¿Por dónde empiezo? Lo digo en serio. Es como si su vestimenta haya sido diseñada para provocarme un cortocircuito al intentar pensar algo ingenioso para reírme de ella. Sus pantalones son de cuatro décadas distintas.

Comentar