Las críticas de la primera hamburguesa de laboratorio no son malas

Por Derek Mead

El creador de la carne in vitro muestra la hamburguesa en cuestión. Vía David Parry / PA Wire

Tras meses de espera, la primera hamburguesa creada en un laboratorio fue devorada por un par de catadores imparciales ayer por la mañana. Según las primeras reacciones de estos conejillos de india, la hamburguesa no estaba mala, pero le faltaba kétchup.

La degustación fue presentada en directo por la Universidad de Maastricht, donde trabaja el Doctor Mark Post, el investigador que ha liderado el proyecto. Para acompañarle en la degustación de la pequeña hamburguesa, que fue preparada por el chef Richard McGeown en una especie de plató que parecía un anuncio de Teletienda, estaban la científica de alimentos Hanni Rützler y el autor Josh Schonwald.

McGeown cocinó la burger de 325.000$ en una sartén, y la sirvió sin ningún tipo de condimento. Rützler fue la primera en probarla. Aquí tenemos una captura de su cara:

Lo primero que dijo es que le faltaba sal y pimienta -la sirvieron sin condimentos para que se centraran en el sabor de la carne, ¿pero quién sirve una hamburguesa sin condimentar?- y también dijo que era más sólida de lo que esperaba. “Tiene un sabor bastante intenso,” dijo Rützler. “Se parece a la carne, pero no es jugosa.”

A continuación, Schonwald probó un trocito, y habló de un factor único de la carne de laboratorio: no contiene ningún tipo de grasa.

 “La textura, cuando te la metes en la boca, parece carne,” dijo Schonwald. “La ausencia de grasa le da un toque magro. Es como comer una hamburguesa convencional.”

“Esto es un experiencia un tanto antinatural, porque pocas veces en los últimos 20 años me he comido una hamburguesa sin kétchup,” dijo.

A pesar de la presentación, los catadores sólo se comieron la hamburguesa.

Aunque los dos catadores parecían confusos mientras deslizaban lentamente el tenedor hacia sus fauces, dijeron que, sin duda, era carne. “Para mí, esto es carne,” dijo Schonwald. “No se deshace. Se puede morder. El color es el adecuado. Se parece mucho a la carne real.”

Post no parecía especialmente sorprendido por los comentarios. “Creo que es un buen inicio, he demostrado que podemos hacerlo,” dijo. “Estoy contento.”

Al parecer están trabajando en lo de la grasa. “Todavía no contiene grasa. Estamos trabajando en ello, pero aún tardaremos unos meses hasta conseguirlo. Sabemos que parte del sabor y la jugosidad procede de la grasa.”

Ninguno de los dos catadores se peleó por terminarse la hamburguesa, pero es posible que dejar sobras fuera parte del trato. Cuando uno de los miembros del público preguntó si podía probarla, el presentador dijo que como no había suficiente para compartir con todos, no le darían a nadie. Post dijo que posiblemente le dará las sobras a sus hijos.

Una de las grandes cuestiones sobre todo este asunto es si los vegetarianos pueden dejar de ser ciudadanos de segunda clase en las barbacoas (en caso de que puedan permitirse esta “carne”; Post explicó a un reportero de CNBC que, usando la tecnología actual, lo más barato que se podría vender es a 70$ el kilo, y las hamburguesas serían aún más caras). Esto es carne, pero ningún animal ha muerto en el proceso. Pero Post dice que los vegetarianos están bien como están.

“Sinceramente, los vegetarianos deberían seguir siendo vegetarianos, es mejor para el medio el medioambiente que la carne in vitro,” dijo.
 

Lee el artículo original en Motherboard

 

Comentar