura el reporte titulado Mejoramiento humano y el futuro laboral, “y es probable que las tecnologías de mejora hagan una contribución significativa. El uso generalizado de mejoras podría influir en la habilidad de un individuo para aprender o realizar tareas, y quizá incluso para desarrollar una profesión; influir en su motivación; permitir a las personas trabajar bajo condiciones más extremas o a una edad avanzada, reducir las enfermedades relacionadas con el trabajo; o facilitar el regreso a la oficina después de una enfermedad”.

      Esas “mejoras” incluyen cócteles químicos, tales como la droga para combatir el sueño, Modafinilo, y mejoras quirúrgicas como estimulación cerebral y extremidades biónicas. Aunque muchas de estas tecnologías ya están disponibles, se espera que la proliferación de las mismas en el área de trabajo tenga serias implicaciones. ¿Aquellos que no las puedan costear serán desbancados por aquellos que sí? O aún más preocupante, ¿los trabajadores serán presionados, o incluso obligados, para volverse superhumanos? 

      MODAFINILO: ¿LA DROGA PERFECTA?

      Muchas de las tecnologías que se describen en el informe siguen en sus primeras etapas de desarrollo. Pero otras, como Modafinilo, ya están ampliamente disponibles. El Modafinilo es una droga diseñada para tratar la narcolepsia. Permite a los usuarios mantenerse despiertos y productivos hasta dos días seguidos. No es de sorprender que Modafinilo sea una opción atractiva para estudiantes, profesionales, conductores, soldados y cualquiera que necesite estar alerta durante periodos prolongados de tiempo.

      Modafinilo y otras mejoras cognitivas se han vuelto una necesidad para estudiantes, y muchos usuarios corren el riesgo de extender su hábito más allá de sus carreras. La doctora Barbara Sahakian, profesora de neuropsicología clínica en la Universidad de Cambridge, sugiere que el 16% de los estudiantes norteamericanos consumen drogas que mejoran su respuesta cognitiva.

      La droga (la cual se encuentra bajo estudio por un selecto número de investigadores como un posible tratamiento para la otra droga laboral: la coca) es una de las favoritas entre doctores, científicos y académicos, y el rendimiento de quienes la consumen suele ser muy superior al de aquellos que no. Incluso se usa en la Estación Espacial Internacional para lidiar con los problemas de sueño provocados por los dieciséis atardeceres y amaneceres que se viven en la estación todos los días

      “Un estudio de 2011 descubrió que el Modafinilo reduce el comportamiento impulsivo y mejora la flexibilidad cognitiva de doctores con falta de sueño”, continúa el informe de la Royal Society. “Existe evidencia de que las drogas para mejorar la respuesta cognitiva, tales como el Modafinilo, pueden incrementar la motivación y el placer que se obtiene de realizar rutinas cognitivas, en comparación con los placebos”.

      Los usuarios casuales también tienen sus historias de éxito. “Jamás había sentido tanta claridad mental”, escribió Jay Bee, un consumidor de 25 años que documentó su consumo de Modafinilo en Erowid, una página dedicada a la investigación de drogas. “Me sentía lógico, en control, y los pensamientos irracionales desaparecieron, más o menos”.

      Sin embargo, aunque Modafinilo suele considerarse una droga con pocos efectos secundarios, el informe hace énfasis sobre la falta de investigación en los riesgos para la salud: “Se desconocen todos los efectos secundarios a largo plazo de dichas drogas, y de casi todas las drogas para mejorar el desempeño, en pacientes saludables”, advierte.

      En Erowid también existen historias de reacciones adversas, malos viajes e incluso historias de adicción. Un usuario de 26 años quien se presenta únicamente como “Mark”, dijo usar Modafinilo y Piracetam. Mark escribe: “Arruinó mi vida”. Las drogas hicieron que se obsesionara tanto en tareas repetitivas (leyendo artículos de Wikipedia durante diez horas seguidas, por ejemplo) que terminó destruyendo su vida social y su matrimonio, y asegura que la droga no le permitió darse cuenta del cambio tan drástico que estaba ocurriendo en su personalidad.

      “Si pudiera tener una sola cosa en la vida”, escribió Mike en Erowid, “sería regresar a febrero 2009 y nunca tomar la decisión de consumir Modafinilo”.  

      Si ésta es la clase de “productividad” que los usuarios a largo plazo de Modafinilo pueden esperar, entonces la idea de un equipo de trabajo químicamente mejorado ya no resulta tan emocionante, lo que me hace pensar en el peligro de que las corporaciones, en posiciones de poder y con tantas personas desesperadas por conseguir trabajo, implementen medidas draconianas sobre sus empleados potenciales.

      ESTIMULACIÓN CEREBRAL Y MEJORAMIENTO FÍSICO

      Todo, desde el entrenamiento cognitivo a través de videojuegos, hasta las técnicas de estimulación cerebral e implantes biónicos, puede ser utilizado para mejorar el trabajo y la concentración de un empleado, y mantener su productividad al máximo incluso a una edad avanzada.

      La Neuro-retroalimentación, por ejemplo, podría ser una buena intervención en casos de problemas de atención y de impulsividad, lo que mejoraría la concentración y productividad del trabajador; en especial en la era de las distracciones en Internet. Se sabe que el entrenamiento cognitivo mejora la memoria, el razonamiento y la velocidad de procesamiento en individuos mayores de 65 años, lo que podría ayudar a los trabajadores a seguir siendo eficientes y trabajar más allá de la edad de jubilaciónn.

