Alexandra Patsavas le pone banda sonora a tu vida

Por Kathy Iandoli

Si lees la lista de títulos del cv de Alexandra Patsavas, es probable que se parezca al contenido de la carpeta de descargas de tu compu. Alexandra Patsavas ha puesto música a series como The O.C, Grey's Anatomy, Gossip Girl y Mad Men, y a películas como la saga de Crepúsculo y Al borde del abismo. Es difícil no acudir a esta amante de la música —que ha escalado hasta convertirse en supervisora— para que nos dé consejo sobre qué artistas están de moda. Al fin y al cabo, ése es su trabajo. Una vez que pudo asociar su pequeño sello discográfico Chop Shop Music con una productora más grande, Alex tuvo la oportunidad de descubrir a los grupos que más le gustaban y llevarlos a la televisión y al cine, dándoles así una oportunidad justa en esta ridícula industria de la música. Su próximo proyecto es ponerle música a la precuela de Sex and the City, The Carrie Diaries, la cual presenta a una Carrie Bradshaw joven navegando entre las calles de Nueva York en los ochenta. También sabe quién es “Gossip Girl”, pero no nos lo dirá.

VICE: Conozco a un par de personas (yo incluida) que están ligeramente obsesionadas contigo.
Alexandra Patsavas: Vaya por Dios. Eso es porque todavía no me conoces.

Bueno, creo que empezó con una obsesión por tu oído musical. ¿Cuándo te diste cuenta de que esto era lo tuyo?
No sé, no creo que eso se sepa nunca, pero la música me interesaba muchísimo cuando era una pequeña. Creo que a todos los que trabajamos en la industria de la música nos pasó lo mismo, ya sea que trabajemos en esta industria de forma tangencial o en el negocio tradicional. De niña, me obsesionaba la música. Crecí en Chicago a finales de los ochenta y John Hughes era lo máximo para mí. También me inspiraba la música local que estaba surgiendo en Chicago por aquel entonces. Era muchísimo más difícil que ahora saber qué se cocía en el resto del mundo, musicalmente hablando al menos, así que yo escuchaba lo que podía. Compraba discos que importaba de una tienda de discos local, escuchaba la radio, y así empecé a empaparme de la música y mi interés a crecer.

Sé que has tenido varios trabajos relacionados con la música, pero ¿cuándo decidiste convertirte en supervisora musical?
Mi primer trabajo como supervisora fue para Roger Corman a mediados de los noventa. Fui a Los Ángeles para trabajar para una agencia buscatalentos, en la oficina de clasificación de la correspondencia. En aquel momento era Triad, ahora es William Morris. Eso me abrió los ojos. Poco después empecé a trabajar para BMI y ahí pude meterme en el departamento de televisión y cine, y esa fue la primera vez que… Bueno que las bandas sonoras me inspiraron o me “sobrecogieron”, aunque realmente no entendí que la supervisión musical pudiese ser algo horrible. Fue entonces cuando me expuse a ello. Resulta que era toda una cinéfila. Me encantaban los guiones, y pude supervisar Caged Heart 3000. Esa fue mi primera película, que también era la primera del director Aaron Osborne, así que no era la única novata. Eso me dio la oportunidad de conocer a nuevos talentos jóvenes.

Has supervisado muchas series de televisión que son muy importantes en la cultura pop de hoy en día. Genial, ¿no?
Tengo mucha suerte. Suerte de poder trabajar con gente tan creativa y sacar a la luz sus puntos de vista musicales, y eso es algo que se tiende a pasar por alto. Es algo que ya he mencionado antes, que somos parte de un equipo creativo y que realmente estamos trabajando para nuestros directores y productores ejecutivos, creando el sonido que sellará su visión. Si te gustan las misiones como a mí, es súper interesante intentar o finalmente poder crear algo como eso. Sí, soy muy afortunada.

¿Cómo te las arreglas para encontrar canciones entre montones y montones de cds y mp3s? ¿Hay algún género musical que siempre vaya con un tipo de serie determinada?
No, no es así. Creo que lo primero es mirar el producto original y luego escuchar la música detenidamente. Para empezar, incluso antes de llegar a las letras, lo que hay que hacer es escuchar cómo suena una canción. Cómo hace que se sienta la audiencia. Todas esas canciones se emparejan con las imágenes; nunca son canciones que se escuchen así porque sí hasta que no salen en una banda sonora. La primera vez que el público experimenta una de estas canciones es cuando hay un diálogo e imágenes bonitas, una historia transcurriendo, y creo que la música ayuda a contar esa historia. Eso es lo que busco.

 

Todas las canciones que seleccionaste para Gossip Girl están en mi lista de reproducción. Hiciste que empezara a escuchar a Warpaint y ahora me encantan. No puedo agradecértelo lo suficiente.
Son geniales, ¿verdad? Sí que lo son.

