Ser adicto al Oxycontin se adueña de todas y cada una de las facetas de tu vida, incluido tu guardarropa. Bueno, no está mal.

Comentar