Los puristas dirán lo que quieran en contra de la combinación de prendas doradas y fluorescentes con el abrigo a cuadros de la abuela, pero yo lo veo igual que veo a los dinosaurios: nadie sabe a ciencia cierta las pintas locas que llevaban cuando salían de fiesta.

Comentar