©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      El pimp rap tiene un nuevo príncipe y se llama 100s

      October 24, 2012

      Por Wilbert L. Cooper

      Senior Editor

      No hemos visto a un MC hacer lo suyo como 100s en Ice Cold Perm, su increíble cinta debut, desde que el apellido de Snoop era Dogg y Too $hort escupía "Freaky Tales". Cuando lo escuché por primera vez, sentí que me habían golpeado en la cara porque todo había sido ejecutado con tal perfección: desde su tenaz manejo de las rimas "Tell your bitch to ride the dick, like I ride the beat", hasta esos beats funky que sonarían increíble en las bocinas de un Impala '64 o como música de fondo para un ménage à trois en una cama de agua con sábanas de seda.

      Siempre me ha fascinado el mito de los padrotes y el padroteo. Es una tradición muy arraigada en la cultura negra y que se encuentra en películas de explotación como The Mack y en los libros de Ice Berg Slim, hasta las míticas historias del flamante proxeneta del siglo XIX, Stagger Lee Shelton. Igual que esos arquetipos, el atractivo de 100s no es tanto su manera de manipular a las mujeres, sino su forma de controlar su entorno. Por más ridícula y complicada que sea la fantasía del pimp, es una ilusión de poder que se siente tan agradable cuando la economía va en picada, los ataques terroristas son siempre inminentes y no puedes hacer nada original por más que te esfuerces.

      Empecé a escribir mi petición para un entrevista con 100s mientras escuchaba Ice Cold Perm por primera vez, antes de llegar a "Brick $ell Phone", la segunda canción del disco, cuyo video se estrenó en Noisey. Tenía que conocer la historia detrás de este hermano de 19 años de Berkeley, California, cuyo carisma se siente en las ondas sonoras y me agarra por el cuello. Asumí que este chico tenía mucho que contar, y tuve razón. Fue criado por su madre judía y su padre africano, y su génesis como MC es muy peculiar. Al parecer, empezó a pimpear a sus 16, cuando su padre lo exilió a un internado en Costa de Marfil. Decidí que ese era un buen lugar para empezar nuestra entrevista.

      VICE: ¿Se rumora que te metiste a esto del hip-hop en África? ¿Cómo terminaste ahí?
      La estaba cagando, hermano.

      ¿Qué hacías?
      Fumaba todo el tiempo, nunca iba a la escuela y siempre intentaba cogerme a alguna perra. A ese ritmo, nunca me graduaría de la prepa. Un día mi padre me llamó y me dijo: “Vamos a salir de vacaciones”. Me dijo que iríamos a Costa de Marfil, Egipto y París. Pero cuando llegamos a África, me dijo: “Vas a pasar algún tiempo aquí”. Y me dejó en un internado.

      Astuto.
      Sí, fue un castigo. Pero también quería que conociera la cultura y a mi familia. Incluso aprendí un poco de francés, porque estuve ahí mucho tiempo. Ahora puedo hablar con mis abuelos. Nunca podría haberlo hecho si no hubiera aprendido francés.

      África es un lugar muy grande. ¿En dónde te quedaste?
      Estuve en Costa de Marfil. Fue diferente. Fue un shock cultural. Pero después de un año, ya entendía las cosas.

      ¿Cómo estuvo el internado?
      Salí corriendo de ese lugar. Fue horrible. Le marcaba a mis padres todo el tiempo porque no dejaba de darme malaria. Me dio malaria cinco veces por culpa de los mosquitos. Le marcaba a mi padre y le decía: “Tienes que sacarme de este maldito lugar”. Me dijo que tenía que aguantarlo. Vivía en una casa de tres recámaras con 15 personas; había cuatro o cinco personas por cuarto. El único que tenía su propia habitación era el director. Estuvo mal, hermano. Muy mal.