Parece como si supieras exactamente qué sonido hay que utilizar y lo que está de moda en cada momento. Eso no es una tarea fácil.
Bueno, eso no me preocupa tanto como piensas. Estamos expuestos a mucha música, y lo que es excelente destaca por sí solo. Especialmente cuando escuchas tanta música como yo. Estoy segura de que tú haces lo mismo en tu trabajo. Los grupos especiales siempre consiguen destacar, y entonces se convierten en grupos con una carrera musical… y eso ya no es tan, tan interesante. Grupos que acaban de salir y que se convierten en el hit del momento.

Bueno, yo no puedo escuchar “Ghost in the Machine” de B.o.B. sin pensar en Blair y Chuck Bass conduciendo por París en su limusina. O “I’m in Here” de Sia sin pensar en cuando se vuelven a encontrar en Francia. Las imágenes tienen un papel importante, y entonces tú llegas y pones la música en el momento exacto. Eso le hace al artista un enorme favor.
Creo que todo cuadra por alguna razón, y creo que las escenas crecen con las canciones adecuadas. También ayuda que los grupos lo pongan fácil en lo relativo a autorizar el uso de sus canciones. Cuando empecé era muy difícil convencer a un grupo de que sus canciones se iban a usar de forma respetuosa, que no iba a erosionar su credibilidad ni nada de eso. Era una época diferente y las ventas de discos eran muchísimo más elevadas. Todo eso ha cambiado. Creo que ahora tenemos acceso a tanta música buena porque los grupos se han abierto más. Y porque los productores usan la música correctamente y con mucho respeto.

¿Alguna vez te has enganchado a alguna serie mientras le ponías música?
Sí, por supuesto. Creo que los supervisores, puesto que recibimos los guiones y luego los videos, de alguna forma somos parte del proceso que empieza con el escritor y pasa por todo tipo de fases hasta la etapa de edición. Es divertido formar parte de ese proceso.

¿El hecho de usar música genial de artistas poco conocidos te inspiró para crear tu sello discográfico, Chop Shop Music?
Bueno, creo que antiguamente un supervisor musical que tuviera una productora hubiese sido una anomalía. Ahora tiene más sentido. Y sí, estuve encantada de poder crear una discográfica, porque había mucho talento por ahí suelto. Tuvimos la suerte de poder escuchar música nada más empezar, porque nos mandaban muchas propuestas. Los grupos estaban súper interesados. Antes de que firmaran con nosotros ya sabíamos que si las canciones tenían poder de transmitir, lo demás no importaba. A los supervisores, al productor o al director no les importaba si el grupo había firmado o no, o si su canción no era la más adecuada para la escena, así que algunas de las canciones que usamos eran de grupos sin contrato.

Sé que en tu discográfica están Anya Marina y Mackintosh Braun. ¿Quién más?
Republic Tigers, Scars On 45 y Milo Green.

¿Vas a dedicarte a hacer que tu discográfica crezca y convertirla en una discográfica independiente y profesional?
No, estoy muy contenta con las cosas tal y como están. Me gusta lo sencillo, creo que puedo ayudar mejor a los artistas si estoy centrada y obtengo ayuda de discográficas más grandes.

Hay dos supervisores de los que todo el mundo habla, Scott Vener (Entourage, How To Make It In America, 90210) y tú. ¿Tienes alguna competencia o algo así o qué?
¡Ja, ja! No, solo somos compañeros de trabajo. Creo que compartimos una experiencia y una chamba, y me gusta poder hablar con otros supervisores musicales.

 
Así pues, obviamente, sabes quién es Gossip Girl.
Ah, no sé tanto como crees. No sé quien es Gossip Girl.

¿En serio?
Que sí.

¿No has visto las escenas aún?
¡Ja, ja! Pues claro. Estoy bromeando.

¿Crees que el público de Gossip Girl se va a quedar boquiabierto?
Creo que es un final fantástico.

¿Sí?
He estado trabajando en el final y creo que es un poco agridulce. Es muy emocionante y estamos haciendo un tema especial para ello. Se están cociendo cosas realmente buenas, aunque no puedo contártelas, claro. Se hace duro ver el final. Pero fue muy divertido.

El final de Gossip Girl me va a arruinar la vida. Está bien que estás haciendo The Carrie Diaries. Así tendre algo que ver para llenar el vacío.
¡Ja, ja! ¡Prepárate!

Está ambientada en Nueva York en los ochenta, ¿no?
Sí, y yo tenía la misma edad que Carrie en aquella época. Vamos a poner música súper original de aquella época y haremos algunas versiones. Será un proyecto muy interesante y divertido.

Esto es como salir al recreo para ti, ¿no?
¡Sí! Solo me falta poder meter el “Golden Brown” de los Stranglers en alguna escena y ya me puedo morir tranquila.

 

Comentar