©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Reseñas

      March 24, 2012

       

      MEJOR ÁLBUM DEL MES:
      BLACK BANANAS

      PEOR ÁLBUM DEL MES:
      AIR

       

      EARTH
      Angels Of Darkness,
      Demons Of Light II
      Southern Lord


      Dylan Carlson es un tipo que ha vivido en el lado salvaje, ahí donde Lou Reed nunca caminó. Él le dio a Kurt Cobain la escopeta con la que se voló los sesos, también fue él quien ralentizó los riffs de Black Sabbath hasta convertirlos en una espesa marea de petróleo. Su mano se mueve lenta sobre la guitarra, paciente y venenosa, como el dios cegado de mierda que avanza hacia los místicos baños en El viaje de Chihiro. Su música es una procesión: la banda sonora perfecta para un bosque indio lleno de demonios hambrientos en algún lugar de los Montes Apalaches en el siglo XVIII. Una puta pesadilla que se repite una y otra vez con ligeras variaciones. Así que, en lugar de seguir oyendo música para putos, húndete en el crudo y entrégate a Satanás.

      JOSÉ ÁNGEL BALMORI

       

      LAO
      Smoking Mirror (Tezcatlipoca) Remixes
      NWLA

       

      Al demonio. Siempre he odiado los aerobics prehispánicos de los concheros. Por más que quiera evitarlo, el copal me saca ronchas y la combinación de plumas y lentejuelas hace que se me cierre la garganta. Digo lo anterior para alejar esta reseña sobre la música de Lao de cualquier discurso sentimentaloide sobre “las raíces”. Ferviente discípulo del 3ball desde mucho antes de que el colectivo regio hiciera remixes para la Pau; la música de Lao retoma esos patrones percusivos autonombrados como “tribales” –tipo “concheros”– para cruzarlos con bajos obscenamente forjados. Este lanzamiento de descarga gratuita incluye un track inédito de Lao y cuatro remixes, de los que destaca el drogosísimo de “Los Sensacionales Squidrose”. ¿El revoltijo funciona? Sí, por completo. Decadencia renovadora para una pista de baile underground en hora pico. Al final del día una de las frases favoritas de Lao es “no tiene sentido”. Y ¿por qué habría de tenerlo?

      RAFA VILLEGAS

       

      DIE ANTWOORD
      Ten$ion
      ZEF Recordz

       

      Todo lo que hace Die Antwoord es encabronadamente sexy... Tan sexy como un trío entre Chris Burke, Joaquin Phoenix y Bridget Powers. En los ochenta, Joel-Peter Witkin convocaba modelos para sus fotos así: “Busco enanos, gigantes, jorobados, transexuales todavía sin operación, mujeres barbudas, personas con genitales excesivamente grandes, hermafroditas, gente que viva como héroes de cómic, fetichistas, cualquiera que clame ser Dios, Dios”. Si eso sucediera mañana, Die Antwoord estaría formado en esa fila haciendo mover las cabezas de absolutamente todos en el casting.

      JESÚS PACHECO

       

      FUCKED UP 
      Year of the tiger
      Matador Records

       

      Así es como deben hacerse las rolas de veinte minutos. Fucked Up lleva años haciendo los rugidos más elaborados del punk, aunque estas dos canciones se vuelan la barda. Se van casi tan rápido como una cogida. “Onno” es la instrumental, maciza. La otra lleva el título del disco y trae de todo, como torta cubana. Hasta un cameo de Jim Jarmusch. Si las palabras “rock ambicioso” te suenan a somnífero, ésta es una excepción: aquí lo que sobran son huevos.

      ATAHUALPA ESPINOSA

       

      AIR
      Le voyage dans la Lune
      Emi

       

      Georges Méliès (1861–1938) fue un genio del cine. Ilusionista además de realizador de películas, Méliès tuvo la visión necesaria para vislumbrar que las posibilidades de trabajar con una cámara de cine y película no se agotaban con el simple registro fotográfico, lo cual lo llevó a experimentar con disolvencias, modificaciones en la velocidad de captura de cuadros y exposiciones dobles, además del coloreado manual de la cinta. Le voyage dans la Lune es un clásico del cine por sus propios méritos, una de las primeras películas de ciencia ficción, mientras que el disco de Air “inspirado” en la película es una verdadera pérdida de tiempo, un boleto para viajar en tercera clase al país del aburrimiento.

      RAFA VILLEGAS

       

      I CAN CHASE DRAGONS! 
      Expansión
      Dos Pelícanos

       

      Siempre es emocionante escuchar un nuevo proyecto mexicano. “Es el proyecto solista chillwave de un músico que vive entre Boston y la Ciudad de México”, me advirtieron al entregarme una copia del EP de I Can Chase Dragons! Después del primer track solo recuerdo un fuerte chillido en mi cabeza, sangre saliendo de mis oídos y las bocinas de la compu en implosión. Evidentemente no alcancé a terminar de escuchar todos los tracks, pero deduzco que los pantalones que usa ICCD! cuando hace música son tan ajustados que provocan que su voz suene a un nivel de escala que crea nuevos hoyos negros cada que lo escuchas. Supe de un rumor donde la NASA enviará una copia de este EP con los astronautas en su próxima misión a Marte, para usarse en caso de que sea necesario terminar con el mundo conocido desde allá.

      BYLINE

       

      XIU XIU
      Always
      Polyvinyl Records

       

      Luego de darle doble play a este disco, estuve a punto de escribir la pendejada de que Jamie Stewart y Angela Seo se habían puesto pop en esta ocasión. Pero llegó, cojeando como siempre, la bendita lucidez. Que esta vez no esté exigiéndole a tus oídos que resistan y a tus nervios que expandan su tolerancia, no quiere decir que sea pop o que las cosas se hayan puesto fáciles de digerir. Por suerte. Ahí están las carretadas de ruidos, ritmos y frases lastimeras en espera de que te sumerjas en ellos. Ahí está el ambiente de reunión violenta de autoayuda para subir la autoestima... Ahí están el daño, la desesperanza, la furia, la desolación y el prodigio sonoro que puede crearse con todo eso.

