©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Las enfermedades son más inteligentes que nuestros medicamentos

      January 9, 2013

      Por Bruno Bailey


      Ilustración por Sam Taylor.

      Aquí en Occidente, nos hemos acostumbrado a tener medicamentos efectivos contra males comunes al alcance de nuestras manos. La mala noticia es que esas medicinas pronto dejarán de funcionar. Esto se debe a que los patógenos responsables de algunas de las enfermedades más horripilantes del mundo, muchas de las cuales ya han sido casi erradicadas, han seguido mutando y desarrollando mayor resistencia contra las supuestas curas. Como soy hipocondríaco, tenía que averiguar sobre este desastre biológico que se cierne sobre nosotros. Así que platiqué con Rachel Nugent, quien dirigió la Iniciativa y Grupo de Trabajo para la Resistencia contra Medicamentos, sobre su investigación con estas terribles enfermedades y los tratamientos que, muy pronto, dejarán de funcionar.

      VICE: ¿Por qué esas medicinas están empezando a fallar?
      Rachel Nugent:
      Hay muchas maneras en las que un patógeno puede desarrollar resistencia a los medicamentos. Una es cuando las personas que usan medicinas adecuadas no terminan el tratamiento. Quizá después de unos días comienzan a sentirse mejor, así que no ven ninguna razón para seguir tomando la medicina. Tienes que presionar a estos bichos para matarlos, pero no funciona si no lo haces bien. Es como si estuvieras en el cuadrilátero, tienes al bicho contra las cuerdas, y te das la vuelta porque crees que ya ganaste. Bien, pues el bicho puede regresar, y por lo general regresa más fuerte. Esto se llama “resistencia adquirida” y quiere decir que el patógeno se adapta dentro del cuerpo de la persona para ser menos susceptible a los medicamentos. La otra forma en la que las cepas resistentes se propagan es cuando una versión ya resistente del patógeno se transmite de una persona a otra, o de una animal a un humano. Entre más se esparce esta cepa resistente, se vuelve más común.

      ¿Las versiones resistentes de un patógeno se consideran nuevas cepas? ¿Son lo mismo?
      Sí, por lo general, pero la resistencia no siempre se debe a una mutación. Puede ser el resultado de un cambio en la forma en que el microbio se adapta a su entorno. Además, las mutaciones ocurren todo el tiempo y no siempre resultan en una mayor resistencia. En términos generales, las enfermedades infecciosas son las que más atención requieren en términos de resistencia, aunque esto también aplica para medicamentos contra cáncer, por ejemplo.

      ¿Entonces la rápida mutación de los patógenos de enfermedades infecciosas también acelera resistencia?
      Sí. Pueden cambiar a una tasa de cientos o incluso miles de mutaciones por hora. También se pueden adaptar de otras maneras para sobrevivir en presencia de los medicamentos. La malaria, por ejemplo, es muy difícil de controlar. Hemos desarrollado medicinas contra eso, pero el parásito que la produce se adapta muy rápido y de forma muy eficiente. No podemos seguirle el paso. Tenemos muchos antibióticos disponibles, pero son muy similares entre sí, así que cada patógeno que muta o se adapta en respuesta a un tipo de antibiótico tiene más facilidad para volverse resistente a otros.

      Descubrí que la tuberculosis es uno de los casos más estudiados en la lucha contra las enfermedades bacterianas resistentes. ¿Por qué les preocupa tanto? Creí que la teníamos bajo control.
      La TB es un excelente ejemplo de una forma en la que se desarrolla una resistencia a los medicamentos, porque una persona necesita usar medicamentos contra TB durante largo tiempo para poder curarse. En un caso normal de TB, un individuo puede tomar medicamento durante nueve meses. A lo largo del tratamiento, es muy fácil que el paciente olvide o decida dejar de tomar sus medicamentos. Y las medicinas contra TB son horribles; la gente no las quiere tomar. Pero en el caso de la TB, el sistema médico ha respondido muy bien. Por lo general observamos a los pacientes de TB con un método que llamamos Estrategia de Tratamiento Breve Bajo Observación Directa, para garantizar que tomen sus medicamentos en los intervalos prescritos. Nueve meses podrá sonar a mucho tiempo, pero si alguien tiene la mala de suerte de contraer una cepa resistente de TB, esa persona tendrá que tomar medicamentos durante al menos un par de años.

      ¿Qué tan predominante es esta versión súper resistente de TB?
      Está allá afuera y se ha extendido bastante. El tratamiento es uno de los peores regímenes farmacológicos disponibles, y es mucho más caro que los medicamentos normales contra la TB. Ahora hay algunas versiones de TB que realmente no podemos curar. Los medicamentos que tenemos no parecen curarla. La llamamos TB completamente resistente, aunque todavía no es un término oficial. El término utilizado para otras formas de TB resistente son tuberculosis multirresistente (MDR-TB, por sus siglas en inglés) o tuberculosis extremadamente resistente (XDR- TB, por sus siglas en inglés). La TB completamente resistente no se ha generalizado, y a la gente no le gusta hablar de ella.