      ¿Cómo saliste de ahí?
      Armé este pequeño plan con todos los que conocía. Tomé taxis a la embajada estadunidense. Cuanto entré, creí que todo había acabado. Creí que regresaría a casa. Me senté ahí durante ocho horas mientras contactaban a mis padres. Después me dijeron: “No tienes 18, no podemos ayudarte”. Y eso fue todo.

      Rayos. ¿Tuviste que regresar a la escuela?
      No. Me quedé con mi tío en Abidján durante un mes. Toda mi familia pensó que intentaría huir otra vez, así que me enviaron a este pueblucho llamado Bouaflé. No podía ir a ningún lado. Estaba atrapado.

      ¿Cómo te ayudó eso a convertirte en un MC?
      África es muy lento. Te sientas todo el día. Lo único que hacía era ver MTV y este canal llamado Trace TV, que es muy grande en Europa. Veía todo eso y a los raperos. Pensé que yo podría hacer esas madres. Tuve mucho tiempo para pensar y reflexionar. Un día estaba escuchando a Mac Dre, era su canción “Gumbo”, y simplemente me inspiré. Empecé a escribir. Y cada dos días, para escapar de mi realidad, escribía. Así empezó todo.

      Hablemos de tu cinta. La primera pregunta que me vino a la mente cuando la escuché fue: ¿es un pimp de verdad? 
      No soy un pimp. Soy más como un ligador. Pero he estado con pimps. Los reconozco. Desde pequeño siempre me ha fascinado esa cultura.

      ¿Quién fue el primer pimp que realmente te sorprendió y te hizo pensar: “Ese güey es la onda”?
      El primer pimp del que escuché fue Iceberg Slim. Fue hace mucho, tenía unos diez años. Alguien sabía de mi fascinación por los pimps y me dijo: “Lee este libro”. Pero nunca lo leí. Por esa época, mi tío estaba en East Oakland con su chica, y tenía American Pimp por ahí. Era en VHS. Me dijo: “No veas esto, es una de las películas que no debes ver”. Quería que viera caricaturas u otra cosa, pero me puse a ver American Pimp. Había un pimp llamado Kenny Red. Ese güey tenía mucho carisma.

      Otra pregunta que te quería hacer es: ¿te haces permanente?
      No. Eso arruinaría mis rizos y tengo que cuidarlos porque están en mi sangre. Hay chicas en diferentes partes de California que me arreglan el pelo. Saben cómo hacerlo. Una vez estaba en LA grabando un video, y teníamos muchos problemas con mi pelo. Cinco chicas distintas tenía que ir a alaciármelo todos los días.

      Cuando vi la portada del álbum por primera vez, con el fondo negro y tu pelo, me recordó a The Doggfather de Snoop. ¿Qué significado tiene ese álbum para ti?
      De ahí saqué mi inspiración. Es un clásico. Y la portada es tan emblemática... Cualquiera que vea esa portada siempre sabrá que la sacamos de Snoop.

      Aunque la influencia de Snoop es evidente en tu trabajo, cambias mucho y tienes un sonido muy original. ¿Cómo lo haces?
      Cuando estuve en África, porque esto fue antes de que empezara a trabajar, sonaba como la persona que estaba escuchando en ese momento. Pero cuando empecé a grabarme y a escuchar mi voz, tuve que encontrar mi propio sonido. Una gran influencia fue Boosie. Lil Boosie puede decir lo que sea, pero siempre agrega algo al final para que suene súper fuerte. Por eso es uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos. Siempre lo escuchaba, así que empecé a incluir su estilo en el mío.

      ¿Qué querías transmitir con el video de "Brick $ell Phone"?
      Estoy en personaje. Es una especie de jefazo y tengo una secretaria, y la gente me llama para pedirme consejos. Está ambientado en los setenta y en el 2012.

      ¿En serio te gustan los setenta?
      Sí. Desde que era pequeño siempre tuve una fascinación por esa época, desde la música hasta sus comediantes. Fue una influencia sobre mi persona, mi estilo y mi manera de hablar.

