Para los presos de Santa Martha la música ofrece una libertad interior

Por Frederick Bernas


La prisión de Santa Martha Acatitla. Todas las fotos fueron tomadas por Amado Trevino y Frederick Bernas.

En las calles alrededor de la prisión de Santa Martha Acatitla en la Ciudad de México, los perros callejeros buscan restos de comida. La camionetas pickup pasan de un lado a otro con guardias en pasamontañas armados con cuernos de chivo. Pero el 25 de septiembre, los reos encontraron una manera de escapar… metafóricamente, claro esta.

Fuera de Control, un colectivo de hip-hop formado en la prisión, celebró la victoria en Rolando Rolas, un duelo de bandas entre las correccionales de la capital. Se instaló un escenario al aire libre frente a las gradas, ocupadas por cientos de reos, quienes gritaban alegres al ritmo de la música.

La canción ganadora fue “La nave del olvido”. Sobra aclarar que esta canción habla sobre libertad, esperanza, paz espiritual y el deseo de un mejor futuro, con palabras de perdón para los enemigos del pasado.

“Hicimos esto para que la gente pueda ver que hay rehabilitación en prisión” dice Daniel Hernández García, mejor conocido como MC Feck, quien ha pasado los últimos cinco años encerrado. “Estamos aquí por errores que no justificamos, pero la música es una forma de liberarnos. Somos libres en la mente, el corazón y el alma”.

Rolando Rolas nació en 2010. Está conformado por Armando Vega-Gil, bajista de Botellita de Jerez y la autora Laura Esquivel. Originalmente sería un estudio móvil y un centro de presentaciones para vecindarios marginados.

Después de dar varias presentaciones en prisión, Vega-Gil se inspiró para empezar las competencias. “En las calles queremos estar de fiesta, en las prisiones queremos una vida mejor. Es la misma misión”, dijo.

Cinco bandas de cuatro instituciones diferentes grabaron cada una canción, todas con videos que recibieron 40 mil vistas y más de 7,300 votos en poco más de un mes. Junto con un panel de expertos, la votación otorgó el primer lugar —la oportunidad de grabar un álbum completo— a Fuera de Control.

“Se siente como enamorarse por primera vez, no lo puedo poner en palabras”, dice Antonio Silva Rodríguez, mejor conocido como MC Toonz, quien fue sentenciado a siete años por pintarle el cuerpo a una menor de edad. “Estábamos en prisión, fuera de control y empezamos a hacer música. No había nada antes de nosotros. Somos voceros de los prisioneros, las voces que nadie escucha”.

“Esperamos que las autoridades se den cuenta de cómo el arte puede influir en los reos, y ayudarlos a volverse parte de la sociedad una vez más”, dijo su padre, también llamado Antonio Silva Rodríguez.

Un reporte reciente de la comisión de derechos humanos en México concluyó que 60 por ciento de las 430 prisiones en el país están controladas por pandillas. La falta de espacio es otro grave problema, en particular con la guerra contra el narco de los últimos años.

“Es un mundo ahí dentro”, dice Gonzalo Castells de Charco Records, que organiza el concurso. “Es como la Ciudad de México, pero un microcosmos; y lleno de hombres”. Hay historias sobre peleas de gallos, prostitutas y celdas de lujo con pantallas de plasma y aire acondicionado en las penitenciarias del país.

“Tienen una microeconomía y todos trabajan por encajar”, explica Carlos Cruz Suazo, también de Charco. “Trabajan para ciertos ‘padrinos’, vendiendo cualquier tipo de producto, desde comida hasta drogas, sólo para conseguir un lugar donde dormir”.

Esta existencia corrupta es una realidad diaria en Santa Martha Acatitla, pero Rolando Rolas trajo un rayo de esperanza a muchos de los viven ahí; aunque sea por una tarde. El siguiente paso, según los organizadores, es extender el evento a nivel nacional.

Y los miembros de Fuera de Control creen que su nuevo álbum ofrecerá una plataforma para transmitir mensajes positivos. “Siempre estamos pensando: ‘mi hijo escuchará esta canción, nuestros hijos la escucharán’”, dice Guillermo Días García, mejor conocido como New RapYazo.

“Queremos que los jóvenes salgan del mal camino, que escuchan nuestras experiencias, que eviten terminar en un lugar como éste”.

 

 Frederick es periodista en la Ciudad de Nueva York. Síguelo en Twitter - @frederickbernas. Su sitio web: www.frederickbernas.com.

Comentar