No dejó de decirnos que no había ningún problema, que era algo "muy tradissionaal", pero la verdad es que no sabemos de ninguna cultura que considere aceptable cagar en público.
 

Comentar