Es bastante injusto señalarla como un DO. Si cualquier otra intentara esto, parecería una extraña y extraviada caricatura de una groupie de los 70s y acabaría odiando su propio cuerpo. Es lo mismo que dejar a las niñas pequeñas que jueguen con Barbies.

Comentar