Hablé con el autor de la ley anti homosexualidad de Uganda

Por Rachel Adams

Cualquier día de esto, se va a presentar en el parlamento ugandés la ley antihomosexualidad de David Bahati, que, depende a quien preguntes, incluye o no frases que podrían sentenciar a muerte a los gays, así como muchas otras cosas que hacen que nuestra sociedad dé un paso atrás de 200 años.

Clare Byatugaba, coordinador de la Civil Society Coalition for Human Rights and Constitutional Law (CSHRCL), está mentalmente agotada por tener que revisar los papeles del parlamento cada santo día, y además es muy pesimista. “Esperar que los gays tengan derechos en Uganda es como esperar que termine la corrupción. Eso nunca sucederá. La población apoya la ley y la mayoría de los diputados también”.

Hace poco que hablé con Morgan, Bad Black y Joseph, amigos que hice en agosto mientras cubría la primera manifestación del orgullo gay del país. Están aterrorizados por las consecuencias de dicha ley. Ya les echaron de la casa que compartían en el barrio de Bwaise, puesto que la policía cree que están “reclutando” a gente joven para que se haga homosexual. El problema del “reclutamiento” es una de las principales preocupaciones del gobierno ugandés. David Bahati le dice a Clare que él cree que la homosexualidad es una adicción y que la gente, especialmente los niños, se sienten tentados y atraídos por ella.

David tardó dos semanas en volver a casa, pero el día antes de que yo me fuera de Uganda, me concedió una entrevista.

VICE: Hola, David. ¿Puedes ponerme al día sobre esta ley?

David Bahati: La ley se compone de cuatro partes. La primera consiste es hacer ilegal la homosexualidad. La segunda trata de los problemas emergentes consecuencia de dicha homosexualidad, incluyendo la promoción de la misma. La ley también se centra en evitar que los niños se sientan atraídos por la homosexualidad. No hay ninguna ley que prohíba el matrimonio con una persona del mismo sexo, así que también queremos ilegalizarlo, prohibirlo y dar rehabilitación y consejo a las víctimas de esta grave y malvada práctica.

¿Habéis excluido la pena de muerte de la ley?

Sí. [Nota: de acuerdo con Clare Byarugaba y la CSCHRCL la ley todavía contempla la pena de muerte].

¿Hay pruebas de que la gente esté reclutando a niños para que se hagan homosexuales?

El Comité de Asuntos Legales ha considerado la ley y la ha aprobado y ha recibido toda la información necesaria para poder tomar dicha decisión. Tenemos pruebas abundantes de lo que está pasando en nuestra comunidad, tenemos testimonios de padres y niños. Nuestro trabajo es defender a la familia, formada por hombres y mujeres, como dictan las escrituras sagradas y el Corán.

¿En que investigación se basa la ley?

Tenemos suficiente información sobre la forma en que funciona nuestra sociedad. La familia la forman un hombre y una mujer. Cualquier cosa distinta a eso tiene que ser ilegal. La mayoría de las investigaciones que hemos hecho se basan en la vida del día a día. Mi madre estaba con mi padre. Sé que la Biblia y el Corán están en contra de la homosexualidad. Cuando un órgano anal se usa para cosas para las que no debería ser usado, es peligroso. No necesito aprender nada más que eso.

¿Conoces la posición de la Ugandan Human Rights Comission (UHRC) en cuanto a la ley? Dicen que la mayoría de las cláusulas violan los derechos humanos internacionales.

La conozco, pero no tiene ningún valor en cuanto al proceso de negociación. Es una pérdida de tiempo. Por supuesto que tienen recursos suficientes para ir metiendo cizaña, pero la verdad es que no afecta a la voluntad de los ugandeses de defender la familia entre hombre y mujer. No cederán ni un centímetro. En realidad, si la ley ya hubiese sido aprobada, estas publicaciones no existirían. Por eso necesitamos la ley.

¿Qué opinas de lo que Desmond Tutu y otros líderes religiosos han dicho sobre la ley propuesta?

Nuestros libros sagrados y los de Desmond Tutu son los mismos. No necesito que Desmond Tutu me lea los versos que hablan sobre este tema. Es un ser humano, y como tal, se puede perder. Y está perdido, muy perdido.

¿Y qué opinas de las afirmaciones que dicen que esta ley es inconstitucional?

