Una vez estuve en una fiesta que dio el reparto de Los monólogos de la vagina y bebí tanto que perdí el conocimiento. A la mañana siguiente desperté en una bañera llena de hielo con los cojones amputados y una carta que decía, "Querido John, jódete. Atentamente, tus pelotas".

Comentar