Soy feminista gracias a Lena Dunham

Por Nathan Walker

Meros segundos después de postear en Twitter que mis argumentos para escribir este artículo habían sido aceptados, un tío cualquiera me contestó lo siguiente: "Lena Dunham es la voz de de la Generación Mierda con su egocentrismo y su obsesión patológica de enseñar las tetas".

¿Es necesario este odio violento hacia una mujer que hace una serie de comedia que ni siquiera se emite en la televisión pública?

Hace años que mi mujer insiste en que soy feminista, a pesar de mis argumentos de que no lo soy. Ella dice que como creo que las mujeres tienen el mismo derecho a trabajar por la misma paga que cualquier hombre, intrínsicamente, soy feminista. Mi respuesta poco entusiasta suele ser, "Es imposible", ya que jamás he leído literatura feminista, ni he participado en una maratón, y no creo que una mujer puede hacer cualquier cosa que haga un hombre y viceversa. Pero para dejar las cosas claras: sí creo en la igualdad de derechos y en la igualdad en la paga, y que intelectualmente hombres y mujeres somos iguales. Además me vuelvo completamente loco ante la imagen de una mujer desnuda. Por lo que es imposible que sea feminista, ¿verdad?

Girls es la serie de Lena Dunham, de la que ya habrás oído hablar. Es una serie entretenida, a pesar de que los personajes masculinos me ponen los pelos de punta. Girls es controversia. Es una serie de comedia en un terreno nuevo e inexplorado sobre la vida de unas veinteañeras de raza caucásica. También es la única serie en la que no existe la diversidad étnica. ¡Ah! Y la única que enfoca la transición de la infancia a la edad adulta con humor. Espera, he olvidado apuntar que también es la única que no censura los desnudos. ¡Mierda, una cosa más! Es la única serie que se centra en gente que tiene los privilegios y el dinero para pasarse los días buscando satisfacer de sus propios caprichos.

¡Un momento! Hay cientos de series que hacen todo esto, a veces todas a la vez. Entonces, ¿qué tiene esta serie para atraer tanto odio? Odio por su cuerpo. Odio por la falta de diversidad. Odio por las vidas de los privilegiados personajes. Odio por las escenas en las que los personajes salen tirándose a hombres que están fuera de sus posibilidades. Ah, ya sé. Es la única serie de TV con éxito escrita y dirigida por una mujer joven. Esa es la única característica que hace única esta serie.

¿Acaso Kareem Abdul Jabbar se quitó las gafas, dejó a un lado su famoso 'sky hook' y se fue al Huffing Post para humillar públicamente a Judd Apatow (a.k.a. el productor de Girls) cuando escribió y produjo la serie de temática similar Freaks & Geeks? No salían tetas pero el reparto estaba compuesto por adolescentes caucásicos de Detroit, Michigan. ¿Era el personaje principal una chica egocéntrica que utilizaba a sus amigos y a su familia para conseguir lo que quería?

Vamos, si lo era. ¿Y protestaron las feministas preguntando qué representaba Lindsay Weir? Pues no. ¿Que por qué no? Porque era una serie escrita y producida para nuestro entretenimiento. O te gustaba o no te gustaba.

¿Dónde están las quejas contra el racismo de otras de las series de HBO, como Juego de tronos, en la que los personajes de otras etnias son seres primitivos sin camiseta sedientos de sangre? Y del mismo modo, ¿dónde están las quejas de que los protagonistas sean unos privilegiados, cuando claramente son reyes y reinas? ¿Dónde están las protestas en contra de las tetas de Daenerys después de cada episodio en que las saca? Ah, aquí da igual porque es una serie creada para nuestro entretenimiento y sus tetas encajan con las tetas Playboy de tu imaginación. ¿Por qué coño íbamos a condenar al escritor de la serie al escrutinio del público por crear una esfera imaginaria donde hombres mayores y gordos se follan a adolescentes en cada episodio?

¿Quieres que hablemos de gente blanca e insípida de comportamiento desagradable y poco realista? ¡Pues hablemos de Entourage! Esta serie que se supone que nos ha de entretener trata de las proezas de tres hombres blancos que siguen a un famoso filtrándole el dinero, coches, casas, alcohol, drogas e incluso sus admiradoras femeninas. No hay un solo momento en la serie que no sea ofensivo para cada uno de nosotros, y aún así consigue eludir el desprecio público bajo el disfraz del entretenimiento.

Sé que pregunto el por qué de muchas cosas, pero, ¿alguien puede decirme por qué todo el planeta ha puesto a esta mujer bajo el escrutinio público, el odio y la controversia? Si alguien puede decirme una sola razón que la distinga de sus numerosas contrapartidas en la creación de series de entretenimiento, más allá de que sea una mujer joven, soy todo oídos.

Lena Dunham, has conseguido unas cuantas cosas. Una, que me ría; dos, que pase vergüenza ajena demasiadas veces con el personaje de Adam, y lo más importante, has demostrado que mi mujer tenía razón (como de costumbre) con lo de que soy feminista.

La cantidad de protestas que ha provocado tu serie me han hecho ver la realidad de cómo se enfrenta nuestra cultura al éxito de una mujer. Me disculpo por no haberme dado cuenta antes, pero por suerte nunca es demasiado tarde para cambiar. Ahora voy a encerrarme en casa a observar cómo toda la nación nos pone a parir a través de twits, blogs y posts de Facebooks, quizá incluso en Pinterest. Pero no te preocupes, el número de personas que luchan por tu derecho a ganarte la vida haciendo series acaba de aumentar en una más.

@nathanisariot

Comentar