La pregunta del día

¿Qué piensas de la implementación de parquímetros en la Roma-Condesa?

Por Alejandro Mendoza

Las colonias Roma y Condesa se han caracterizado por el creciente número de bares y restaurantes, la enorme cantidad de gente que se siente alternativa por chupar mezcal, tomar fotos, ser (virtual) dj o hacer cualquier cosa que autodenominan arte, además de lo difícil que es encontrar un lugar para estacionarte, sin mencionar que es imposible no pagar por él. Para encontrar solución a este problema, el jefe delegacional de la Cuauhtémoc, Alejandro Fernández –sí, como el cantante– ha organizado una consulta ciudadana que se llevará a cabo este domingo 20 de enero para saber si los vecinos de la zona están a favor o en contra de la implementación de parquímetros. Esto se resume a: ¿quieres pagarle a un franelero o quieres pagarle a una máquina de metal? 

Sí, muchos dirán que los franeleros son bien gandallas y que la calle es libre y la madre, pero veamos: 

—Un franelero cobra $30 en la tarde (tiempo libre) y unos $50 varos en la noche (también tiempo libre).

—El parquímetro cobrará $2.00 varitos por 15 minutos, lo que significa que pagarás $8.00 por hora y el horario de funcionamiento se decidirá de acuerdo a las "necesidades de los colonos, ya que necesitamos que funcionen hasta la una o dos de la mañana por la zona comercial", según Omar Karim de la Vega, representante del Comité Ciudadano de la Colonia Condesa.

—Si te niegas a pagarle a un franelero porque "la calle es libre", puede que se encabrone y no diga nada, que te costaría $0.00, o que le meta un rayón a tu coche en el que gastarás entre $100.00 de Polish o lo que cobre tu hojalatero de confianza.  

—En caso de que superes el tiempo pagado en el parquímetro, deberás pagar $299.00 pesos de multa, además de $180 varos del inmovilizador. Si de plano te valió madre y no pagaste en un lapso de dos horas, tu coche se va al corralón.

—El billete que le pagas a los franeleros va directamente para sus familias, su comida o en el peor de los casos, para su piedra. ¿Pero quiénes somos nosotros para juzgar?

—Lo que pagas al parquímetro va para gente con un chingo de varo que probablemente no necesite más, aunque Daniel Escoto, titular de la Autoridad del Espacio Público, dice que el 30% del billete que se recaude de los parquímetros se entregará a los vecinos para los proyectos que ellos determinen.

Como nuestras oficinas están en la colonia Roma, cualquiera que sea la resolución de todo este desmadrito nos afectará directamente, decidimos dedicar la pregunta del día a todo esto. Así como Alejandro Fernández, el delegado, decidió preguntar qué es lo que piensan, nosotros también quisimos escuchar a los franeleros que te cuidan la nave y a nuestros vecinos.


Hugo cuida y lava coches cerca de Álvaro Obregón, una de las avenidas principales de la colonia Roma.

Hugo: Pues al chile que no, porque nos van a chingar con todo eso. Pus’ la verdad, ¿luego con qué comemos? Es el pedo con los pinches parquímetros, son mamadas. No sé por qué el pinche gobierno anda poniendo eso.

¿Es mejor que haya franeleros?
Sí, que no haiga’ parquímetros ni nada, porque si no, la neta sí nos chingan, cabrón.

Pero la calle es de todos, entonces ¿ustedes por qué cobran?
La verdad nosotros aquí no les cobramos, nos ganamos la vida así, trabajando honesto, pero no ponemos tarifa ni nada. Es con lo que la gente guste cooperar.

¿Qué va a pasar contigo si ponen los parquímetros?
Pus’ a lo mejor buscar otro lado o buscar otra chamba, no sé. Poniendo los parquímetros nos chingan a todos, así que buscarle por otro lado, más que nada.

¿Qué le dirías a la gente del gobierno?
Pus’ que al chile no se vale porque la calle es libre.

Así como la calle es libre, puede llegar un güey y decirte que no te va a pagar nada.
Pus’ ni modo, ¿ya qué? Por eso mismo es con lo que ellos gusten ayudar, no se le puede poner tarifa. Se lo cuidamos y con lo que guste cooperar a la salida y ya hasta ahí.


La señora Antonieta da información a los vecinos en los módulos ubicados en el camellón de Álvaro Obregón.

