©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Para Karlos Zurutuza, la noticia empieza donde los medios masivos lo dejan

      July 10, 2013
      De la columna 'Ray-Ban Envision'

      Ray-Ban Envision es una serie de entrevistas, portfolios y artículos con, de y sobre la gente creativa que nos hace sentir perezosos. Algunos son fotógrafos, otros periodistas o artistas, pero si algo les une es que cada uno ha conseguido destacar en su disciplina o industria mediante una visión creativa singular. Y eso merece ser celebrado.

      Ceremonia de los derviches, Al Zubeir (Basora)

      Llevo tiempo pensando que ser reportero de guerra ahora es como lo que debía ser estar en la marina mercantil en los años 50. Te permite viajar y ver el mundo, no necesitas muchas cualificaciones ni conocimientos y ligas mazo. Vale que puede ser un poco incómodo, pero al fin y el cabo, si sigues los pasos de tus compañeros, nada especialmente mal te va a pasar. Esto es todo lo contrario de lo que hace el periodista vasco Karlos Zurutuza. Lleva desde  el 2003 cubriendo conflictos en Irak, AfPak y Oriente Próximo, y aunque trabaje para los medios más mainstream, realmente sigue siendo radicalmente freelance. Esto hace que sus reportajes sobre la insurgencia baluche en Afganistán, los sufíes en Irak o su actual trabajo sobre los kurdos en Siria, destacan por su honestidad. Aunque esto le hinchará la cabeza, digamos que es una de los pocas voces independientes cubriendo la zona.

      VICE: ¿Nos repasas tu carrera periodística en menos de 100 palabras?
      Reportero. Intento llenar yo mismo los huecos que echo en falta en el flujo de información.

      ¿Cuál fue el primer reportaje -que vieras o leyeras- que te inspiró a tomar este camino?
      No recuerdo un “primer reportaje impactante”  pero sí que en casa había libros de Oriana Fallaci que leí de adolescente. Luego vendrían el grandísimo Leguineche, Kapuscinski, Robert Fisk, Manuel Martorell, Thomas Goltz…

      Mucho de tu trabajo ha sido enfocado en Oriente Próximo. ¿Qué es lo que te atraía de las historias de esta parte del mundo?
      A menudo se nos presenta la región a través de una visión simplista centrada en los árabes y el islamismo. En Oriente Medio hay árabes pero también judíos, turcos, kurdos, persas, asirios, turcomanos, mandeos, afro-árabes descendientes de esclavos… es un caleidoscopio que nunca me canso de mirar.

      ¿Crees en la objetividad periodístico aún?
      Creo que a menudo se nos llena la boca con ese término pero no llegamos a conocer su significado real. En el caso de un conflicto armado, a menudo resulta imposible cubrir con independencia una de las partes. Ocurría con Gadafi en Libia, que tenía a la prensa extranjera prisionera en una jaula de oro en Trípoli pero también ocurre en Afganistán donde, salvo muy contadas excepciones, trabajar con la oposición al Gobierno de Kabul resulta extremadamente difícil y peligroso. Así las cosas, más que de objetividad prefiero hablar de  honestidad, básicamente relatar con la mayor fidelidad posible lo que estoy viendo.

      Dado tus vínculos con la zona, ¿notaste el porvenir de la Primavera Árabe?
      Yo me encontraba en Bagdad cuando empezó todo en Túnez así que, en ese sentido, reconozco que me pilló a contrapié. No obstante, creo que había precedentes como aquellas elecciones que cubrí en Irán en 2009, el levantamiento de los kurdos en Siria en 2004 o, mucho más cercano en el tiempo, el del campamento de Gdeim Izzik en 2010, en el Sahara Ocupado. La prensa necesita titulares y se utilizan términos tan burdos como “Primavera Árabe” cuando lo cierto es que muchos de los sublevados, kurdos y bereberes por poner dos ejemplos, obviamente no son árabes.

      En otras entrevistas has dicho que te molestaba el hecho de que a partir del 2011 las historias de Iraq ya no vendían. ¿Cómo te lo has hecho para seguir publicando lo que querías pese a que los noticiarios mainstream ya no se interesaban?
      Irak y Afganistán han sido parte de nuestros desayunos y sobremesas, de nuestra vida durante una década y ahora apenas merecen un “breve”. En mayo murieron más de mil iraquíes de forma violenta en un país a las puertas de un nuevo infierno sectario pero el circo mediático prefiere sobredimensionar las protestas en Taksim, donde ha habido casi tantos periodistas como manifestantes. Es todo muy deprimente pero sigue habiendo medios honestos profesionales que dan importancia a lo que realmente lo tiene.

      En cuanto a la Primavera Árabe, ¿has notado algo parecido?
      ¿Cuál ha sido la última noticia de Libia que has leído? ¿Y de Túnez?

      Los niños del "Hiroshima iraquí"

      ¿Qué es lo que hace que tus reportajes sea únicos? ¿Qué es lo que te atrae de una historia?
      Otro ejemplo: a la semana de que Trípoli cayera en manos de la oposición apenas quedábamos periodistas en la ciudad. Para mí, en cambio, todo estaba a punto de empezar: iba a ser testigo directo de cómo recobra la normalidad una ciudad bombardeada y asediada hasta hace poco.

      ¿En qué estás trabajando actualmente?
      Llevo contando la “película” de los kurdos de Siria desde 2008 y, actualmente, ese es mi proyecto más sólido e inmediato.

      Y para ir terminando, ¿cómo definirías tu visión en cuanto a tu trabajo?
      Creo que fue Chesterton el que dijo que “los periodistas cuentan una historia, pero nunca cómo empieza ni cómo acaba”. Hay que intentarlo.

       

      Más artículos de Karlos Zurutuza en VICE:

      A las penas, puñalás

      Hoteles con encanto en zonas de conflicto: dónde duermo cuando estoy en Desproposistán

      Funeralópolis

       

      Ray-Ban Envision Series escoge a la gente que son más fieles a su visión única del mundo, y que la persiguen a toda costa. Si tu también tienes una visión, sea artística o personal, compártelo a través de https://www.ray-ban.com/spain/neverhide/envision/register, y Ray-Ban podrá hacerlo realidad.

      -

      Temas: Karlos Zurutuza, periodismo

      Comentarios