Fuimos a una fiesta de espuma en Magaluf

Por Jamie Lee Curtis Taete

img_0677

La semana pasada una agencia de relaciones públicas me ofreció ir a Magaluf para hacer un artículo sobre Tiesto y un tío de los Black Eyed Peas que pinchaban en un club llamado BCM. No tengo ni idea de por qué me pidieron que fuera, o por qué querían que se hablase de su club en VICE, pero como de todos modos yo no me podía permitir irme de vacaciones, pues accedí. Y esto fue lo que pasó:

img_0636

ILlegué de día, así que decidí ir a dar una vuelta por la localidad.

img_0506

Estuvo bien poder pasearse por un sitio en el que hubiese tiendas de souvenirs. Normalmente en estos sitios es imposible encontrar nada que no tenga forma de pene, así que fue un alivio encontrar estas tiendecitas de baratijas para poder llevarles algo a mis abuelos

img_0502

Dios. Solo con pensar que alguien se vaya a poner esa camiseta me entran ganas de llorar, llamar a mis padres y decirles que los quiero.

img_0715

Es casi tan deprimente como el hecho de que este tatuaje todavía exista en alguna parte.

img_09361

Tardé tanto en encontrar este sitio que creí que no existía.

img_0723

img_0945

Debido a las diferencias lingüísticas, a veces, cuando vas a países extranjeros te encuentras con carteles que dicen cosas muy divertidas. Este es uno de esos.

img_0670

IVoy un rato a la playa y para entretenerme empiezo a preguntarme e imaginarme cosas sobre la vida de la gente. Como por ejemplo, “¿será negro o está muy moreno?, “tiene acento del norte, ¿hablará polaco?”, “¿extranjeros o violadores?”, “¿gay o eurotrash?”, etc.

img_0770-2

¡Y entonces llegó la hora de ir al club!

img_0323

Lo primero que vi al llegar fue el concurso de camisetas mojadas. Moló ver como la juventud de hoy en día simplemente pasa del punto intermedio y directamente se quita la camiseta. Con tal eficiencia no puedo esperar a ver lo que harán de aquí a unos años

img_0381

Aunque secretamente esperaba odiar aquel sitio, en realidad fue la fiesta más divertida en la que he estado. Nunca podrá competir con la pura emoción de ir obligado a un bar a ver tocar al grupo de tu amigo en Dalston y no tener ni un duro para poder pagarte la bebida, pero aun así fue divertido.

img_0407

Este tío lo daba todo.

img_0444

Esta tía no tanto. Su vomitona se ha mezclado con la espuma en un coctel explosivo en el que la gente está chapoteando.

Salí del club un momento justo después de que hiciesen esta foto y me encontré con una mujer sollozando en un banco. Cuando le pregunté qué le pasaba me contó que era una abuela de 42 años de Leeds, y que estaba de vacaciones. Había ido a la fiesta de espuma pero no sabía que iba a ser una fiesta de espuma y cuando empezó a salir toda aquella espuma se vio atrapada entre la muchedumbre y no podía moverse. “¡Creí que me iba a ahogar! ¡Tenía tanto miedo...!” me dijo. “Ni siquiera he cogido mis cosas del guardarropía. Simplemente necesitaba salir de ahí. Creía que iba a morir”.

img_0234

El tío de Black Eyed Peas que pinchaba resultó ser DJ Motiv8, un tío que dejó el grupo antes de que se hicieran famosos. (Me pregunto si los miembros de BEP saben que pincha bajo el nombre de “Black Eyed Peas”). Le entrevisté para enterarme de si se había rayado por haber dejado el grupo y no tener nada que ver con todas sus canciones de éxito como “My Humps”, pero la música estaba tan alta que el tío no me oyó y me empezó a hablar sobre aliens. (“Si pudiese volar en una nave espacial me llevaría a mi mujer e hijos porque siempre estoy de gira y nunca puedo verlos”).

img_0783

No tengo buenas fotos de Tiesto. Intentar acercarse a Tiesto para sacarle una foto en un megaclub de Magaluf es igual de difícil que darle un puñetazo a Guillermo y Kate en la boda real.

img_0849

img_0844

img_0244

img_0750

img_0774

img_0885

Por si por las fotos no lo podéis adivinar, os diré que progresivamente se fue liando bastante gorda.

img_0865

Había oído que en Magaluf abundaba el éxtasis, pero no vi pruebas de eso por ningún lado.

img_0895

Empezaba a estar bastante cansado, así que me fui al hotel.

img_0918

Decidí volver andando por la playa para que el agua me mojase los pies.

Desafortunadamente, sin la supervisión de los seguratas del club, la playa se había convertido en una versión guarra de El Señor de las Moscas. Hice un par de fotos pero me rajé al darme cuenta de que la mayoría de la peña tenía diez años menos que yo, y eso es asqueroso.

Bueno, ¡pues gracias BCM por el viajecito! Me lo pasé teta. Lectores, si vais a las Baleares alguna vez, no dudéis en ir a Magaluf. Fue toda una experiencia.

Y si otras agencias de relaciones públicas están leyendo esto y me quieren mandar a algún otro país, estoy TOTALMENTE dispuesto a ir y puedo garantizaros una cobertura periodística así de buena.

@JLCT

Comentar