©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Yo fui el primer DJ que pinchó en Corea del Norte

      December 11, 2012

      Por Brian Offenther, tal y como se lo contó a Benjamin Shapiro

      Brian, conocido como DJ BO, con uno de los muchos inspectores que siguen todos sus pasos como DJ en Corea del Norte.

      [Nota editorial: cuando pensamos en Corea del Norte nos vienen tres cosas a la mente: campos de concentración, abuso de los derechos humanos y trajes militares chic. En lo que nunca pensamos es en fiestas con DJs. Todo esto cambió hace unas semanas cuando charlamos por teléfono con Brian Offenther, nativo del sur de Florida y ex manager de un imitador de Elvis (nada más y nada menos que de Mongolia) llamado Nargie Presley (sí, existe). En agosto, Brian, más conocido como DJ BO, fue a Corea del Norte con una compañía nacional de giras para hacer de DJ en un evento de una sola noche en el Hotel Koryo en Pyongyang. Bautizó el evento como “Shake Your (m)Ass Games" para que coincidiera con los Juegos Masivos de Corea del Norte, en los que 100.000 artistas bailan en filas perfectamente delimitadas en la capital. Contactamos con Brian y le pedimos, o más bien exigimos, que nos hablara de su experiencia como primer DJ de la historia en Corea del Norte. Fotos de Abe Deyo].

      Me mudé a Darkhan, Mongolia, en 2007 por el Cuerpo de Paz, y ahí conocí a un imitador mongol de Elvis llamado Naranbaatar Tsambahorloo. Después me mudé a Ulaanbaatar y abrí un establecimiento llamado Cross-Eyed Gypsy, en honor a la novia que dejé cuando me mudé a Mongolia. Después de moverme un poco por aquí y por allá aterricé en Shanghai, y empecé a trabajar de DJ. Supe de una serie de empresas de promociones y me metí en una llamada Koryo Tours, quizá la compañía más grande de tours de todo Corea del Norte.

      Me organizaron un tour por Corea del Norte, y me di cuenta de que en ese país jamás había existido una discoteca con DJ (y tampoco sin DJ). Me gusta ser el primero en hacer las cosas; ya había organizado las primeras noches de los 80 y los 50 en Mongolia. ¿Por qué no ser el primer DJ en Corea del Norte?

      El póster oficial para "La primera fiesta real con DJ en la República Democrática del Pueblo de Corea”

      Recuerdo que entré al país por Pekín. Como soy estadounidense no podía coger el tren, así que tuve que volar desde Pekín. Puesto que Estados Unidos tiene presencia diplomática en Corea del Norte, no necesitaba permiso de trabajo. Estuve bajo vigilancia de los oficiales del gobierno duarnet todo el viaje, y siempre había al menos dos o tres inspectores conmigo.

      Trabajé de DJ en el karaoke de un hotel en Pyongyang. Era un lugar de muy mal gusto, decorado con una serie de reproducciones de cuadros en la pared, esculturas falsas y algunas plantas que tuve que ir apartando. El sistema de sonido era una mierda, no podía ni subir el volumen. Era completamente inadecuado para los estándares estadounidenses, pero, obviamente, las opciones eran limitadas. Había algunos expatriados entre el público, y todos tuvieron que pagar 15 euros, porque los extranjeros no pueden usar la moneda norcoreana.

      Empezamos cuando la sala se llenó. Había alrededor de 100 personas. La mezcla de gente era extraña: extranjeros, un equipo de frisbee, tíos de Yale que decían “esto es genial”, diplomáticos rumanos que me pedían canciones de esas oscuras discotecas rumanas, y, por supuesto, norcoreanos, que estaban muy asustados o sentían mucha curiosidad.

      Los norcoreanos actuaban como si estuvieran en un baile de primero de secundaria.

      Los norcoreanos nunca habían bailado en algo que no fuera una actuación coreografiada. En Corea del Norte no existen las discotecas, así que no sabían bailar. Les dije: “¡Solo tenéis que moveros!” Fue como Dirty Dancing, Footloose, o algo así.

      Dirty Dancing, Footloose o algo así.

      Empecé con una canción de Little Richard llamada "Get Down With It" y al principio los extranjeros bailaban, pero los norcoreanos no. La acústica era terrible: se podía escuchar la música, pero no le llegaba a nadie. Cogí un micrófono y empecé a caminar entre el público, bailando con la gente, pasando de las transiciones entre canción y canción.

      Los norcoreanos simplemente seguían ahí parados, como si estuvieran en un baile de primero de secundaria. Así que empecé a poner música que normalmente no pincho, canciones pop del top 40. Entonces puse "Makes Me Wonder" de Maroon 5. Cinco europeos enloquecieron con unas chicas norcoreanas e intentaron enseñarles a bailar. Les puse varios temas de Chuck Berry, Janet Jackson, Village People. "YMCA" funcionó muy bien, porque era un baile coreografiado, y los norcoreanos lo entendieron de inmediato. Lo mismo pasó con "The Twist".

      Los europeos enloquecieron con unas chicas norcoreanas, e intentaron enseñarles a bailar.

      Durante la noche se fue la luz dos veces, así que yo me ponía a gritar cosas mientras esperábamos a que volviera.

      Creo que la gente no estaba lista para salir a bailar en las calles, pero les gustó. Nos entendimos. Yo sólo ponía cosas de Now That's What I Call Music! y así, pero el rock realmente no existe en Corea del Norte. Tampoco hay nada de música pop. Os lo diré así: no hay internet y no hay radio, ¿qué pueden hacer entonces? No puedo decir que la noche alcanzara ningún punto álgido, pero siento que al menos les abrí un poco la puerta.

      @BOSTYLE

      Sigue a Ben en Twitter - @b_shap

       

      ¿Más Corea del Norte?

      Moda en Corea del Norte

      Dentro del internet ermitaño

       

      -

      Temas: Corea del norte, musica, DJ

      Comentarios