©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Moda en Corea del Norte

      May 17, 2012

      El líder Kim Jong-un, pasando un buen rato en la semana de la moda en Pyongyang.

      En 2004, el gobierno estatal del fallecido Kim Jong-il estrenó el programa de televisión, Tenemos que cortarnos el pelo de acuerdo con el estilo de vida socialista,el cual explicaba a los ciudadanos cómo debían vestirse si no querían ser unos seres humanos despreciables y socialistas de segunda. Era una copia del importantísimo programa de moda de E!, Fashion Police. El programa consistía en que un equipo de filmación ponía en evidencia a varios hombres a quienes el pelo les tapaba ligeramente las orejas (un gran DON’T de la moda) antes de revelar en pantalla sus direcciones y lugar de trabajo, porque (obvio) nunca van a aprender a menos que todo el país sepa dónde viven. Claro que esto sucedió hace casi una década, pero a juzgar por los uniformes y peinados que hemos visto durante las recientes audiciones para el socialista más decepcionante de Corea del Norte, el proletariado parece no haber vivido todavía su revolución contracultural. Tenemos los dedos, de los pies y de las manos, cruzados para que 2012 sea el año en que finalmente los pantalones capri lleguen a Pyongyang. Sólo podemos soñar y seguir las nuevas tendencias con un par de prismáticos desde una zona desmilitarizada. Por ahora, he aquí una guía de cómo se visten las personas más cool en la tierra de la libertad.

      EL PEINADO ES CRUCIAL

      ¿Sabías que la longitud de tu pelo es inversamente proporcional a tu grado de inteligencia? ¡Así es! Estudios realizados por el Estado y completamente inventados demuestran que si dejas que tu pelo crezca más de lo aceptable (corte militar), esos malditos que salen de tus folículos comienzan a absorber todos los nutrientes que normalmente van a tu cerebro, y prácticamente te conviertes en un vegetal. Además te verás desarreglado y, por supuesto, “si un camarada es incapaz de sentir vergüenza por su peinado, ¿cómo podemos esperar que este hombre, con esa mentalidad tan desorganizada, realice bien su trabajo?” Lógica simple y pura. Einstein tenía una melena desarreglada y ya sabemos que era un imbécil. Lo mejor es seguir imitando el corte de lesbiana occidental de Kim Jong-il.

       

      FUERA LAS MARCAS

      Siempre me ha sorprendido que, a pesar de ser un gobierno tan a favor de Estados Unidos, en Corea del Norte no haya nadie que use Nike o tome Coca Cola. Parece que el objetivo es evitar usar cualquier producto de una compañía occidental, porque a) todos tus amigos se reirán de ti y te llamarán “rarito”, y b) toda tu familia podría terminar muerta en un campo de concentración ruso. Qué vergüenza.

       

      SIN PANTALONES, CHICAS

      Nadie puede negar que Kim Jong-il era bueno con su gente. Las mujeres de todo el mundo detestan los pantalones, es un hecho; ¿y qué hizo el Glorioso Líder? Prohibió a las mujeres de su gran nación usar pantalones, todo para que finalmente pudieran dejar de pretender que un par de pantalones son más calientes y mucho más cómodos que una falda barata de algodón áspero. Qué gran tipo.

      SIN JEANS, TODOS

      Una disculpa por las fotos de Kim-panzón, creo que a los civiles norcoreanos no les gusto que suban sus fotos a Internet.

      Los cholos y las mamás del fútbol siempre son los primeros que se visten con pantalones chinos, pero hay que decir que los norcoreanos son los reyes de la vestimenta de criminal que pasa desapercibido; son, indiscutiblemente, los original gangstas de los pantalones chinos. Querrás hacerte con un par de pantalones mal confeccionados si quieres tener alguna oportunidad de ligar, pero he aquí mi consejo más importante: evita los jeans a toda costa. No importa que Corea del Norte exporte la tela vaquera, usarlos te convertirá en un asqueroso simpatizante de los americanos en un radio de 65 mil kilómetros cuadrados, y eso suena muy solitario

       

      ABRIGOS CON CUELLOS PELUDOS Y CHAQUETAS ABULTADAS

      Si planeas dejar el Caribe para viajar a Pyongyang, o a cualquiera de los paradisíacos destinos turísticos en Corea del Norte, ni se te ocurra llegar con tu abrigo o chaqueta de piel favorita, parecerías un completo imbécil. Las chaquetas acolchadas, los abrigos con cuello de pelo o las chaquetas de pensionista son la norma. Supongo que la forma más fácil de hacerlo bien es imaginarte que vas a un show de mediados de los noventa, solo que con la desventaja de que podrías quedar por siempre excluido de tu comunidad si usas la ropa equivocada.

       

      LIMPIA TUS ZAPATOS

      Un zapato sucio representa corrupción, capitalismo y el demonio occidental, todas esas cosas representadas en ese único símbolo, significante de todo lo que está mal en el mundo. No sé por qué te cuento esto, si ya lo aprendiste en el jardín de infancia, ¿no? Los zapatos sucios son el mal puro, así que tenlos siempre bien pulidos, porque de lo contrario esos zapatos sucios podrían llevarte a zapatos todavía más sucios y, con el tiempo, al deterioro de la nación en un lugar de libertinaje en el que todo mundo pueda vestirse como quiera. Dios nos libre de un destino tan cruel.

       

      LO MILITAR SERÁ SIEMPRE CHIC

      Oye, Coco Chanel, dijiste que la moda se desvanece, pero te equivocaste con Corea del Norte. El look militar ha estado de moda desde 1948, y no hay señales de que vaya a cambiar por uno de esos trapos que usan en Occidente, como los jeans, o que vayan a adoptar un nuevo estilo de vestir para que no parezca que se pasan el día cargándose a la gente para ganarse la vida. Incluso se acostumbra a  vestir a los niños con trajes militares en fechas especiales, el equivalente norcoreano de disfrazar a tu hijo de Spiderman, o lo que sea, para su fiesta de cumpleaños. Sólo que, mientras los niños occidentales nunca podrán disparar telarañas con sus muñecas, los niños norcoreanos tienen garantizados años de sus vidas en el ejército, diez de los cuales pasarán en completo celibato. No sé por qué todo el mundo piensa que Corea del Norte es un lugar opresivo y retrógrado, a mí me suena a que es la bomba.

      -

      Temas: Corea del norte, moda

      Comentarios