©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Erika Lust está al frente del porno feminista

      April 25, 2012
      Kelly McClure

      Por Kelly McClure

      Music Editor

      Erika Lust, nacida en Estocolmo, es una cineasta con una educación impresionante en ciencia política y estudios feministas por la Universidad de Lund en Suecia. Lust, quien ahora vive en Barcelona, está utilizando sus conocimientos para llevar a su propia compañía, Lust Films, a la cima de las películas porno dirigidas, producidas y escritas por mujeres.

      Nos reunimos con Erika en la recepción de su hotel en Times Square cuando vino a recoger su tercer premio por Mejor Película del Año en los Feminist Porn Awards 2012 por su más reciente contribución, Cabaret Desire. Nuestros primeros cinco minutos con ella nos la pasamos burlándonos de Times Square, y el resto del tiempo lo pasamos intercambiando opiniones sobre las porno más desagradables que habíamos visto en el pasado, y cómo ella planea acabar con ellas, o al menos ofrecer una alternativa más atractiva.

      VICE: ¿Cómo empezaste a grabar películas porno?
      Erika Lust: Necesitaba ganarme la vida y muchos de mis amigos estaban involucrados en películas y televisión, así que me empezaron a ofrecer cosas sencillas como recoger personas en el aeropuerto y demás. Hice eso durante algunos años y después empecé a subir y a trabajar como asistente de producción. Nunca me propuse hacer películas, simplemente pasó. Siempre tuve una gran pasión por las películas, y por el teatro. Mi hermana era una bailarina de ballet cuando era pequeña, así que todas esas cosas me enloquecían y eran mi gran pasión, pero nunca me imaginé capaz de hacer ese tipo de trabajo. Era una estudiante demasiado buena. Por ahí de 2004 empezó mi interés por el lado técnico y artístico de las películas, así que tomé algunos cursos nocturnos. Eventualmente tuve una oportunidad de hacer un corto, pero me sentía un poco perdida y no sabía qué hacer. Algo que siempre me había apasionado era el feminismo, y otra cosa era la sexualidad, así que combiné estas cosas y decidí hacer una película explícita. Una película pornográfica. Pero desde mi punto de vista, para mujeres.
       
      La mayoría de las porno son muy desagradables.
      ¡Sí! Cuando tuve mi primera "educación porno", porque eso es lo que es, una educación, tenía al clásico novio que llegaba con sus DVD y me decía: "¡Hay que hacer esto!" Siempre tuve esta sensación de que, sí, mi cuerpo reaccionaba a estas imágenes,  pero realmente no me gustaban. Había una enorme discrepancia entre lo que sentía físicamente, y lo que sentía emocional e intelectualmente.
       
      ¿Por qué crees que tanto porno sea asqueroso y desagradable?
      Creo que la razón de esto es que el porno es una industria completamente dominada por los hombres. Y no son cualquier tipo de hombres. El porno empezó en los sesenta y setenta como algo progresivo. El porno fue la respuesta a una sociedad conservadora en la que la sexualidad era algo que debía esconderse. Los primeros pornógrafos fueron unos visionarios. Después, en los ochenta, la tecnología llegó y lo arruinó todo. De repente había una cámara de video en cada hogar, y no eran costosas, cualquiera podía comprarlas, así que muchos hombres, dueños de bares nudistas y antros, las empezaron a comprar y a decir: "Hay que grabar a las chicas". Empezaron a ganar dinero, y querían cada vez más y MÁS, así que la cosa se puso más y más desagradable. Nunca se trató de la sexualidad, y mucho menos de la sexualidad femenina, eran simplemente objetos.
       

      ¿Crees que llegará un día cuando apreciar el porno ya no sea considerado un tabú?
      Uno nunca sabe, la sociedad tiende a abrirse y a cerrarse otra vez. Pero tengo el presentimiento de que estamos dando dos o tres pasos hacia adelante, y sólo una hacia atrás. Pero puedo ver a un cierto grupo de personas, un grupo de personas intelectuales y abiertas, que están empezando a aceptar la pornografía como algo bueno, como algo que puede ser parte de nuestra sexualidad de una forma más natural, pero esto todavía no lo comparten las masas.
       
      Cuando haces una película, ¿en qué te involucras? ¿Diseño del set, audiciones, todo?
      Todo. Soy la jefa en todo [Ríe]. Mis películas tienen un pasado y un futuro. Realmente estoy contando quiénes son estas personas, y por qué sienten lo que sienten. En la mayoría de las películas siempre es, "ahí está el sillón", y así empiezan. No sé si es un sentimiento generalizado para todas las mujeres, todas tenemos nuestra propia sexualidad, pero para mí, es difícil que me prenda cuando no tengo idea de lo que está sucediendo. Estoy involucrada en absolutamente todo. Pienso la historia que quiero contar, escribo el guión, las audiciones, todo. Para mí, hacer una película es como un embarazo. Un periodo de nueve meses para hacer la película que quiero.
       
