Cómo no hacer el primo en Sanfermines

Por Fermín Escrivá

foto vía

Vestirse de blanco en Sanfermines es como cuando Clark Kent se pone el traje azul y la capa roja. Eres el mismo pero tienes superpoderes. Te lo dice alguien de Pamplona, esa ciudad donde el Opus Dei se ha hecho fuerte pero que se transforma en una inmensa bacanal a partir de mañana. Será la influencia aburrida de las iglesias, pero los San Fermines son muy muy esperados para desatarse por completo. Es como si el aburrido doctor Jekyll diese paso a un señor Hyde puesto hasta la cencerreta solo con cambiarse de ropa. La fiesta comienza el sábado, a las 12 del mediodía. Y a partir de ahí, nueve días y sus consiguientes noches de barbarie ininterrumpida, de alcohol, baile, juerga y calle. En total, 204 horas, 12.224 minutos para «beber y desfasar», como cantaban Skalariak, un conocido grupo local de ska, que cantan mucho sobre San Fermín. De hecho, esta guía podría haberse llamado "Sanfermines según Skalariak". También me gusta escribir el nombre del grupo. Skalariak. ¿A que mola? Te parecerá una chorrada pero cuando estés tambaleándote entre una masa de gente ebria cuyo único objetivo es seguir bebiendo agradecerás la recomendación de no hacer experimentos. Si lo bueno funciona, ¿para qué coño vas a cambiar?

A continuación os dejo unos coneptos a tener en cuenta.

Chupinazo

foto vía

El 6 de julio es, para muchos, el mejor día de los Sanfermines. Además, este año cae en sábado lo que es garantía de que no cabrá un puto alfiler. A las 12, la plaza ya está impracticable. Si eres un valiente y quieres sumergirte en esa turba blanca que termina decolorada en morado-vino y con un apestoso olor a alcoholazo, intenta ir con algo de tiempo. Hay incluso a quien le gusta despelotarse en medio de la turba, así que las vistas no son malas. Por cierto, si no quieres que un cristal de diez centímetros se te clave en el pie, deja las chanclas en casa. No estás en benidorm. En cuanto se lanza el cohete, ya no hay reglas. Déjate llevar por las calles del centro, sigue a las charangas y bebe hasta perder el conocimiento. Hablando de perder el conocimiento, este es el día en el que muchos forasteros deciden practicar el "fuenting", una tradición que consiste en saltar desde lo alto de la fuente de Nabarreria confiando en que los borrachos que están debajo te recojan. Lo cantan Skalariak. "Si eres un yanki con mucho futuro y necesitas volar, ven a Nabarreria, la fuente es lo tuyo, la hostia que te vas a dar". Poesía.

Encierro

foto Jim Hollander

Si quieres correr, no bebas la noche anterior, vete descansado y haz caso a los que saben. Y aunque digo esto, uno de los momentos más patéticos de las fiestas sigue siendo la vez que vi un tío blanco con rastas entrevistado por TVE claramente hasta arriba de ácido. Era un gilipollas y merecía una paliza, pero tuvo su momento de gloria. En realidad, es difícil que le imites; la Policía está vigilando para que los borrachos no puedan poner su vida en peligro. Es una pena ya que a mi me parece una manera de selección natural bastante bonita.

Corridas de toros

foto vía

No por la lidia en si, si no por los ánimos del populacho. Ya sabes que unos días antes, la gente del PETA se pone en pelotas para criticar la muerte de los toros. Puede ser que lo del toreo sea una burrada pero, en realidad, piensa que esto es tan bárbaro como el circo romano. Y los centuriones llegaron bastante lejos. Igual te da grima eso de matar un bicho y que agonice ensangrentado, pero recuerda que ahí estás por la fiesta. Hay comida hasta reventar y bebida como para varias bodas. Seguro que en el Coliseo había gente que decía “a mi eso de matar cristianos me parece mal, pero yo vengo por la merienda”.  Así que no te quejes. En realidad, si lo haces bien, desde el primer toro llevarás tal pedo que no podrás leer los números en tu móvil, ni te importará que allí abajo un animal esté ahogándose en su propio sangre.  El lugar clave para seguir la corrida es el tendido sol, donde se ubican las peñas ya que el lado de sombra donde está la gente sentada es un tostón. Una vez la lidia ha concluido, las 16 peñas se adentran en el Casco Viejo a través de una larga procesión con varias paradas de avituallamiento etílico. Sigue a alguna de ellas y a ver si consigues llegar en pie hasta el final.

De noche

foto vía

Decenas de bares abiertos con ganas de acogerte. Lo de la música en realidad es secundario. Mucho rock radikal vasco y canciones míticas, de esas que llevan décadas sonando pero nadie se cansa. Si todavía te quieres pasar de moderno porque no te aguantas, pásate por la calle Calderería y alrededores. También pregunta por la carpa de Gora Iruñea!, organizada por los colectivos populares de la ciudad y que lleva una década prohibida porque el Ayuntamiento es bastante facha.

De día

foto vía

Con un poco de suerte todo el alcohol que habrás consumido la noche anterior te habrá borrado tu pose moderna de aversión a las tradiciones y conseguirás disfrutar con la procesión del día 7 cuando, acompañados por la curia religiosa y las autoridades, el santo sale a pasear por una ciudad abarrotada. No te preocupes. Los bares siguen abiertos así que todavía puedes retar al alcoholímetro. También es divertido abuchear al alcalde de Pamplona, Enrique Maya y la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, que son sospechosos de haberse enriquecido desde sus puestos. Como dice el refrán, "a donde fueres, haz lo que vieres".

Colocarse

Durante San Fermín la ciudad es una inmensa barra, por lo que el alcohol es la droga por excelencia. Además, la generosidad que se despierta entre la gente lleva a compartir compulsivamente los katxis (vasos de plástico de un litro) de kalimotxo (vino malo con cocacola que se ha convertido en delicatessen desde que el New York Times le dedicó un artículo) o cerveza. Es muy probable que salgas de esto con un herpes. O dos. Claro, si te va el rollo, también puedes probar el producto local, en este caso el speed vasco, que tiene la característica de que al primer tiento se te escapa una lágrima de felicidad al mismo tiempo que se te desencaja el alma. Teletecho asegurado. No por nada se refieren a una de las plaza del centro de Pamplona como "plaza de la raya".

Vestimenta

foto David Rodríguez

Como decía el maestro Bruce Lee, "be water, my friend". Y si el objetivo no es participar en la fiesta sino ser la fiesta, déjate en casa los vaqueros y las camisetas de colores. No te quedes a medias colocándote únicamente el pañuelo. Cómprate el combo de elástica y pantalón blanco en cualquier tienda del Casco Viejo. A parte de ser el verdadero uniforme fiestero, es el único sitio donde puedes vestir totalmente de blanco sin parecer a Farruquito/el violador discotequero de turno.

Dormir

foto vía

Cuando ya el cuerpo y el espíritu no da para más, lo de tumbarse en el parque ya es mundialmente conocido. Si no llevas nada de valor encima, esta es tu mejor opción si no has pillado hotel/ligado. Menos aconsejable es sobarte en los muros de la ciudad, ya que no serias el primero en caer seis metros. Tampoco es la mejor idea del mundo dormir pegado a la pared, ya que los mismos murillos sirven para vomitorio ideal para los que están arriba.
 

Comentar