Musulmanes festejan a lo salvaje el fin del Ramadán en Manchester

Por Chris Bethell

Hay varias maneras de celebrar Eid al-Fitr, la fiesta musulmana que marca el final del mes sagrado del Ramadán. La costumbre más común para la celebración consiste en reunir a la familia por la mañana para realizar la oración del Eid, antes de romper el ayuno del Ramadán con decenas de platos de comida. Sin embargo, la costumbre anual del Kilómetro de Curry (o de medio kilómetro, si quieres ser pedante) en Rusholme, Greater Manchester es un poco diferente a lo que encontrarás en cualquier otro lugar.

Muchos musulmanes acuden a la zona desde lejos para celebrar Eid aquí. Llegué a Rusholme alrededor de las 7:30PM en viernes y el ambiente ya era brillante. El kilómetro tenía restaurantes de curry, cafés de shisha y cafeterías abarrotando con gente. Los vendedores ambulantes y artistas estaban por todas partes y los hombres andaban en moto o vehículos de lujo, a todo volumen con música dubstep que suena como los sonidos desagradables de miles de máquinas de fax descompuestas.

El ambiente de fiesta salvaje a veces se transforma en violencia y este año había rumores de que la Liga de Defensa Inglesa iba aparecer para protestar contra el evento. Ya sea que se intimidaron por la exorbitante presencia de la policía o no, ellos no hicieron acto de presencia.

De cualquier forma, BJ Chela —quien lanzó una protesta en contra del tratamiento de prisioneros de Guantánamo, bailando salsa por Blackburn—estaba ahí haciendo lo suyo, vestido con un overol naranja y una máscara negra sobre su cabeza. Desafortunadamente, un grupo de mujeres —supuestamente confundiendo su muestra de solidaridad con un performance de Disney pirata— convirtieron su seria protesta en un evento para tomar fotografías, con todo y sonrisas, una bebida exótica como Rubicon y señales de paz.

La preferencia de vestimenta por los hombres parecía girar alrededor de Sean Paul en la época de "Like Glue", y concursantes de Apprentice, basando su identidad completamente en trajes brillosos y gafas de sol de noche al estilo Pitbull. Caminando con mi cámara, me sentí como un fotógrafo de fiestas sin una página de clubs para subir todas las fotos. Grupos de hombres me pedían constantemente que les tomara una foto con sus amigos, en su coche o presumiendo su oro. Todos parecían que la estaban pasando muy bien.

Sigue a Chris en Twitter: @CBethell_photo

Comentar