©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Vi a James Deen hacer el primer vídeo porno con las gafas de Google

      July 30, 2013

      Por Arikia Millikan

      Me senté frente al actor porno James Deen y sólo podía pensar que en un futuro no muy lejano lo único que él llevaría puesto serían mis gafas de Google.

      "Me gustan los gadgets. Me gustan los aparatos electrónicos. Me gusta la tecnología," me dijo el objeto de deseo sexual de millones de personas mientras se comía un croissant de chocolate.

      Las gafas me llegaron un par de días antes de nuestra reunión, así que apenas había tenido tiempo de trastear con ellas para explorar mis propias experiencias con el infinito e inevitable internet. Debido a una serie de sucesos extraños, acabé ayudando a James Deen y Andy Sam Dimas a grabar el primer vídeo de este tipo, un vídeo para que la gente pueda experimentar el sexo desde sus posiciones.

      Una semana antes, en Seattle, entrevisté a Jen McEwen y a Jesse Adams, fundadores de Mikandi, la tienda Android de aplicaciones para adultos más grande del mundo. Haciendo caso de la regla 34, que dice "si algo existe, sirve para hacer porno", un ingeniero de MiKandi que se identifica como Dr.Cocktor, consiguió un par de Google Glass después de ir al evento de Google i/O en mayo. Después de dos semanas de intenso trabajo, MiKandi sacó la primera aplicación de porno para las gafas de Google: Tits & Glass.

      Vídeo del rodaje de la primera película porno grabada con las gafas de Google. Puedes ver el trailer completo aquí.

      "Lo primero que pensamos [cuando lanzaron las gafas de Google] fue, ‘Obviamente van a usarse para hacer porno’", dijo Adams.

      Después de revisar minuciosamente los términos del servicio de Google, procedieron a lanzar esta aplicación el 27 de mayo de 2013, y la anunciaron oficialmente el 3 de junio. Pero por desgracia se dieron cuenta de que Google había cambiado las condiciones del servicio unos días antes para prohibir "contenido que tenga actos sexuales o material sexualmente explícito". A pesar de que MiKandi sacó la aplicación inmediatamente después de enterarse de que habían cambiado los términos, descubrieron que Google había establecido los límites API (interfaz de programación de aplicaciones) a cero, obligándoles a empezar de nuevo (Google se ha negado a hacer comentarios sobre este hecho).

      Andy Sam Dimas y James Deen antes de grabar. Imagen, cortesía del autor.

      "No avisaron de los cambios de las condiciones de servicio,” dijo McEwen. "Y después nos castigaron por ello". En su blog escribió: "Aquí tenéis la versión corta: no hemos podido terminar nuestra aplicación porno para las gafas de Google porque Google actualizó su política de desarrollo para la plataforma Glass,”

      Cuando quitaron la aplicación, Google aún no había lanzado un buscador para sus gafas.

      "Está muy controlado", dijo Adams. "No puedes entrar en Google y teclear 'Gafas: Porno'. No encontrarás nada. No es un buscador tradicional”.

      Pero ahora se puede acceder a páginas que se activan a través del mecanismo de traducción de audio (altamente inexacto, por cierto) cuando buscas a través de Glass. El equipo MiKandi cree que es solo cuestión de tiempo que se pueda ver porno en las gafas Google de la misma forma que se puede ver en internet, y si Google no proporciona el acceso, otras compañías de hardware se tirarán de cabeza al mercado del porno.

      La actividad de Tits & Glass cayó después de que Google cambiara sus términos.