Antonieta, asistente social: Bueno, yo no puedo opinar de forma personal. Mi función es invitar a los vecinos a que participen a la consulta, aquí lo que cuenta es su decisión.

Por lo que ha visto, ¿hay más vecinos a favor o en contra del parquímetro?
De manera general he observado la aceptación del parquímetro. Hoy estuvimos tocando las puertas de los vecinos y uno me abrió y con palabras obscenas me dijo: “No pidan permiso, ¡pónganlos!”.

¿Por qué quieren que haya parquímetros?
Definitivamente están molestos con los franeleros. Fundamentalmente es eso. Ellos manifiestan que utilizan el agua de donde pueden, que dejan charcos de agua porque lavan los carros, tienen lleno de cubetas, cajas y dejan ahí toda la basura. De manera general, la gente que vive aquí, no los que trabajan o se la pasan en la colonia, el que realmente es vecino de esta zona, está contento con lo de los parquímetros. Sí los quieren.

¿Esta consulta de qué servirá?
Es una consulta para que la gente opine, si la mayoría los pide, se van a instalar, pero si no, no se ponen.


Eduardo cuida coches en la colonia Roma e incluso hay personas que le confían las llaves de sus autos.

Eduardo: Pienso que el gobierno está mal, porque sí amuela a la ciudadanía.

¿A todos en general o sólo a ustedes?
No tanto a nosotros, sino a la gente que viene aquí a trabajar a las oficinas. No estoy muy seguro, pero creo que cobrarán ocho o diez varos la hora, si vienes a trabajar te vas a gastar, mínimo, $50 varos.

¿Tú cuánto cobras?
Yo no les pongo un precio, sólo lo que guste darme la gente.

¿Qué pasará contigo si ponen los parquímetros?
Nos dejan sin trabajo, nada más. Y si ya no se puede estacionar, yo creo que la misma gente dirá: “¿quién va a cuidar mi carro?”, pues nos quedaremos a cuidarlos o a lavar coches de perdida.

Con los parquímetros, ¿crees que sea necesario que alguien cuide los coches?
Pues sí, por la delincuencia.

Afuera de los bares cuesta lo mismo dejarlo con ustedes que con el valet.
Pues ya es cuestión de cómo se acomode la gente. Hay gente que prefiere dejarlo con nosotros porque se llevan sus llaves y nosotros los cuidamos toda la noche.

¿Quién crees que sea el responsable de todo esto?
Creo que es el señor presidente de la república, pero que sea más consciente y no deje sin trabajo a muchos compañeros como yo. Pienso que se desataría más la delincuencia por la falta de trabajo. Yo voté por él, yo voté por el PRI, voté por Peña Nieto. Lo apoyé desde un principio, ahora que nos apoye. Siempre he votado por el PRI.

¿Y ahorita ya te arrepentiste o qué?
No, tampoco, porque es el presidente de la república y el que nos apoya a todos. Creo que no tengo que hablar mal de nadie, pero que nos apoye y que no los pongan. Y si los ponen, pues ya se hará lo que ellos digan.


Tomamos esta foto de la cuenta de Twitter de Óscar.

Óscar, profesor y vecino de la colonia Roma: No me entusiasma nada.

¿Por qué? 
Primero, porque cancela la fuente de trabajo de los franeleros sin ofrecer una alternativa mejor. Segundo, porque el negocio no será sólo de utilidad pública, sino privada, ya que la empresa que reciba la concesión lucrará legalmente del espacio que hasta ahora es público. Tercero, porque forma parte del proceso de "gentrificación" de colonias, que las "embellece" superficialmente para hacerlas más rentables a los dueños a costa de los viejos residentes. Esto las hace menos habitables a largo plazo, sustituyendo las tienditas de uso cotidiano por restaurantes y bares elitistas. 

¿Qué piensas sobre las tarifas de los franeleros y cómo se adueñan de espacios públicos?
El problema de los franeleros forma parte del problema social más amplio del empleo informal y el subempleo. Mientras la sociedad no pueda ofrecer empleos dignos a toda la población, es una suerte que esa gente pueda dedicarse a algo distinto a los asaltos. El automovilista se "adueña" del espacio que ocupa tanto como el franelero. Por cierto, los "valet parking" a sueldo de compañías formales y comercios monopolizan mucho más espacio que los viejos franeleros.


La señora María trabaja como franelera desde las seis de la mañana y afirma que no cobra una tarifa preestablecida.

