El programa de 12 pasos para mejorar la imagen de Lance Armstrong

Por Dave Schilling

Tras 15 años de negación, ofuscación y de crear él solo la peor tendencia de la moda del siglo XXI, Lance Armstrong por fin está listo para admitirle al mundo (o a Oprah, que es un poco lo mismo)que en efecto consumió drogas para mejorar su rendimiento como ciclista profesional. Una disculpa es la única opción que tiene una celebridad a la que agarran, literalmente o sentido figurado, con los pantalones en los tobillos. Una disculpa exitosa puede anular toda transgresión. Mel Gibson se disculpó por ser un racista de mierda, y lo invitaron a los Golden Globes e hizo una película llamada Atrapen al gringo, mientras que OJ Simpson no se disculpó por asesinar a su esposa, y prefirió escribir un libro en el que describía el acto con gran detalle, al tiempo que evitaba dar una confesión, y ahora está en prisión.

A juzgar por la desvergonzada y agresiva manera en la que Armstrong manejó su campaña de engaño, era de esperar que rechazara todas las opciones de arrepentimiento que incluyeran una módica cantidad de honestidad. En lugar de enviar un comunicado y “pasar un rato con su familia”, o algo, Lance decidió continuar su gira de estupideces con una entrevista en dos partes con Oprah, donde admitirá que mintió y probablemente llore y le diga: “ha sido difícil” ser un megalómano hijo de puta.

Pero ser entrevistado por Oprah y llorar son sólo los primeros dos pasos en un proceso de 12 pasos hacia la rehabilitación de la celebridad norteamericana. Los otros pasos son los siguientes:

Paso 3: Admitir ante Oprah, tu persona y el mundo, la verdadera naturaleza de tus males
Hacer algo horrible no basta. Todo el planeta necesita saber los detalles. La clave es aceptar la responsabilidad por tu mal comportamiento, y contarle a todos algunas sórdidas peculiaridades de tu error. ¿Recuerdas que cuando Tiger Woods aceptó haber engañado a su esposa todos queríamos saber qué tan guapas estaban las mujeres? Como dije antes, OJ Simpson tuvo la decencia de escribir un libro sobre el asesinato de su esposa y Ron Goldman. Su error fue titularlo If I Did It [Si lo hubiera hecho]. Si le hubiera puesto: “Claro que sí, fui yo, y así fue como lo hice y, por cierto, lamento haberlo hecho”, quizá todos lo habríamos olvidado.

Paso 4: Dejar que Oprah acabe con todos los defectos del personaje
Si crees que Oprah no va a ofrecer una sarta de sugerencia sobre lo que Armstrong debería hacer con su vida, entonces no conoces a Oprah. Lo va a castigar metafóricamente en público por sus actos hasta que ya no pueda pensar, y después le va a llenar el cerebro de pendejadas New Age sobre cómo vivir. Espero que lo recomiende con el Dr. Phil, el maestro de los consejos inútiles y no deseados.

Paso 5: El abrazo
Todo lo que Oprah tiene que hacer es decir: “Creo que realmente lo siente” y ofrecerle un abrazo tras la entrevista, y Lance Armstrong estará a salvo. Si no pide un abrazo, entonces es más estúpido de lo que parece, y no sólo porque necesita ganarse a las masas; Oprah da abrazo increíbles.

Paso 6: Tomar la decisión de entregarle su vida a los medios
Una vez que aceptas que eres un ex atleta que no vale nada, sin nada que ofrecerle al mundo ahora que tu cuerpo se cae a pedazos tras años de andar en bici drogado, y después de hacer el ridículo frente a millones de güeyes que jamás te conocerán en persona, entonces estás más que dispuesto a hacer lo que cualquier periodista te diga.

Paso 7: Hacer un inventario moral y de búsqueda interior
Por lo general, esto implica alguna especie de reality show, ya que eso es lo que la gente quiere ver. Los reality shows permiten que la estrella se concentre en su persona, en sus propios dilemas morales y ganar un chingo de dinero gracias a que la gente tienes un interés mórbido en sus indiscreciones. ¿Aprendiz de celebridad? ¿Lance Armstrong: Cazarrecompensas? Las posibilidades son infinitas.

Paso 8: Hacer una lista de todas las personas a las que has lastimado
La lista de personas a las que Lance Armstrong lastimó es bastante corta. Hacer trampa en una competencia deportiva no quiere decir nada. Los deportes son juegos en los que le pagan a la gente que sobresale. Ahora piensa que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu es responsable de dirigir un gobierno que constantemente somete a millones de personas, pero nadie nunca le pide una disculpa.

La lista de Lance es la siguiente:

·Sheryl Crow

·Livestrong

·Todos los que ganan dinero por el ciclismo

·Todos los que fueron atacados por acusar (correctamente) a Armstrong de hacer trampa

Mmm, quizá sea una lista más larga de lo que creí.

Paso 9: Enmendar las cosas con las personas que sea posible, excepto cuando hacerlo podría lastimar a otros
Tengo el presentimiento de que si Lance tratara de disculparse con Sheryl Crow, él sería el que saldría lastimado.

Paso 10: Seguir con tu inventario personal y cuando estés mal, admitirlo
Lance, ahora estoy hablando directamente contigo: la próxima vez que quieras robarte el último pedazo de pizza sin decirle a nadie, piénsalo dos veces. Al menos pregunta si alguien más quiere. Tomarla sin preguntar es muy egoísta de tu parte.

Paso 11: Pide conocimiento y sabiduría (mejor conocido como rogar)
Ser orgulloso es perfecto cuando eres una gran estrella que venció el cáncer y a los franceses. El orgullo es mucho menos valioso después de admitir que eres un mentiroso desvergonzado y un imbécil. Para Armstrong, ahora es el momento de ponerse de rodillas y empezar a chupar. Kobe Bryant tuvo que rogarle a su esposa, Vanessa, que lo perdonara por violar a una mujer en Colorado, y después le compró un anillo de cuatro millones de dólares para cerrar el trato. Lo que intento decir es que Lance Armstrong necesita comprarme un anillo de cuatro millones de dólares. Tendré una mucho mejor opinión sobre él cuando lo venda.

Paso 12: Después de tener un despertar espiritual como resultado de estos pasos, intentas transmitirle el mansaje a otras celebridades jodidas, y practicar estos principios con todo lo que haces (es decir, cuando le vendas tus servicios a otros)
En el paso 6, es necesario que los ofensores se entreguen a los medios. El último paso de la rehabilitación es ascender al trono. Debes convertirte en el poder que adoras. Tomar el trono. Conseguir un programa en el que castigues a otros por sus ofensas. Cierra el círculo de la vergüenza. Se llama aplicar la “John McEnroe”.

@dave_schilling

Comentar