Ojo, mucho ojo

Alinka Echeverría

Por Staff de Vice

Conociendo Latinoamérica a través de los fotógrafos más chingones del continente.

Alinka Echeverría es una fotógrafa mexicana que dejó por un momento su maravillosa vocación por los retratos, para sumergirse en un proyecto en donde muestra a las personas a partir de su relación con la Virgen de Guadalupe.

Camino al Tepeyac se construye a lo largo de una peregrinación hasta la Basílica de Guadalupe, en México, y son los fieles que transportan las imágenes y altares de gran formato quienes serán retratados a partir de sus objetos votivos. Según la artista, parece que a cada paso, los feligreses dan vida a la Virgen durante el trayecto.

Este trabajo le valió a Alinka Echeverría el Premio de la Fundación HSBC 2011, gracias al cual pudo publicar su libro Sur le Chemin de Tepeyac, en Francia.

Anda a ver las fotos de Alinka al IFAL en la Ciudad de México. La exposición estará hasta el 20 de julio (afortunadamente hubo una pequeña prórroga), es por eso que en Vice fuimos a hablar con ella y que nos explicara de qué se trata exactamente este proyecto.

Vice: ¿Cómo surgió la idea de Camino al Tepeyac?
Alinka Echeverría:
Surgió a partir de una visita a la Basílica de Guadalupe para realizar un documental cinematográfico. Cuando caminábamos hacia la Basílica entre los seis millones de peregrinos, de vez en cuando veía a una Virgen, que parecía que estaba flotando y bailando. El ritmo del paso de su portador le daba vida. Entre los tonos apagados de los jeans, mochilas y cabezas de los peregrinos resaltaban mucho las imágenes coloridas y decoradas de las Vírgenes. Me llamó mucho la atención y empecé a fotografiarlas. La descontextualización fue un proceso creativo intuitivo, los imaginé uno a lado del otro; para poder hacer eso necesitaba crear espacio y quitar el ruido visual del entorno. A pesar de ser una actividad social y colectiva creo que cada peregrino experimenta la experiencia espiritual a nivel individual, y para mi la descontextualización comunica esto. Fue muy intuitivo y así tal como lo imagine ese primer día quedo la obra final.

Tienes un gran trabajo con retratos. En el caso de Camino al Tepeyac, retratas a las personas de espaldas, o más bien, retratas las imágenes de la Guadalupana que llevan a cuestas. ¿Por qué te llama la atención esta imagen?
Me interesa la relación entre la imagen y la fe. A partir de la aparición de la virgen, los mexicanos creen en ella. Me pregunto: ¿Qué papel que tuvo la imagen en la conquista espiritual? ¿Por qué necesitamos una imagen para creer? ¿Por qué como seres humanos siempre le queremos dar imagen a eso que queremos (desde tener la foto de la abuelita en la casa hasta venerar imágenes)? Mi obra es una observación de esto, además del icono de la Virgen dentro de la cultura visual contemporánea de México; la Virgen forma parte de la cosmología del mexicano.

¿Cuáles son las diferencias más notables entre una Virgen de Guadalupe y otra?
Creo que la forma en las que las decoran y cargan. Todas las imágenes son de la misma Virgen, pero la variedad es increíble. Cada peregrino es diferente y nos releva la relación personal y única con "su Virgen", por eso quería fotografiar el mayor numero posible, para mi es importante la acumulación de imágenes en este proyecto y la similitud y contraste entre cada uno. La documentación sistemática viene de la tradición de los fotógrafos alemanes Becher.

¿Cuál es tu foto favorita de esta serie?
Hay tantas, me encanta el perro que se portó muy bien y posó para que tomara la foto, y el peregrino que lleva también la virgen de Juquila, unas botellas de Coca-cola y una postal de un dios hindú también me gusta mucho.

Algo que quieras agregar...
¡Gracias Vice, y ojalá tengan oportunidad de ver la exposición!

Más Ojo, mucho ojo aquí.

Comentar