Patinar es chingón… me gusta patinar, patinar con mis amigos, patinar por el mundo con mis amigos…

Por Introducción por Gabriel Vázquez, entrevista y fotos por Pável Muñoz

Fausto Vitello, creador de Thrasher, le confió la patineta a Jake, quien sigue manteniéndolo real generación tras generación con cada publicación mensual de esta legendaria revista de skateboarding. Muchos no lo conocen pero todos los que alguna vez han patinado o siguen haciéndolo, lo respetan. Sin nada más que el patín, Jake pasó de ser el encargado de las cajas, a ser el curador de nuestra vida. Después de treinta años sigue chingando a todos para que nunca se acabe esto que algunos llamamos vida. Desde su inicio hasta lo que conocemos, todo pasa entre sus ojos. Thrasher es de todos, pero él es el jefe de nuestra pandilla.

Jake Phelps: Acabamos de lanzar Thrasher Latinoamérica. Aquí estamos, patinando alrededor del mundo. A huevo, por qué no.

VICE: ¿Por qué se tardaron tanto? 
Población. La gente está ocupada haciendo cosas. No sé. Parece que Thrasher significa muchas cosas para mucha gente entonces… Yo viajo mucho. En Brasil, la gente se prende con Thrasher….

[Se voltea hacia las cinco personas que también están en la sala e interrumpe.]

¡EY! ¡Cállense! ¡Estoy haciendo una entrevista! ¿Cuál es su problema? ¡Sálganse! En serio, me hacen encabronar. Sálganse...

[Silencio.] Es diferente para mucha gente…patinar es un ícono del antiautoritarismo… Es mejor … La gente está de acuerdo… A la chingada con los policías.

¿Conoces a algún patinador mexicano además de los que ya viven en el Gabacho?
Conocí a algunos mexicanos en Copenhague. Pero no, nunca he patinado con ninguno.

¿Cómo ves las posibilidades en México y Latinoamérica?
Aquí hay muchas posibilidades. ¿Por qué no? El skateboarding es gigante en todo el mundo… ¿Por qué no? Posibilidades para que haya pros y marcas de tablas… claro. ¿Por qué no? La gente hace patinetas de metal, he visto que gente usa tapaderas de alcantarilla. En Cuba cuando se rompe una tabla a la mitad la vuelven a pegar con clavos, así son las cosas. Si quieres patinar, vas a patinar. Así es.
Los latinos son conocidos porque son “go for it” y Thrasher apoya eso.

¿Qué tan hijo de puta tienes que ser para estar a cargo de Thrasher?
Yo no estoy a cargo de nada, soy el mismo güey que lleva trabajando 30 años en la misma compañía. No me importa. Puede ser que me iconicen con el skate por esa razón pero no es verdad. Yo no soy ThrasherThrasher son todos. Suele suceder que yo lo represento. Para mí, sólo significa hacer las cosas… si quieres construir un bowl en tu patio, construye un bowl en tu patio, si quieres patinar desnudo en la calle, ve y hazlo… Haz lo que tengas que hacer. No me importa.

Y, sobre tener que ser un hijo de puta… seguro que ayuda. Si alguien quiere que le compre un boleto de avión. No se lo voy a comprar.
Que alguien más se lo compre.

Pero la gente te escucha…
Sí, porque todo lo que digo lo digo por convicción… sé lo que digo. No voy a andar diciendo “¡Qué padre!”. No, no me importa. No me importa cuándo es el cumpleaños de tu hija… hay cosas que no significan nada para mí. Patinar es chingón, me gusta patinar, patinar con mis amigos, patinar por el mundo con mis amigos…

Y es que patinar no se trata de ser buena onda. Me caga decirlo. Cuando estábamos morros y no nos dejaban patinar una rampa, regresábamos y quemábamos la rampa. Si nosotros no podíamos patinar, nadie podía patinar. Éramos chicos malos. Ahora el skateboarding es “padre”. Las mamás y los papás son felices ¡Qué padre! La gente llega y me pregunta: “¿Cómo ves a mi hijo? Va a ser el próximo Tony Hawk…” No, no habrá otro Tony Hawk… así funcionan las cosas. Es interesante pensarlo. Pero no, no volverá a pasar.

¿Qué te gusta ver cuando ves skateboarding?
Me gusta ver las caras de los que se emocionan cuando bajan un truco. Me gusta ver las caras chuecas en las fotos de los que están intentando algo muy maniaco. Me cae bien la gente que no sabe qué está haciendo pero tienen la suficiente confianza para intentarlo. Eso me hace mucho sentido…

Skateboarding es una de las cosas más difíciles y algunos le entran diciendo “yo puedo hacer eso” [risas]. Pues que le den, que le entren, pero por eso están en el hospital todo el tiempo…

¿Qué tiene en especial y que está pasando en Frisco?
Primero que nada, se dice San Francisco. Es un lugar de bajada, rápido, peligroso, mucha gente muere atropellada ahí. San Francisco es una extensión de… Hoy la gente baja muy rápido con llantas pequeñas pero nosotros bajábamos en Bullet 66´s, nos paseábamos; nos movíamos. Más que nada resulta que la revista es de ahí, el ground zero para el skateboarding es Thrasher. Ahí es donde aprendí a patinar y lo reflejo en donde voy.

¿Tienes una era favorita de San Francisco?
No tengo una era. [Pausa] Tengo una era. No hay eras, las eras vienen y pasan. Ahora es… Ayer ya pasó. No hay algo escrito sobre mañana. Se trata de cómo vas a hacerlo. La primera vez que vi unos wallrides… yo me quedé pensando: “Déjenme entender: te subes a una pared…” Lo mismo pasó cuando vi unos streetplants. O cuando comenzaron a usar jump ramps. Eran cosas imposibles, que no eran reales. Y ahora son passé… ¿Quién sabe cómo será el futuro del skateboarding? No está escrito. Por eso estamos interesados en observarlo.

Aquí un fragmento de Sick boys (1988) uno de mis videos favoritos. Voz en off, San Francisco y Skate. Tú haz las matemáticas.

El mejor narrador del mundo

 

Lee más sobre skate en VICE:

 

Ben Nordberg cambiaría su pito por un juego de ruedas

El skateboarding vende ropa

Nenas sobre ruedas

Moratoria Fotográfica: No sabes patinar

Comentar