Spleen! Journal

Grandes noticias de Zacatecas: la reaparición de Chucho Reyes Cordero

Por Dominique Legrand-Hubert

Spleen! Journal es una revista bimestral que publica crónicas latinoamericanas. Aunque en VICE normalmente no publicamos textos generados para otros proyectos, decidimos hacer una excepción, porque nos gusta lo que hacen en Spleen J., un medio impreso no lucrativo e independiente al que admiramos y respetamos. Así que durante los próximos meses, compartiremos algunos de los mejores artículos publicados originalmente en spleenjournal.com.


Instalación Ivan Leaños.

En el grupo SUMA, que ya es historia en la historia del arte en México, había un joven que casi nunca hablaba y producía una obra extraordinaria, puro color y plumas ¡Parecía que sus telas iban a prender vuelo! Era Chucho... Hace una semana lo volví a ver en casa de mi vecino Gabriel Macotela, y me contó sus últimas hazañas en su tierra zacatecana.

El reencuentro se dio de un modo muy raro: yo estaba en agosto pasado en el festival de cine de Douarnenez, en el Finisterre bretón, cuando me hablaron de un intercambio entre grabadores de esta ciudad y de Zacatecas. Fui a “La Friche”, un inmenso taller frente al mar, y allí me contó Sarah Goaër, una bretona vuelta zacatecana, los pormenores del encuentro. Claro, hablamos de Chucho, del que yo no tenía noticias desde hace treinta años. Resultó que trabajaban juntos.

Sarah llegó a Zacatecas hace ocho años para trabajar en la Alianza Francesa, colaboró con el fotógrafo Eric Verdier, que hizo fotos panorámicas de 360 grados sobre los museos de la ciudad, armó un taller de cerámica con Armando Haro y expuso en 2012 en uno de los grandes lugares de allá: la galería Arroyo de la Plata.

Con los bretones de Douarnenez, se realizó un intercambio a partir de los temas entrelazados del desierto y del mar con, por ejemplo, analogías plásticas muy interesantes entre las minas de plata norteñas y las escamas plateadas de las sardinas procesadas en Douarnenez. Con la ayuda del Instituto de Cultura local, diez artistas bretones expusieron cuarenta grabados en el Festival Cultural de Zacatecas del 2012, y luego se presentó en Douarnenez, (donde, por cierto, hay un excelente festival de cine internacional) una expo colectiva de veinte artistas de la ciudad de los museos. Uno de los zacatecanos, Alberto Ordaz, expuso Babel una serie de grabado e impartió un taller de grabado allá. Parece, quién sabe por qué, le fue difícil regresar. Todos trabajan para que el intercambio se concretice de manera estable.

Desde septiembre del año pasado, Chucho Reyes y Sarah Goaër trabajan en el mismo taller de escultura dirigido por el escultor Iván Leaños que se ubica dentro de las instalaciones del Instituto de Cultura Zacatecano, ella sobre el tema de las nubes, con papel, vegetal y resina, y Chucho, sobre las Viborrachas (víboras borrachas) y la arquitectura curvilínea, sus obras en bronce se expusieron en el Estudio Galería en Zacatecas, durante el Festival Cultural del 2013.


Rosy Guerrero.


Exposición Chucho Reyes, Estudio Galería.


Instalación Sarah Goaër, Estudio Galería

Forman parte de un colectivo de artistas, llamado el “Va y Ven”, asimismo desarrollan actividades periódicas dentro del concepto Arte de la Tierra, fundamentalmente instalaciones colectivas en espacios abiertos a partir del material que se encuentra en el lugar. Otra de las actividades es el Arte Urbano: esténciles, plantillas de papel y graffiti en la calle. Dentro del festival de veta Grande en marzo 2013, donde participó el colectivo “Va y Ven”, invitado por el municipio dentro del que se presentó el grupo de teatro “El Escarabajo” dirigido por Rosalina Lopez. El trabajo en la calle tuvo un eco positivo en las poblaciones, como cuando los niños brincaban e inventaban coreografías para no pisar las mariposas en esténcil de Luis García o cuando les pidieron las plantillas para reproducir las mariposas en su casa.


Rosalina López-Vetagrande.


Arte de la tierra-Vetagrande-Sarah Goaër.

Próximamente estarán preparando unas intervenciones con los niños del municipio de Mezquitic, en el sur del estado. Para noviembre, Chucho y Sarah tienen un proyecto de instalaciones sobre el lenguaje, con poesía visual, caligramas, poesía concreta y jaulas que contienen objetos que tienden a liberarse.

Lo que diferencia Zacatecas de otras ciudades que me tocó visitar, es el apoyo brindado a los artistas por el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”, que se muestra solidario, debido quizá, por los ejemplos de los ilustres nativos de la ciudad: Felguerez, los Coronel, Goitia, todos hicieron museos aquí con sus colecciones.

Falta hablar de un proyecto de pintura en gran formato generado por Chucho Reyes, esto vendrá en su debido tiempo. Ahora vienen fotos de la expo multidisciplinaria en el “Molino” (una antigua fábrica de harina) en Guadalupe Zacatecas este 18 de julio, exposición que se realiza con el propósito de rescatar este lugar para convertirlo en centro de las artes. Además, éste es un espacio de eventos y actualmente taller del pintor Luis Felipe de La Torre, quien impulsa este proyecto con la participación de 40 artistas multidisciplinarios de Zacatecas.

*Este texto fue publicado en Arte e Historia México.

Anteriormente:

Adiós a la casa de Neter

Lee más en la columna Spleen! Journal.

Comentar