Lo que te puedo decir es que los representantes del pueblo de Uganda tomarán una decisión sobre este asunto. Conocemos muy bien nuestra constitución. No hay ningún nuevo debate, sus argumentos son falsos. Cada sociedad tiene sus reglas y para eso existen las leyes, para proteger las reglas de la sociedad. ¿Qué le dirías a un hombre que abusa de su hija y duerme con ella? ¿Si ella da su consentimiento lo permitirías?

Eso es muy distinto a la homosexualidad. El Centro de Salud, de Derechos Humanos y Desarrollo publicó un comunicado de prensa que decía que les preocupaba que la ley se pudiese aprobar, y que si se aprobaba, dañaría incalculablemente la salud de los ugandeses. ¿A ti te preocupa el impacto que tendrá la ley en la asistencia sanitaria básica?

Están tergiversando las cosas. Las pruebas son claras. Hay más gays con SIDA, por ejemplo. ¿Por qué? Por los hechos en sí. Los órganos anales no fueron creados para lo que ellos los usan. Así que evitar estas prácticas es ayudar a bajar la tasa de SIDA. Queremos que este comportamiento se detenga así como también los peligros que conlleva.

¿Piensas lo mismo ahora que cuando empezaste a redactar la ley?

Creo que el proceso me ha cambiado. Los montones de información que he recibido de niños y padres me han afectado, puesto que he sido testigo de la explotación de nuestra población. Déjame que te diga algo: estoy más convencido ahora de lo que lo estaba antes de que este demonio debe ser combatido. No los odiamos a ellos, sino al pecado que cometen.

¿Entonces lo que sientes es puramente un sentimiento religioso?

Es una combinación de cosas. Está arraigado a mi fe, a mi cultura, a mi trabajo como legislador y en mi país como ugandés.

¿Y qué hay del modo en que aprobar esta ley puede afectar a la ayuda que os proporcionan otros países?

Uganda es un estado soberano. Estamos haciendo esto a través de un proceso democrático. La ayuda que aprueba la homosexualidad no es bienvenida en Uganda. Hay millones de americanos y europeos que apoyan a Uganda. Sería un error por parte de cualquier líder político de occidente mezclar el tema de la homosexualidad con el de la ayuda.

Situarse en contra de la condena internacional de la ley es bastante fuerte.

Si suponemos que la homosexualidad es un derecho humano universal, ¿por qué crees que los americanos no permiten el matrimonio gay? Ya tienen suficiente trabajo en sus países. Que lo solucionen.

Pero en Uganda hay lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

No me hagas recordar los tiempos en los que tu gente nos esclavizaba. No me hagas recordar que tu gente nos robó y dilapidó nuestros recursos. No me digas que eres superior. Nos habéis financiado durante 50 años, pero ¿habéis cambiado algo? Estos activistas son agentes del imperialismo y nosotros no vamos a aceptarlo tan fácilmente. Son agentes del colonialismo. ¿Cómo podéis continuar actuando como amos de esclavos? La afirmación de que África solo puede existir con la ayuda de América es errónea. África estaba aquí antes de que llegaseis vosotros.

--

Después de hablar con Bahati fui a Reach Out, una organización católica que pretende frenar el contagio de SIDA entre los miembros de la sociedad menos privilegiados. La cláusula número 14 de la ley propuesta dice que cualquier persona que no informe cualquier violación de la ley en menos de 24 horas será castigado con una multa y se enfrentará a una sentencia de hasta 3 años de prisión, incluso si ello significa tener que delatar a amigos, compañeros de trabajo o familiares.

Si la ley se aprueba, los trabajadores sexuales, los homosexuales, los conductores de camiones y los pescadores, las poblaciones más pobres y más expuestas a los riesgos, quedarán aún más estigmatizadas, y aún lo tendrán más difícil para acceder a la asistencia sanitaria básica. La directora ejecutiva Stella Alamo Talisuna me dijo que, como trabajadores sanitarios, tienen sus códigos éticos propios, que son muy, muy antiguos. Dijo que uno de esos códigos era la confidencialidad. “La ley supondrá un conflicto con estos códigos. Bahati tiene que entender la magnitud del asunto. Tiene que hablar con la gente de estos grupos. Pero ella continuará proporcionando asistencia médica a las personas más vulnerables”.

 

Sigue a Rachel en Twitter: @photographer77. Puedes ver otros trabajos suyos aquí.

 

Más sobre Uganda:

The VICE Guide to Ugandan Sex Slang

The Best Newspaper on Earth

Uganda Look at This Slideshow?

 

Comentar