©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      La época de oro de las pornochadas

      April 27, 2012

      Por Matheus Trunk, fotos: cortesía de la Cineameta Brasileria y Farah Prod. Cinematográficas Ltda.

      Noite das Taras N2, dirigida por David Cardoso, John Doo y Ody Fraga. 

      En el centro de Sao Paulo hay una zona conocida como Cracolandia, un barrio lleno de prostitutas y mucha violencia por el tráfico de drogas. Pero durante los años setenta y ochenta, esas mismas calles estaban abarrotadas de cineastas y musas que hacían realidad los sueños de cualquier calenturiento. En aquellos tiempos, esa región se conocía como Boca do Lixo (Boca de Basura), y era una fábrica de éxitos. Aunque Brasil estuvo bajo una dictadura militar, desde 1964 hasta 1985, Boca produjo más de 432 largometrajes, casi todos exitosos. La mayoría eran sexy comedias con muchos desnudos y un humor bastante enfermo; se conocían como pornochanchadas.

      Boca también introdujo una variedad de películas con géneros como dramas, westerns, experimental, policiaco y rurales, y varias se han convertido hoy en clásicos de culto, cuyas copias piratas comparten los aficionados brasileños en sus blogs. 

      A sus 71 años de edad, Rodrigo Montana es el último cineasta que aún vive en la región. “Este lugar fue nuestra escuela. Es el Broadway de Sao Paulo”, me explica. “Mi sueño es hacer un Camino de la Fama, como el que hay en Hollywood. ¿Crees que se pueda?”, me pregunta con toda seriedad.

      La mayoría de las películas producidas en Boca eran hechas por amateurs, y para atraer al público masculino y tener éxito, las películas contrataban actrices hermosas. Con el tiempo, Boca tenía todo un sistema de estrellas femeninas, y muchas de ellas se convirtieron en íconos durante las siguientes décadas en todo Brasil. Helena Ramos, Matilde Mastrangi, Aldine Müller, Nicole Puzzi, Patrícia Scalvi y Zilda Mayo fueron las musas de primera generación. Aparecieron en la portada de prestigiosas revistas para hombres y en los anuncios de las películas. Pero después llegaron las de segunda generación: Claudete Joubert, Zaíra Bueno, Vanessa Alves, Sílvia Gless y Zélia Martins, entre otras. 

      Comentarios