©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Por qué las chicas sólo deben tener sexo anal

      December 19, 2012
      De la columna 'Lo mejor de VICE 2012'

      Estoy a punto de darte la más grande limpia de colon de toda tu vida, porque el artículo de la Srta. Banal es pura PENDEJADA. Coger por el culo es lo mejor, porque la destrucción, degradación y el sufrimiento son DIVERTIDOS. Intentaré desarrollar más sobre esta simple verdad en los siguientes párrafos. Si hago mi trabajo bien, para cuando termines de leer esto estarás metiéndote el dedito por el culo y planeando cómo rellenar tu agujerito con más cosas divertidas.

      PENSAR CON TU ANO
      Es obvio que el sexo anal es una mala idea. Por eso es tan genial. Para las chicas, el sexo anal siempre va acompañado de un implícito “no”. Ésa es la primera lección de vida que hemos aprendido: “Mi ano expulsa cosas, no debo meter cosas ahí”. Buena chica. Pero parte de la emoción fundamental es retar a la fisiología. El sexo anal es divertido por la misma razón por la que es divertido orinarte en una patrulla, o quemar una iglesia; sólo que en este caso, y esto es importante, la única autoridad contra la que te estás rebelando es la tuya. Esto es algo de otro nivel. Es como condensar seis meses de terapia y “entrar en contacto contigo misma” en 20 minutos. Y, a diferencia de quemar una iglesia, puedes conservar tu trabajo y seguir siendo un adulto funcional dentro de la sociedad.

      TIENES QUE QUERERLO
      No puedes hacerlo como un estúpido experimento para reencender la llama de tu relación. Supongo que puedes hacerlo, pero entonces terminarás pensando: “Vaya, esto se siente muy desagradable. Espero no contraer una infección urinaria”. Ese no es el espíritu anal. El deseo tiene que venir de una profunda necesidad de sentirte degradada, y esto algo que tienes que expresar con tu lenguaje corporal. NO es un pacto diplomático, nada de “Está bien, cariño, puedes hacerme eso las veces que quieras siempre y cuando vengas a la boda de mi prima”. (¡Qué asco! ¿En serio hay personas que tienen este tipo de negociaciones?) Creo que hay un momento y un lugar para el sexo anal, y sabrás cuando llegue ese momento; él te lo dirá. (Es broma). (Bueno, no).

      EL DESGARRE ANAL TE DA CARACTER
      Sí, me ha sangrado el ano durante semanas (no constantemente, eso sería enfermo) y déjame decirte una cosa: no lo cambiaría por nada en el mundo. De hecho, estoy convencida que los desgarres anales te ayudan a tener un mejor entendimiento del mundo, porque, ¿adivina qué? La vida se trata de lidiar con cosas con las que preferirías no tener que lidiar, como sangrar de ese orificio. Pasas días sin comer porque no quieres cagar, porque no quieres reabrir esa herida que esperas esté sanando correctamente, pero eventualmente te recuperas y tienes dos opciones: a) quieres repetir la experiencia, o b) tomas precauciones.

      ROBAXIN
      Me topé con los relajantes musculares por accidente. Un día, un chico metió su pene sin problema alguno por mi ano y me quedé pensando: “¿Qué? ¿Creí que esto debía doler?” Después seguí mi vida como si nada, asumiendo que tenía un esfínter particularmente relajado. Me tomó algún tiempo darme cuenta que la fluidez con la que habíamos llevado a cabo aquella transacción se debía al hecho de que había estado consumiendo relajantes musculares todos los días (no importa por qué). El lubricante anal es una mentira.

      CAGAS SEMEN
      ¿Cómo puede esto no ser gracioso? Durante un milisegundo, te sientes orgullosa de estar secretando el líquido de la creación de tu cuerpo, hasta que recuerdas que está saliendo por un ducto de mierda. La imagen es tan bizarra y retorcida que es como un proyecto de arte sobre la recontextualización. O literatura feminista. “CAGANDO SEMEN: El amanecer del matriarcado”.

      DEGRADACIÓN VOLUNTARIA
      No, nadie abusó de mí cuando era niña. No, mi papá no me golpeó ni me abandonó. ¿Por qué es tan difícil creer que a una chica le GUSTA coger? Estamos hechas para eso. Estamos hechas para recibir pitos. Eso es lo que hacemos. No me hace inferior ni me vuelve impotente, me hace feliz. Antes de darme cuenta que me gusta que me traten con las patas, lo único que hacía era juntar pitos con vagina. Qué aburrida. Empieza con un acto de caballería y termina con un débil y triste orgasmo unos minutos después. ¡No tiene por qué ser así!

      TODO SALDRÁ BIEN
      Lo peor que te puede pasar es que te perforen el ano. ¡Pff! Igual que con el sexo vaginal, se siente extraño al principio. Es cuestión de acostumbrarse.

      Mary Ann, nena, eres cuadrada al cubo.

       

      @karacrabb

      -

      Temas: sexo, sexo anal

      Comentarios