María Segundo: Híjole, ¿pues yo de qué la voy a vivir? Aquí poco o mucho saco pa’ comer. Si me quitan de aquí, ¿qué? Y el día que me enferme, ¿de dónde saco pa’ la medicina? Orita’ yo tengo desde noviembre que no me compongo de tanto frío, un jarabe me cuesta $170 pesos y ¿de dónde, joven? Eso no debe de hacer el gobierno, que se ponga a pensar, ¿qué vamos a hacer?

¿De aquí provienen todos sus ingresos?
Sí, de aquí. Fíjese, yo gasto $20 en el comedor comunitario del gobierno. Pido dos: uno para comer y otro pa’ cenar, son $20 diarios. ¿Y si no los saco? Aquí dan de a tres, de a cuatro, de a cinco pesos.

¿Usted no pone tarifa?
No, yo no pongo tarifa, el que pone tarifa es el que está aquí en la calle Tabasco. Ese señor cobra $25 o $30 pesos. Por él y todos los que cobran por adelantado y le ponen una tarifa, nos dan en la torre. Fíjese, llego a las seis de la mañana y ahorita que son las cinco de la tarde llevo como $30 pesos, ya gasté mis $20 de comida y cena.

¿Qué piensa de esto de que la calle es libre y que ustedes no deberían de cobrar?
Un joven estuvo desde las siete de la mañana y cuando se fue le pedí aunque sea para un refresco y me dijo: “no, la calle es libre”, si le dije: “bueno, la calle es libre, pero ahora que pongan el parquímetro le va a tener que poner a fuerza”.


Gustavo es un vecino de la zona, y aunque no puede votar por su nacionalidad, asegura que está a favor de los parquímetros.

Gustavo: A favor de que pongan parquímetros.

¿Por qué?
Para que por lo menos paren un poco el tránsito, para que la gente empiece a respetar y sobre todo que haya muchas grúas. Y que no estén estos cabrones ahí pidiendo una lana para darte lugar, son una mierda, ¿me entiendes lo que te digo? Son una porquería. Y además del tránsito, que se acabe el ruido. Este es el barrio más ruidoso del mundo, toda la gente va tocando el claxon y gritando, nadie respeta. ¡Nadie! Al único al que le importa un poco el tránsito es al peatón. La basura no puede estar a esta hora, los del gas no pueden estar gritando a todas las horas del día, no pueden estar pasando los malditos colchones. Tienen que civilizar esta zona, está muy primitiva. 

Pero es una zona comercial, hay muchas oficinas y restaurantes.
¿Y qué? No puede haber tanto grito, no puede ser que los autos se estacionen en la banqueta. Tiene que haber grúas, porque si hay parquímetros y la gente no pone las monedas o se le venció el plazo, puede pasar una grúa. Yo viví en muchas partes del mundo antes de venir aquí a esta zona, y ya me estoy yendo de aquí, ya no lo aguanto. Nadie respeta nada, está el semáforo colorado y la gente sigue igual. Yo no manejo, tomo taxi o camino y está todo bien, no tengo problema con nada, afortunadamente. 

¿Qué piensa de los franeleros?
Como yo no manejo no tengo idea, pero es bueno que pongan los parquímetros porque esa gente ya se va, que se pongan a buscar trabajo. Yo tengo un Jeep que está estacionado, no manejo aquí, entonces esa gente a mí no me interesa.

También hay mucha gente en contra de que haya parquímetros.
Son unos imbéciles, no saben lo que es el orden, son todos primitivos. Ve dónde se paró éste (señala a un coche que se estacionó en doble fila), ve eso. Si hay grúas, le pone una multa, anota las placas y que se lo lleve a la chingada de aquí. Nadie respeta las líneas peatonales ni los señalamientos. ¡Nada!

¿Y cree que con los parquímetros esto se arreglará?
Sí. Y que haya grúas y se los lleven. ¡Y que les pongan multas de miles para que no lo vuelvan a hacer!

 

¿Quieres saber más del Proyecto Roma-Condesa? Clávate a Ecoparq para más información sobre la manera de votar, casillas y las zonas donde se implementarán los parquímetros.

 

Sigue a Alejandro en Twitter: @soyalemendoza

 

Más preguntas sin sentido: 

¿Cómo vas a esperar el fin del mundo?

¿Un año sin internet o un año sin coger?

¿Qué piensas de las mujeres que amamantan en público?

Comentar