©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      “Le he roto la cara a muchos por gritarme ‘Hey pijo’ en la calle”

      November 23, 2012

      Hace un par de semanas vi el nuevo vídeo de MC Randy. Flipé bastante, y no solo porque parece que vive en mi antiguo piso en Madrid sino porque no imaginaba que en 2012 me podría emocionar tanto con un tema de rap español. Esto no me pasaba desde que Tote sacó ‘Redes Sociales’, e incluso eso fue solo porque lo veía cuando lo echaban en los 40 en los bares, y cualquier cosa destaca entre la mierda habitual que ponen.

      Me sentí cautivado desde esa intro en que recuerda la época en que era una superestrella a principios de los 90, hasta la base lo-fi fúnebre y las imágenes del 15M que lo cierran. ¿Será posible que salve el hip hop en España el mismo tío que lo empezó? ¿Y dónde coño ha estado todos estos años? Le llamé para que me iluminara.

      VICE: Descubrí tu música en otra entrevista. Era con P.Thugg, del grupo Chromeo. Estuvimos hablando de España y me dijo que le molaba mucho el Hey pijo.

      MC Randy: Es muy antigua la canción, y también una de las primeras.

      ¿Fue el primer tema de hip hop que tuvo un gran éxito en España?

      Sí. La cultura hip hop llegó en el 84, me parece, o en el 85. A partir de ahí empezamos con el break, de ahí a hacer un poco de graffiti, nuestros primeros pinos de rap, y fue en el 89 cuando salió esa canción.

      ¿El hip hop era algo mainstream en esa época?

      Sí, sí… Fue un pelotazo. Vamos, de hecho también fue un pelotazo porque nos firmó una multinacional. Esa canción se escuchó por todos lados. Y fue un himno para un montón de gente, porque los pijos en aquella época estaban muy de moda. Que saliera una canción en contra de ellos fue algo muy innovador, muy fresco, ¿sabes? Dio un pelotazo increíble.

      Y antes de que llegara el hip hop a España, ¿qué escuchabas?

      Antes de que llegase la cultura hip hop, yo lo que escuchaba era heavy.

      ¿Ah, sí? ¿Qué grupos?

      Escuchaba Iron Maiden, Judas Priest, Scorpions, eh… Led Zeppelin… Todo eso.

      Yo pensaba que en los 80, en Madrid, sólo se escuchaba a McNamara.

      Yo no era muy fan de la Movida madrileña. Fuera de Madrid, de lo que es Madrid… la Movida,  ¿qué importaba? Para mí era más la fiesta. En aquella época teníamos un alcalde que era un tío muy enrrollao y decía que habíamos pasado un montón de años muy mal y que ahora era tiempo de pasarlo muy bien. Luego empezó el boom de la heroína. Digamos que la Movida madrileña fue moda, droga y directamente pincharse heroína. Era la misma gente.

      ¿Cómo lo viviste tú? ¿Algún recuerdo personal de esa época?

      Para mí la Movida madrileña era ver a un montón de gente enganchada a la heroína. Yo entonces vivía en Vallecas, que no era lo que es ahora. Vallecas era un montón de casas bajas, las calles no estaban asfaltadas… Puro barro cuando llovía. De pequeño, con mis amigos, jugaba en solares llenos de arena y de barro y con jeringuillas infectadas de sangre de la gente que se pinchaba.

      ¿Seguía así cuando llegó el hip hop? Nunca me ha parecido una música muy del jaco.

      En la escena hip hop, al principio, no se tomaba ninguna droga. La escena hip hop era antidroga total. Acaso había gente que fumaba porros de hachís o de marihuana, pero de ahí no se pasaba.

      Se quería romper con lo que había antes. ¿Eso quieres decir?

      Claro, claro. El hip hop era algo muy nuevo, muy joven. No te puedo hablar del Bronx, pero el hip hop de España, de Vallecas y de Madrid, era totalmente antidroga. Casi todo el mundo había vivido lo que había vivido yo, que era criarte y jugar entre yonkis, jeringuillas y entre lo peor de lo peor. El rap lo utilizamos como protesta, como una protesta social.

      Se ha hablado mucho de los cuatro elementos del hip hop, tanto que me parece un poco cutre recurrir a eso hoy en día. Pero como todo estaba mucho más mezclado en esa época, me pregunto, ¿qué era lo que a ti te gustaba más? ¿Fue siempre el rap, o era el break, el graffiti…?

