Convertirse en la clase de tíita que hace años era gerente de un nightclub, te lleva a conciertos punk y te cuenta la primera vez que tu madre pilló un cebollón es un objetivo alto y noble. Fíjate en ella para cuando seas un poco más mayor.

Comentar