Ahora que Juego de tronos se ha convertido en un megaéxito, George R. R. Martin puede felicitarse y dedicarse por fin a la verdadera razón por la que empezó a escribir.
 

Comentar