      Era todo. Todo. Me encantaba lo nuevo y fresco que era, el colorido que tenía, la ropa que vestían, lo revolucionarios que eran... Era tan nuevo que era súper revolucionario. A mi entender, no había nada tan revolucionario en la música desde los Beatles. Pero no sólo era música. No había nada tan innovador y revolucionario como aquello. A mí me dejó flipado la primera vez que vi a una persona hacer un dibujo en una pared, o a un DJ mezclar música con dos platos, un tío rapeando en una base… Es como todo: te gusta o no te gusta. Y a mí me gustó. Me encantó.

      Una de las cosas que más me gusta de Hey Pijo es cómo vas vestido en el vídeo. Muy acorde con el estilo de la época. Imagino que no debió ser fácil encontrar las prendas. ¿Cómo lo hiciste?

      Éramos un montón de chavales y cada uno aportaba su rollo y su estilo. Cada uno cogía lo que más le gustaba del otro, o lo que más le gustaba de lo que había visto de tal grupo o de otro, y más o menos íbamos mezclando. Ahora hay cuatro marcas y todo el mundo las lleva. En esa época era Adidas, porque la llevaba Run DMC. Pero tampoco había mucho dinero para gastar en ropa. Nos íbamos reinventando, por así decirlo, sin perder el estilo.

      Tuvo que ser jodido encontrar un chándal Adidas en Vallecas en el 86.

      Todo eran apaños: pillar unas zapatillas que no fueran de la marca tal pero que se parecieran mucho y valieran la mitad. En aquella época era un toyaco. Un pibe que no tenía ni puta idea, ¿sabes? Tú intentabas llevar tu estilo, llevar tu moda, sin quedar como un pringao.

      Y luego las cosas cambiaron para ti.

      Pues cambiaron radicalmente. Yo era un chaval que se movía con sus amigos del barrio, que tenía su vida normal, sus amigos normales, todo normal… Y de eso a ser un pelotazo en un mes y no poder ni salir a la calle. Imagínate: con 18 años eso es un poco incomprensible, ¿no? No tienes cerebro para asimilar eso.

      ¿Cuánto duró?

      Dos años más o menos. Luego me fui a la mili. También cambió un poco la tendencia, se pasó del rap al bakalao. A mí me propusieron que hiciera bakalao, pero no quise hacer ese tipo de música y ya se olvidaron un poco de mí.

      ¿Y después de la mili?

      Mira, después de estar viajando por toda España acabé muy harto. En dos o tres años prácticamente no paré en casa. Acabé muy harto de viajar, de dormir en hoteles, no ver a mis amigos, no ver a mi novia. Casi de todo. Y también la peña... Mucha peña que al principio me había apoyado, peña que antes había sido amiga mía, ahora rajaba de mí. Decidí poner tierra de por medio entre la movida y yo, entre el hip hop y yo. Hubo dos o tres años en que no quise oír rap ni hablar con gente del rap. De hecho, pensé que el rap había muerto, porque no se oía ni se veía nada por ninguna parte.

      ¿Tú crees que el rap en España ha vuelto a alcanzar la altura en la que estaba en esa época?

      No sé si a la misma altura, porque cuando yo saqué el disco lo escuchaba tanto gente que estaba dentro de la movida como fuera. Ahora el rap, sí, lo escucha mucha gente, pero tampoco toda la peña, ¿sabes? Ahora el rap está asentado. Es una cultura más, pero también le falta un poquito para estar como el rock o el pop, por ejemplo.

      En el resto del mundo el hip hop es súper mainstream, y en España…

      Aquí hay cuatro emisoras que son las que mandan y las que dictan lo que se tiene que oír y lo que no, y el rap no gusta en ninguna de esas cuatro emisoras. La conclusión a la que he llegado es que, en España, los que mandan en la música no quieren que el rap triunfe. Es lo único que se me ocurre, porque aquí hay cuatro o cinco grupos que están petando, que se van a México a cantar, se van a Venezuela a cantar, se van a Chile, a Argentina, y triunfan y petan, pero aquí no.

      Me gusta mucho Así. Sobre todo por la atención que le das a los movimientos sociales. ¿Es este el camino para que el rap sea de verdad la voz del pueblo?

      Yo solo he conocido el rap con este planteamiento. Sé que el rap tiene otras ramificaciones, el vacile y la competición, pero la parte del rap que a mí me gusta es la protesta y el mensaje. Yo creo que el rap, ahora mismo, es la música por excelencia del mundo entero por todo lo que está pasando.

      Vale, mi última pregunta. ¿Le has partido la cara a alguien por llamarte “el pijo”?

      Cuando éramos unos niñatos y antes del disco, sí, alguna peleílla que otra. Y a mí me han partido la cara alguna vez por decir lo que pienso, no callarme y tal. Pero no me han llegado a matar.

      -

      Temas: MC Randy, Hey pijo, rap, rap en castellano, Hip Hop

      Comentarios