Rob Liefeld arrancó en los 90 con la cosa esta de que dibujar personajes de físicos desproporcionados cargando con armas grandes hasta extremos absurdos porque, a) a los niños de 10 años les parecía muy guay, y b) no dominaba las proporciones. Mucha gente le ha echado mierda encima por no entender el funcionamiento del cuerpo humano, pero estos dos han demostrado que Liefeld, después de todo, tenía razón.

 


Especial San Diego Comic-Con con Christy Karacas de Superjail!

Comentar