El triunfo de la voluntad: ser nazi en el lugar equivocado

Por Juanjo Villalba

Siempre he querido hacerme una de esas pruebas de ADN en las que se supone que pueden decirte de dónde provienen tus ancestros. Confieso que me encantaría tener unos orígenes exóticos, cuanto más rebuscados y variados mejor, y la verdad es que me jodería bastante si me dijeran que mis raíces genéticas se hunden hasta el año 20.000 a.C. en la tierra en la que nací. Un rollazo de antepasados.

Aunque en España esto es bastante complicado, ya que a lo largo de la historia por aquí se han paseado pueblos del más variado pelaje. Quien más y quien menos tiene sangre celta, íbera, griega, romana, árabe y germánica. Por eso hablar de una raza española pura es tan absurdo y fundar un partido para defender esa pureza es tan razonable como echarse a llorar por lo mucho que te gustan los gatitos.

Pero los nazis españoles no están solos en su ingenuidad y absurdo. Hasta en el rincón más olvidado de la tierra uno puede encontrarse con algún cantamañanas predicando las ideas de Adolf, tuneadas sin muchos complejos para adaptarlas más o menos a sus conciudadanos y a sus propios intereses. Veamos cuáles son los cinco partidos nazis más inesperados que hemos encontrado.

 

Partido nazi mongol

En este caso, la palabra “mongol” se refiere a que provienen de Mongolia, no me malinterpretéis. La verdad es que no puede decirse que haya un “partido nazi” en Mongolia, pero desde hace unos años existen varios grupos neonazis muy activos como Tsagaan Khass o White Swastika que defienden la pureza de su raza sobre todo frente a la creciente cantidad de hombres de nacionalidad china que viajan para hacer negocios y viven en el país. La mayor preocupación de estos chavalotes es que las mujeres de su país tengan relaciones con hombres extranjeros, sobre todo de China. Y realizan frecuentes batidas por hoteles y prostíbulos de Ulan Bator, la capital, afeitando la cabeza de las prostitutas que se acuestan con chinos. También han atacado a gente de la comunidad gay.

Por supuesto niegan toda relación con los nazis a pesar de ir cargados de esvásticas, ya que dicen que eso es un antiguo símbolo oriental. No dicen nada de las águilas, cruces de hierro o de su saludo levantando el brazo.

 

Partido Socialnacionalista Sirio

El objetivo de este partido es el establecimiento de un gran estado sirio formado por la actual Siria, Líbano, Irak, Jordania, Israel, Palestina, Chipre, Kuwait, la Península del Sinaí, el sureste de Turquía y el suroeste de Irán.

Fue fundado en 1932 como respuesta al colonialismo francés, en pleno auge del fascismo en Europa y sus ideales están muy influenciados por el las ideas de Hitler y Mussolini. Aunque ha sido prohibido y muy perseguido en el pasado, actualmente está presente en varios países de la zona: Siria, Líbano, Jordania y Palestina.

Los portavoces del partido siempre han negado sus influencias fascistas, declarando que ellos no son nacionalsocialistas, sino socialnacionalistas (nada que ver), que las similitudes de su bandera y sus símbolos con los de los nazis no existen o que sus juventudes, que frecuentemente se reúnen en grandes concentraciones y reciben formación paramilitar, no son más que una especie de boyscouts.

 

Patrol 36: Nazis de Israel

Siempre creí que cuando se fundara un partido nazi en Israel, las normas de la lógica estallarían y pasaría algo gordo, como que los muertos volvieran a la vida o que la Coca-Cola se convirtiera en Pepsi, pero no. En el año 2007 se detuvo en Israel a un grupo de personas que se dedicaban a destrozar sinagogas, pintar esvásticas y a pegar palizas a judíos ortodoxos, homosexuales, trabajadores extranjeros, drogadictos y vagabundos en los alrededores de la Estación Central de Tel Aviv, lo que para facilitar la labor de la poli grabaron en vídeo.

Se trataba de un grupo de chicos de entre 18 y 21 años, todos de origen ruso, que vivían en Israel gracias a la Ley de Retorno, una ley que permite que judíos o descendientes de judíos hasta tercera generación, emigren a Israel y obtengan la nacionalidad. Uno de ellos es descendiente de supervivientes del Holocausto.

 

Social Nacionalismo del Perú Andino

El tipo de la foto es Martín Quispe, pequeño empresario de Lima, fundador y dirigente de este movimiento obsesionado con que la culpa de todo es de los judíos a pesar de que en su país solo el 0,01% de la población se define como tal.

Quispe es el octavo hijo de una familia muy humilde que no tuvo ocasión de estudiar, no obstante siendo un niño cayeron en sus manos varios libros que le llevaron a fundar este movimiento hace 10 años. Sus primeros seguidores fueron borrachos, drogadictos y vagabundos a los que él recogió de la calle para darles comida y abrigo a cambio de dejarse convencer por sus ideas antisemitas.

A pesar de su antijudaísmo, Quispe dice que no es racista y defiende que tampoco lo era Hitler. Niega el holocausto y dice que todo fue un invento de los medios de comunicación, controlados por los judíos.

Al contrario de lo que sucede con muchos grupos nazis, que intentan pasar desapercibidos, los seguidores de Quispe salen todos los días a la calle vestidos con sus uniformes para vender los libros, camisetas y DVDs de su movimiento.

 

Partido Nacional Bolchevique

Aunque uno de los mayores orgullos de la Unión Soviética fue derrotar al nazismo, a los tíos del Partido Nacional Bolchevique o Nazbol les trae bastante sin cuidado. Su ideario es una mezcla de ultranacionalismo radical con un odio acérrimo al capitalismo. Defienden la creación de una Gran Rusia formada básicamente por todos los países de Europa e incluso algunos de Asia para hacer frente al capitalismo.

Debido a sus actos vandálicos y sobre todo tras su asalto al ministerio de finanzas en Moscú, el partido fue ilegalizado, aunque sus líderes formaron un nuevo partido llamado “La Otra Rusia” y consiguieron presentarse a las últimas elecciones. Uno de sus líderes es el ajedrecista Gary Kasparov.

Suelen manifestarse muy a menudo y llama la atención lo guapas que son algunas de sus seguidoras.

 

Sigue a Juanjo en twitter: @juanjovillalba

 

Heil ;-) :

Antonio Salas, el periodista que mete a la escoria en la cárcel

Colgando las botas: Una incursión en la extrema derecha rural alemana

 

Comentar