      Es chistoso que menciones a los comediantes, algunos dicen que rapear y ser comediante es lo mismo.
      Van de la mano. Tu sentido del humor viene de tus comediantes favoritos, lo cual está conectado con tu música. Y sí, no me tomo muy enserio. Me encanta la comedia y hacer reír a la gente. No es uno de mis objetivos principales, pero definitivamente me gusta incluir algo de humor para la gente.

      ¿Cuál es el siguiente paso para ti?
      Estoy enfocado en el video para "Brick $ell Phone". Principalmente porque me cuesta trabajo dejar que otras personas hagan cosas. Siempre quiero tener el control. Ahora que está hecho, viene el siguiente álbum. Ya empezamos a grabar.

      ¿Vas tener el mismo personaje/persona?
      No, será diferente. ConIce Cold Perm todo está en el nombre. Ice. Cold. Perm. Es frío. Son cosas de pimp. Pero el siguiente se llama Sex Symbol. El productor es Joe Wax, igual que con Ice Cold Perm, pero es diferente. Tiene más influencia del R&B. Tengo algunos cantantes. También será algo más funky. Lo que quería hacer era fusionar el rap de los noventa con el pop y soul de finales de los ochenta. Algo como Bobby Brown o Rick James. Quiero crear un puente entre gente como ellos y las personas de hoy en día.

      Eso es genial. ¿Vas a cantar en este disco?
      Sí definitivamente voy a cantar. También canté en Ice Cold Perm, pero yo diría que con este nuevo álbum estoy siendo más flexible y mostrando mi alcance.

      Tu padre te exilió unos años por cagarla. Ahora que sabes que el hip-hop es tu pasión, ¿cómo se siente?
      La cosa es que no le importa lo que haga, siempre y cuando le dedique todo mi esfuerzo. Quiere que haga algo positivo, porque viene de África y en ese lugar trabajan como perros. Después del estreno de Ice Cold Perm no le toqué nada. La gente en mi familia le contó. Lo vi ayer y me dijo: “Sí, escuché tu álbum. Me gustó mucho. Me gusta el ritmo, me gusta la voz. ¡Está muy bueno!” Después me dijo que siguiera empujando.

      Eso suena hermoso, hermano. ¿Qué hay de tu madre?
      Sintió que el tema era un poco rudo. Ella es de Berkeley, y es una señora judía y liberal, así que no tomó tan bien todo lo de las “perras” y demás. Pero, en general, le gustó. Le gustó porque soy yo y sabe que pasé mucho tiempo trabajando en ello.

      Quizá esto suene ignorante de mi parte, ¿pero tu lado judío ha tenido alguna influencia en tu arte?
      ¿Mi lado judío? No. Más bien mi lado africano. Quizá si alguien me pusiera algo de música judía me inspire con ella. Pero si parte de mi inspiración viene de mi etnicidad, entonces viene de mi lado africano.

      Para terminar esta entrevista, ¿me podrías regalar algunas joyitas? Dime algo básico sobre ser un pimp.
      Para que sea real, tienes que tener el control. En una relación con una perra o con cualquiera, se trata de tener control. Está jodido, pero en el mundo de hoy, eres tú o ellos. Es la guerra. Tienes que mantener la cabeza fría y no permitir que te ganen tus emociones. Mantén tus sentimientos bajo control todo el tiempo, para que puedes concentrarte y hacer lo que quieres. Las perras y las drogas no irán a ningún lado. Están aquí desde el origen de los tiempos. No persigas esas cosas, persigue tus sueños y ve a donde quieras ir.

      Excelente, hermano.

      Sigue a Wilbert en Twitter: @WilbertLCooper

      ¿Te gusta el hip-hop? Aquí hay más entrevistas por Wilbert:

      A$AP Rocky y Jeremy Scott me enseñaron como ser un lindo hijo de puta

      Mike Schreiber: el gran fotógrafo del hip-hop

      -

      Temas: 100's, rap, hip hop, pimp

      Comentarios