Tebeos de Batman y Boogie Nights

Por Tomi Di Pietro

Alex Metric es uno de los DJs y productores más deseados de la escena electro británica. Después de sus versiones de Depeche Mode, Phoenix o Beastie Boys, todo el mundo quiere un remix suyo. Estuvimos con él minutos antes de su set en el J&B Night of Colors.

VICE: Tu vida se divide entre los días de semana (encerrado en el estudio desde el mediodía hasta las seis de la mañana) y los fines de semana (entre aeropuertos, hoteles y fiestas tocando). ¿Hace cuánto que vives así?

Alex: Cinco o seis años.

Tienes treinta y llevas media década cumpliendo los sueños de cualquier adolescente. ¿Qué sigue? ¿Cuáles son tus expectativas?

Bueno, quisiera mejorar y crecer. Me siento afortunado de poderme dedicar a esto. Quisiera volverme mejor y mejor. Estuve haciendo temas nuevos en los últimos meses y me gustan bastante, mucho más que los que hice antes.

¿Cuál es tu parte favorita de ser Alex Metric?

Lo mejor es estar en el estudio. Ese es mi primer amor. Después llegó el momento de gozar mostrando mi trabajo, tocando mis temas. Esa es la paga. Adoro las dos partes de mi trabajo pero definitivamente me siento en casa cuando estoy en el estudio.

¿Trabajas tú solo en el estudio?

Sí, solo yo, muchas horas. Por supuesto que recibo visitas, vienen músicos y tal, pero acostumbro a trabajar solo. La parte creativa es así para mí.

¿Qué instrumentos utilizas? ¿Eres más de sintes o de plug-ins?

En los últimos años pude empezar a comprar un montón de sintetizadores analógicos. Para llamar la atención con tus temas tienes que tener algo nuevo, algo que no esté tan escuchado. La tecnología ha permitido que cada chico tenga su laptop, cada plug-in, y se ha vuelto sencillo hacer tracks. Para mí, tener estos sintes de hace treinta años me permite sonar distinto al todo el mundo. Es algo que siempre evito, sonar como todo el mundo.  Muchos productores ven que algo se vuelve popular y comienzan a copiar ese sonido. Para mi es como una reacción contraria.

¿Cómo has aprendido ha trabajar?

Bueno, fui a la uni para aprender producción musical, pero debo decir que la forma de aprender, al menos para mí, es sentado en el estudio durante días. Esa es la única manera. Se trata de tiempo invertido, básicamente. Experimentar, probar cosas y seguir haciendo.

¿Qué software utilizas?

Logic, sobre todo. A veces uso el Ableton Live también, pero más que nada Logic y todos mis sintes, cortando y pegando cositas.

Te hago una invitación a la demagogia. ¿Qué piensas de Daft Punk?

Es una pregunta demasiado fácil. Posiblemente la mayor influencia de las actuaciones electrónicas de todos los tiempos. Sin ser injustos con otros, como Kraftwerk. Pero de los últimos veinte años no debe haber un solo productor de house, techno, electro, dubstep… que no esté influenciado por Daft Punk. Cambiaron el juego con cada nuevo disco.

Ellos acompañan su obra musical con una fuerte imagen. ¿Trabajas tu estética?

La estética es muy importante. Soy muy detallista con mis videos, logos e imágenes. Todo el arte en general es muy importante para mí. Y se alimenta de la música. Para el live show no tengo una pirámide como Daft Punk, pero cuando toco y cuando hago DJ sets en festivales grandes tengo siempre mis visuales. Me parece muy importante tener una identidad estética, sin duda.

¿Cuáles son tus influencias no musicales?

Puede sonar extraño pero la parte más épica de mis influencias tiene origen en los cómics americanos que leo desde pequeño. Frank Miller y Batman han sido de gran inspiración artística para mí. En cine Paul Thomas Anderson. Magnolia, Boogie Nights… También Scorsese. Las películas de gangsters y de guerra fueron siempre mis preferidas. También la cultura pop americana ha sido sin duda una influencia artística para mí.

¿Y la política? ¿Te interesa?

No soy una persona política y mi música no refleja una mirada política propia. Creo que cuando te vuelves viejo te importa más la política, porque te afecta más. No soy del tipo de persona que podría apoyar a ningún político. Para mí la música es una vía de escape al resto de cosas, como por ejemplo a la política. 

¿Practicas algún deporte?

No. Me apunté al gimnasio al principio del año y solo fui tres veces. Mi vida cotidiana incluye dormir tarde y poco, beber y viajar mucho. Tengo suerte y toco madera por estar bien de salud, pero es algo a lo que debería prestar más atención en el futuro. Tengo que estar al loro y mantenerme saludable para poder seguir haciendo mi trabajo.

¿Qué bandas actuales te interesan?

Hay un grupo que descubrí recientemente: No Ceremony. Son de Manchester y muy buenos. Nicky and the dove es un dúo de Estocolmo que se ha convertido en mi banda favorita desde hace un par de años. 

¿Eres de los DJs que se pasan el día escuchando música? ¿O de los productores que adoran hacer música pero no tanto escucharla?

Bueno, un poco ambos.  La música cambió desde que comencé a ser DJ.  Cuando escucho y busco música, sé que eso alimentará mis DJ sets.  Es decir, cuando escucho música estoy pensando en mis shows como DJ. Sentarme y escuchar un disco entero de punta a punta no me resulta muy divertido. Cuando viajo es cuando me pongo a escuchar música.

Surkin aprovecha los viajes para hacer beats nuevos. ¿Tú utilizas los momentos de aeropuerto y hotel para hacer música?

No. Lo he intentado, pero no. No me inspira demasiado estar en una habitación de hotel, por ejemplo. Necesito estar en mi hábitat, cómodo, con mis equipos alrededor, el volumen alto. Hacer música con los auriculares en un avión no me funciona.

Pasando tanto tiempo en el estudio y viajando, ¿se puede tener vida social estable?

No se tiene una vida social como la que tendrías si tuvieras otro trabajo. No veo a mi familia ni a mis amigos todo lo que quisiera o debiera. Pero hay que hacer sacrificios. Me siento muy afortunado de hacer lo que hago. Es una posición privilegiada ganarse la vida como lo hago. No lo puedes tener todo. Es difícil alcanzar los sueños y yo estoy alcanzando las metas que me propuse. Si el precio que tengo que pagar es no ver lo suficiente a la gente o no tener una vida social normal no es un precio tan caro para mí. Estoy bien con esto. Hacer música es mi prioridad.

Comentar