Nada muestra más desprecio por un músico en el escenario que plantarse delante en un ángulo de 45º, con las manos en los bolsillos y mirando a la Vía Láctea.

Comentar