      ¿Los medicamentos pirata fabricados en Asia contribuyen al dilema de las drogas resistentes?
      Sí, y aquí es donde India, China y otras fuentes de fármacos de baja calidad tienen relevancia. No es sólo cuestión del mal sistema de salud que muchos de estos países tienen, sino también el problema de los fármacos subestandarizados. Son fármacos que funcionan, se sienten o incluso actúan como buenos antibióticos o buenos medicamentos contra la malaria, pero suelen hacerse en fábricas que escatiman con los ingredientes activos, o los hacen de alta calidad y los degradan en algún punto de la cadena. Tanto los fármacos pirata como los subestandarizados son una amenaza y pueden resultar en una mayor resistencia, aunque un medicamento completamente pirata no incluirá el ingrediente activo, así que no ayudará a desarrollar una resistencia. Tener muy poco ingrediente activo es lo que permite que la enfermedad sobreviva a la presión.

      Claro que no todos los fármacos provenientes de India o China son subestandarizados o piratas. Pero la cantidad de drogas malas que entra a los países pobres, e incluso a algunos ricos, es abrumadora. Y así como los nuevos medicamentos recorren todo el mundo, las enfermedades resistentes también son muy buenas viajeras.


      Un acercamiento a la bacteria de gonorrea Neisseria, rodeada de células blancas. Si tienes a estos pequeños cabrones dentro de ti, es muy probable que tengas gonorrea, y si son del tipo más resistente, estás jodido. Foto por CDC/Joe Millar.

      Acabo de leer sobre una especie superior de gonorrea que, hasta ahora, es incurable.
      La gonorrea es algo que no nos ha preocupado mucho durante décadas; se curaba fácil y rápidamente con antibióticos. Pero ahora estamos viendo nuevas cepas de gonorrea y algunas otras infecciones de transmisión sexual. Estas enfermedades pueden hacer mucho daño si no se tratan.

      ¿Qué hay de los medicamentos contra el VIH y SIDA?
      Este es un caso en el que podemos decir que la resistencia nos lleva la delantera; está en el futuro. Está ocurriendo muy lentamente y se ha documentado muy poco; parece que menos del cinco por ciento de los casos son variantes resistentes. Eso sigue siendo poco, pero sí estamos gastando dinero para poner a un paciente en antirretrovirales (ARV), y no prestamos atención al manejo de los fármacos ni en el cumplimiento de los regímenes por parte de los pacientes, por lo tanto también será un grave problema. Piensa en todo el dinero en investigación y desarrollo que se invierte para producir ARV, los cuales fabricamos para combatir el VIH. Necesitamos el mayor número posible. Es evidente que estamos perdiendo muchos de los antibióticos que tenemos, si no es que todos los medicamentos antimalaria que tenemos.

      ¿Qué pasará cuando todos los medicamentos antimalaria dejen de funcionar? ¿Todos moriremos por el piquete de un mosquito?
      Ya estamos viendo una resistencia a todos los tratamientos contra la malaria, incluso las terapias combinadas con artemisinina, que son fórmulas con múltiples fármacos combinados en una pastilla. La artemisinina había sido el único agente efectivo contra la malaria hasta hace poco, y ha sido útil combinarla con otros medicamentos, porque los fármacos trabajan diferente, o tienen distintos mecanismos de acción. Hacer que el patógeno luche contra varios mecanismos es mucho más eficiente que enfrentarlo contra uno solo. Quizá hayas escuchado del uso de cocteles de medicamentos para combatir el SIDA. Es el mismo principio.

      ¿Por qué no funcionan los viejos medicamentos antimalaria?
      Hasta hace poco, lo único que teníamos para combatir la malaria eran fármacos viejos como sulfadoxina-pirimetamina y cloroquina, que datan de los cincuenta. Entre más tiempo se use un fármaco, es más probable que se desarrolle una resistencia contra él. Es por eso que se espera que el uso generalizado de ARV en todo el mundo resulte en una mayor resistencia.

      ¿Las personas infectadas con estas cepas tienen esperanza?
      En el caso de la tuberculosis, no hay nada que podamos hacer sino tratarla con medicamentos de segunda o tercera línea. Los fármacos de segunda y tercera línea son tus refuerzos. Son más caros, suelen tener peores efectos secundarios y requieren de instalaciones médicas más avanzadas para administrarse. Para algunas enfermedades, no tenemos refuerzos. Pero la gente también se puede morir y esto pasa.

      -

      Temas: medicina, medicamentos, enfermedades, virus

      Comentarios