Es bonito y tal que su mamá adolescente haya podido ahorrar lo bastante como para mandar a nuestro pequeño excursionista a un campamento para niños con progeria, pero ¡esos zapatos! Parecen algo que hubiera vomitado un reptil que se hubiera tragado una caja de plastidecor

Comentar