La Guía Vice para ser gay

Por VICE Staff

Fotos de Jamie Lee Curtis Taete

Ser gay se inventó en 254 dC en la ciudad de Sodoma. Desde entonces, miles de hombres han disfrutado de la experiencia de tener sexo con otros hombres. Sin embargo, aunque suene tan divertido y normal, UN CHINGO de gente todavía no lo tolera. De hecho, muchos creen que tener el pito cerca de otro hombre, sea el agujero que sea, es lo mismo que restregarla con el cepillo de dientes de Dios. Como toda esta “onda gay” trae controversia, se evita en todos los eventos religiosos y en presencia de imbéciles. He aquí nuestra guía a todo lo que siempre has querido saber sobre ser gay pero no te atrevías a preguntar.

Oh, y las lesbianas también son gays. Pero esta guía sólo es para chicos gay. Pero no se preocupen, pronto les llegará el turno a ustedes también, chicas.

A
Anal

Aparentemente, el 15% de los tipos gays nunca practican sexo anal. Si los de ese 15% están leyendo esto, ¡DEBERÍAN PROBARLO! No sabes lo que es el sexo de verdad hasta que no pruebas el sexo anal. Quizás te duela las primeras veces, ¡pero que te den!, dile a tu chico que te la clave en el ano y ¡vente, vente y vente otra vez! Aunque debes tener algo en cuenta: si te metes en la madriguera, al final encontrarás al conejo. En este caso, el “conejo” es la “caca”.

B
Bares gays

La escena gay es una mierda. Pero si quieres coger aunque solo sea un poquito, tendrás que comértela con papas. Uno pensaría que hay bares gays en los que en realidad te atienden, con todos esos locales para tipos grandotes y peludos, bares de padres, bares de punks gays, bares de charros mexicanos y bares para gays cuyo fetiche son los pelirrojos (por cierto, todo esto son bares gays en los que he estado). Pero no, no importa a dónde vayas, escucharás el mismo remix de “We Found Love” en todas partes cuatro veces por hora. Y entonces sí que te vas a aburrir.

C
Clóset 

Una conocida mía se lo contó a sus amigas en un bar, la gente lo oyó y lo gritó a los cuatro vientos y ¡resulta que la banda la estuvo invitando copas toda la noche! ¿Genial, no? Otro güey que conozco se lo contó a su familia y su hermano le ató las manos a la espalda y lo tiró al río. No tan genial, ¿eh? Supongo que la mayoría de veces las historias de salir del armario están en medio de esos dos extremos. Casi ningún padre se alegra de que su hijo traiga a un novio a casa, pero, al mismo tiempo, casi ninguno tampoco lo atropella con el coche.

Aún así, lo mejor de salir del armario es, en realidad, SALIR del armario. Lo sé, a veces puede ser morboso tener un gran secreto (como que eres Alex Mack o Batman), pero cada día que un gay pasa dentro del armario, se vuelve un poquito más loco. Así que o tiras abajo las puertas del armario o mentalízate, te convertirás en Jeffrey Dahmer Reloaded. A menos que vivas en Arabia Saudí o algo así. En ese caso, quédate calentito dentro del armario.

PD: siento decírtelo pero la verdad es que todo el mundo ya lo sabe. Incluso tu madre. Es bastante obvio.

PD1: Si tus padres son imbéciles y te rechazan, que les den por culo. Tardarán unos tres años en digerirlo al 100% (cinco si son mayores). Si después de ese tiempo todavía te repudian, olvídate de ellos.


D
Drogas

El cristal solía ser la droga gay de moda. Antes, las vestidas solían coger bastante puestas e ir a fiestas de mierda con música de mierda y tomar un montón de Viagra y coger como conejos sin condones y contraer el SIDA. El cristal es lo peor. Nunca tomes cristal. Éxtasis, mariguana, ácido... eso está bien, pero, ¿podría la gente dejar de meterse cristal? Y la mefedrona, o lo que vergas sea esta nueva droga que ahora se meten hasta los más adultos. Basta de esas drogas, chingá.

E
Equality [igualdad]

¡Jamás pasará! Piénsalo bien; hay tantos sitios en los que los gays son tan poco apreciados como una mierda en una almohada: en Oriente Medio, en África, en el 50% de Europa, buena parte de América, en el 99% de Sudamérica y en el 80% de Asia.

Por supuesto que hemos progresado, pero aun siendo optimistas y pensando que el número de carcas medievales que odian a los gays va disminuyendo gracias a los nuevos güeyes fabulosos y liberales, tardaremos tanto en aceptarlo que para cuando a los fascistas ya les parezca bien, todos los sitios fabulosos y liberales de la Tierra ya habrán caído en algún despotismo religioso y volverán a odiar a los gays. Qué mierda, ¿no?

Comentar