      Se ha observado que los videojuegos mejoran la concentración y las habilidades. “Investigaciones realizadas con cirujanos demuestran que aquellas personas que juegan videojuegos de forma regular aprenden habilidades quirúrgicas más rápido, y entrenar con videojuegos parece mejorar su desempeño”, señala el informe. “Los estudios también indican que los videojuegos pueden proveer habilidades de transferencia a pilotos del ejército”.

      El doctor Roi Cohen Kadosh, investigador en el Wellcome Research Career Development de la Universidad de Oxford, habla de opciones como la estimulación magnética transcraneal (en la que una bobina magnética se coloca sobre el cráneo y se utiliza para estimular de manera directa porciones del cerebro) y la estimulación eléctrica transcraneal, en la que unos electrodos conectados a la cabeza modulan el nivel de excitación neuronal en ciertas áreas. Se ha demostrado que estas tecnologías aumentan la respuesta cognitiva y la capacidad de aprendizaje, y a la fecha no se han observado efectos secundarios negativos. Y también son relativamente baratos y no invasivos.

      Pero quizá todavía no hemos llegado a donde queremos.

      “Todavía se desconoce el potencial de métodos no invasivos de mejoramiento cognitivo para el desarrollo de inteligencia, y todavía se necesitan estudios en el área”, explica el Dr. Kadosh en un email. "Teniendo en cuenta los avances actuales, es probable que algunos de estos dispositivos estén pronto ampliamente disponibles. Esto tendrá que ir de la mano de un buen entrenamiento cognitivo, y de un buen entendimiento de las regiones cerebrales que uno quiere mejorar. Todavía no hemos llegado a ese nivel, y esto podría llevar unos cuantos años más”.

      El informe de la Royal Society considera que las próximas tecnologías de modificación tendrán un propósito restaurativo: aparatos para la sordera, implantes de retina, transferencia de genes, extremidades biónicas, exoesqueletos, ingeniería de tejidos e incluso cirugía cosmética para mantener a las personas mayores productivas y jóvenes.

      Por supuesto, todas estas tecnologías podrían ser llevadas más allá del punto restaurativo. Los implantes auditivos, por ejemplo, podrían ser llevados a otro nivel, según me dijo en un email el Dr. Brian Moore, profesor de percepción auditiva en la Universidad de Cambridge.  

      “Podría existir la posibilidad de mejorar la respuesta auditiva más allá de lo 'normal' con el uso de micrófonos altamente direccionales”, escribió Moore. “También existe la posibilidad de hacer audibles sonidos fuera del rango normal a través de cambios de frecuencia. No creo que existan muchas posibilidades para mejorar la respuesta auditiva básica, pero quizá sea posible fabricar oídos más robustos de lo normal para escuchar sonidos más intensos, a través de ciertas drogas”.

      Aunque dichas mejoras todavía no implican el comienzo de la era Robocop, estas tecnologías están en camino, y podrían resultar en cambios dramáticos en la dinámica de la fuerza de trabajo.

      LAS DIMENSIONES ÉTICAS Y MORALES DEL MEJORAMIENTO HUMANO

      A medida que la fuerza de trabajo envejeza, y los trabajos dependan cada vez más del manejo de información, los trabajadores se verán sometidos a fuentes de estrés nuevas. Se espera que las tecnologías para el mejoramiento humano ayuden a lidiar con ese estrés. Pero la principal preocupación entre los autores del informe de la Royal Society es que el mejoramiento de la fuerza laboral podría convertirse en un problema en el área de trabajo, y permitiría a las compañías drogar o colocar implantes en sus empleados para hacerlos trabajar más, en lugar de ser utilizado para lidiar con los problemas de organización o económicos.

      También es posible que el uso de técnicas de mejoramiento cognitivo y físico se conviertan en un requisito, o incluso una imposición. La imagen de una explotación digital en el siglo XXI, donde los trabajadores se encuentran conectados a sus ordenadores y a perfusiones de Modafinilo, no es nada placentera.

      Otro grave problema es el precio. El elevado coste de estas tecnologías podría generar una barrera de clases, lo que implicaría que aquellos con los recursos para obtener y utilizarlas tendrían una ventaja en el campo laboral, mientras que aquellos sin acceso quedarían cada vez más rezagados. La aceleración del desempeño de los trabajadores también podría venir a expensas de sus derechos.

      Un extracto del informe:

      Uno de los problemas clave en relación con las tecnologías para el mejoramiento humano, es que la posible presión social haga que los individuos se sientan ‘obligados’ a utilizarlas. Esto es de particular importancia en el trabajo, pues es una actividad inherentemente competitiva; tanto a nivel organizacional, por ejemplo cuando las compañías compiten por negocios o para alcanzar una meta particular; como a nivel del empleado, por ejemplo cuando el proceso de aplicación a un trabajo es intrínsecamente competitivo.

      En un mundo en el que se espera que los empleados trabajen más horas y en fin de semanas, estén siempre conectados al Smartphone de la compañía, y lidien con cada vez menos beneficios como seguridad laboral, horas extra y vacaciones pagadas (y en general vivir agradecidos de tener un trabajo en una economía en recesión), sentirse obligado a recurrir a estas tecnologías ya no suena tanto como la horrible historia de ciencia ficción que alguna vez fue. Y no cabe duda que estas tecnologías, ya en camino a las oficinas, serán muy atractivas para esas compañías que buscan la manera de exprimirle más años a sus trabajadores antes de reemplazarlos.

      Como todo posible futuro transhumano, el mejoramiento de la fuerza de trabajo es algo que tendrá que ser extensamente estudiado, las consideraciones éticas reevaluadas, y deberá ser acompañado de una planificaciónn que garantice su funcionamiento en nuestro favor, y no en contra.

      -

      Temas: drogas, drogas inteligentes, cibernética, trabajo

      Comentarios