      Cuéntanos un poco de las audiciones. ¿Cómo son?
      Siempre intento quitarle el porno a los actores que audiciono, porque es algo completamente distinto. Si ya han trabajado en la industria, entonces están haciendo las posiciones. Tengo que pedirles que tengan sexo como lo hacen en la vida real porque, fuera de la cámara, ni siquiera las estrellas porno tienen sexo como las estrellas porno. El porno es algo extraño en donde se tienen que separar a las personas para que se pueda ver todo. En la vida real eso no te satisface, porque en la vida real la satisfacción viene de la intimidad, y de poder sentir la piel de la otra persona. Así que en mis películas intento hacer que tengan relaciones como las personas de la vida real, y después es mi trabajo encontrar los ángulos.
       
      Lo que más me gusto de Cabaret Desire fue que la película tenía un diálogo real, y todos eran atractivos.
      ¡Claro! Para mis películas audiciono a las personas que me parecen atractivas, porque necesito que me atraigan cuando las veo en estas historias, pero no son atractivas de una forma artificial. Me encanta la estética, me encantan las cosas bonitas y eso es lo que quiero mostrar.
       
      Para la mayoría de la gente, a menos de que la estés viendo en un festival o algo así, una porno se ve sólo por cinco minutos. ¿Por eso hiciste Cabaret Desire en pequeños segmentos que se pueden ver de forma independiente?
      Sí, así es. Cuando estás buscando ese algo que te da la pornografía, por lo general sucede en 20 minutos. Siento que sería muy complicado hacer una película de hora y media que sólo sigue y sigue y sigue. Veo muchas películas comerciales e independientes, y muchas veces siento que son demasiado largas. No sé si la sociedad empezó a ir cada vez más rápido, y ya no tenemos tanto tiempo como antes, pero siento que películas como Misión Imposible sólo siguen y siguen. Creo que tenemos que repensar el formato de las películas, de todas las películas.
       
      Cuéntame del premio que vas a recibir.
      ¡Película del Año! Es mi tercer premio. Los Feminist Porn Awards empezaron como una forma de mostrar que hay otro tipo de porno allá afuera, porque tenemos muy poca visibilidad. Esa es la razón más importante por la cual ganar este premio y tener la oportunidad de darme a conocer significa tanto para mí, porque la gente no sabe que existen este tipo de películas.
       

      ¿Por qué es importante el porno?
      Es importante porque es parte de nuestra sociedad. Aunque la gente no quiera aceptar que el porno es parte de nuestra cultura, ¡lo es! Así como la mercadotecnia es parte de nuestra cultura, porque está allá afuera y nos afecta. Es de particular importancia para los jóvenes, porque ellos no tienen una educación sexual de verdad. Les enseñamos las cosas básicas, que tener relaciones puede llevar a un embarazo, puedes contraer ETS, pero no les enseñamos CÓMO tener sexo. No nos enseñan a hacer estas cosas, y después cuando eres una chica, o un chico, empiezas a sentir: "VAYA, tengo esta sensación. Quiero hacer algo. No sé cómo hacerlo". ¿Qué haces? Vas a internet o encuentras un DVD. Empiezas a ver pornografía. ¿Qué es lo que aprenden cuando ven pornografía? Aprenden muchas cosas sobre el porno, pero casi nade sobre sexualidad. Tienen una idea asquerosamente equivocada de cómo funciona el sexo. En lugar de descubrirse, están recreando lo que ven en la pornografía.
       
      ¿Estás trabajando en otros proyectos?
      Cabaret Desire salió en noviembre, así que todavía la estoy promoviendo. Creo que es mi mejor película y siento que estoy empezando a controlar las cosas, a transmitir mi forma de ver. En este momento mi objetivo es promocionarla. Hacer que la gente la vea.
       
      ¿Cómo editas esos ruidos pedorros que hacen los cuerpos y demás cuando haces tus películas?
      [Risas] No los quiero editar. Los quiero dejar. Todo. Quiero que todo sea tan natural como sea posible.
       
      Descubre más sobre Erika y Lust Films AQUÍ
       
      Fotos por Maxwell Lander
       
       

      -

      Temas: Erika Lust, porn, Cabaret Desire, the Feminist Porn Awards, porn for women

      Comentarios