      Debido a su novedad, programar para las gafas de Google es una tarea extraordinaria, y el modelo de desarrollo de Google necesita miles de voluntarios. MiKandi tiene acceso a un equipo enorme de desarrolladores. Cuando Apple anunció la prohibición de todo el contenido para adultos en su app store en 2010, MiKandi se convirtió en el pastor virtual para el rebaño de desarrolladores de aplicaciones para adultos, escoltándolos a las verdes llanuras de Android. Convirtieron a Steve Jobs en su enemigo, quien se referiría sin tapujos a MiKandi como una "tienda porno" sin mencionarlos por su nombre. Cuando Mikandi se declaró a sí misma como la "primera y más grande app store para adultos en el mundo", Jobs mandó a su equipo legal para reclamarles los derechos por utilizar el término "app store". Esto sólo ayudó a Mikandi, ya que el espectáculo que eso ocasionó, atrajo a muchos clientes curiosos a este paraíso de aplicaciones para adultos.

      Después de que Google tumbara la primera versión de Tits & Glass, el equipo de desarrolladores tardó un total de diez días para actualizar la codificación de acuerdo con los nuevos términos. "[Esto] deja un mal sabor de boca a los desarrolladores. Estamos preocupados, por eso hemos estado revisando sus términos de uso a diario".

      "No especificaron de forma concisa qué puede hacer el usuario, pero dijeron que el desarrollador no puede poner contenido pornográfico en las gafas", dijo Adams.

      Mientras que los programadores no podían meter porno en Glass, las nuevas políticas de Google no impiden que los usuarios suban sus propias creaciones. Así que abrieron la página web Tits & Glass para dar un hogar al contenido de este nuevo género, y se juntaron con la principal casa de publicación XBiz para producir un vídeo que diera a sus usuarios lo que buscaban: porno en primera persona grabado con las gafas de Google. Y me invitaron a llevar mis gafas.

      En el set, Deen me dijo que la primera vez que escuchó hablar de las gafas de Google fue en un avión, cuando vio una cápsula de CNN en la que hablaban de los intentos de Google para bloquear porno. "Inmediatamente después de escuchar esto pensé, 'Quiero probarlas".

      Y las probó. Deen se puso mis gafas, Sam Dimas usó las de Dr. Cockles, y los dos recibieron instrucciones para usar las gafas durante la grabación.

      “Hey, sólo quería decirte que tienes un buen Glass" [juego de palabras entre Glass y Ass], le dijo sensualmente Deen a Sam Dimas, inclinándose sobre el escritorio en el que ella fingía ser una recepcionista.

      Al poco rato se despelotaron mientras jugaban con el concepto de una aplicación de rayos X que desnud a las personas con las gafas. Los desarrolladores y yo salimos del cuarto para que pudieran grabar su gran final. Nos miramos sorprendidos mientras escuchamos el sonido de los objetos que Deen arrojaba del escritorio para dejarle sitio a Sam Dimas, que gemía salvajemente.

      Después de la grabación los entrevistamos para saber cómo es la experiencia de follar con las gafas de Google. Ninguno de los dos estaba muy convencido, aunque sospecho que sus fans pensarán diferente.

      Al día siguiente, de camino al aeropuerto, vi la grabación del día anterior. Nadie podía ver ni escuchar lo que yo veía, ya que gran parte del sonido de Glass se transmite a tu cabeza por medio de la resonancia en tu cráneo. Aún así, apagué las gafas cuando los actores comenzaron a gemir.

      Aunque Google Glass se vende como una herramienta para enviar y recibir notificaciones, ver el vídeo que grabaste #ThroughGlass (como la compañía anima a taggear el vídeo cuando lo compartes por Twitter) es una poderosa herramienta con la habilidad de transportarte a otro tiempo y lugar.

      Puedes ver el trailer completo del primer vídeo porno en Glass aquí.

       

      Lee el artículo original en Motherboard

      -

      Temas: Google Glass, gafas Google, James Deen, porno, Andy Sam Dimas, Mikandi, #ThroughGlass, Tits and Glass, Motherboard

      Comentarios

      ¿Tienes más de 18 años?

      Lo que estás buscando se considera "obsceno" por parte de algunos entrometidos, leguleyos y (probablemente) tu madre, así que nos queremos asegurar de que tienes la edad legal antes de que lo veas.