      JESÚS PACHECO

       

      BLACK BANANAS
      Rad Times Xpress IV
      Drag City

       

      Además de ser (todavía) un filetito de aguayón, Jennifer Herrema lleva décadas haciendo noise rock ponedor. Una de las mejores partes de su chamba, desde Royal Trux, es cómo camina sobre la línea entre el homenaje y la sátira a varios de los estilos más ridiculizados del rock. Aquí, esa tendencia está de lo más lograda. Tomen una rola de hair metal, úntenle ecos, ruido de estática y psilocibina, y se darán una idea. Esto último es importante: la morra nunca ha sido tímida respecto a su experiencia en el noble oficio de drogarse. Una chingonería.

      ATAHUALPA ESPINOSA

       

      GRIMES
      Visions
      4AD

       

      Paladea un coctel campechano con un montón de efectos en la voz y sintetizadores. No incluye camarón ni catsup. De ninguna manera sabe a vuelve a la vida pero en una de ésas –si le pones bastante limónClaire Boucher se retuerce en tu cabeza como lombriz con el pasar de los tracks.

      ¿Alguna vez fuiste al cine y te robaste unos lentes 3D por el puro placer de verle la cara a alguien aún sabiendo que no te servirían ni como apantallapendejos? Yo tampoco. Pero aún sigo pensando que con un poco de suerte uno puede dejar de pecar de ingenuidad o en el mejor de los casos, encender la licuadora. Me pregunto si el bully de la primaria que solía aplastar mis avioncitos de papel con sus zapatos ortopédicos sigue teniendo pie plano.

      WOOWOORANCHER

       

      SPEECH DEBELLE
      Freedom of Speech
      Big Dada

       

      La rapera inglesa Speech Debelle regresa con su segundo álbum tras haber ganado un Mercury Prize con su debut “Speech Therapy” en 2009. Tan sensible como incendiario, Freedom of Speech es una obra honesta que sobresale por su inteligencia y nivel de producción en el mundo del hip hop, un mundo cuyo mainstream parece haberse convertido definitivamente en un enorme estanque de guano con sus Kanye Wests y Lil Waynes al frente. Kwes –un productor que ya forma parte de la colección de geniecillos del sello Warp– es el responsable de la producción, bañada en funk, soul, dumbstep e incluso disco. La voz de Speech no pierde su nitidez ni se quiebra al momento de hacer denuncias y se adapta sin problemas a los momentos más pop del disco.

      RAFA VILLEGAS

       

      Mount Carmel
      Real Woman
      Siltbreeze

       

      Me pidieron hacer la reseña de una banda de mariquitas y decidí mandar al a verga al editor y poner a todo volumen el nuevo y segundo de Mount Carmel, Real Women. Y es que no mames, el mundo es un puto cagadero como para estar escuchando al pendejo de Kanye fanfarronear cuánto dinero tiene o seguir la cura chillwave con canciones hechas por gays para llorar por sus novios perdidos. ¡Métanse su synth-pop por el culo! ¿Hace cuánto que no escuchas una buena banda de rock? De esas con requintos y un chingo de drogas en la mente, pero sin un madral de gritos o mamadas death-doom-metal. Nel, la pureza de Real Woman reside en ser un disco lleno de ese hard-blues-psychedelic que incita salir a comprar un carton de cervezas, prenderte un dedo de gorila y sentirte bien contigo mismo por ser una escoria de la sociedad que solo busca pasarla bien por la vida. Y si lo consigues en vinil, cágate pa’dentro.

      DAVID MURRIETA

       

      SLEIGH BELLS
      Reign of terror
      Mom & Pop

       

      Antes de escuchar Reign of Terror, pensé que lo mejor que podía haber hecho Sleigh Bells era retirarse a un monasterio trapense o suicidarse. Treats era de esos discos irrepetibles, y no había forma de que no jodieran un poco las cosas en la continuación. Habrá quien los acuse de irse por el lado cómodo esta vez: las melodías son más facilonas; las guitarras, más fuertes y kitsch. ¿Y saben qué? Eso vale verga, otra vez lograron hacer que, por comparación, el resto de las bandas suenen como música para el asilo de ancianos.

      ATAHUALPA ESPINOSA

       

      MARK LANEGAN BAND
      Blues Funeral
      4AD

       

      No es la primera vez que Lanegan le hace ojitos al beat, le acaricia la nuca a la guitarra de Josh Homme o le ofrece fuego a Greg Dulli. Incluso si le rascamos más, encontraremos por ahí a otros miembros de su logia de colaboraciones que nos confirman que, con los años, a Lanegan no sólo se le cayeron todos los dientes de leche, sino que efectivamente, sabe utilizar palillos después de cenarse algún cadáver.

      Lo vemos caminar entre caprichos con la suficiente ligereza como para que quien nunca antes hubiese escuchado su voz rasposa, se le trepe cual zombie y lo acompañe a dar un paseo sobre un pantano por ahí de las 3:00 am, cuando todavía no nos ahogan los sueños húmedos de nuestros ositos de peluche. Este llamado del capitán que nunca ha buscado tesoros perdidos en las profundidades de un chapoteadero –quizá eso sea justamente lo que hace a Lanegan, incluso en sus momentos más cursis y clichés, digno de contemplaciónnos deja por un momento en el límite entre un silencio incómodo y otro sepulcral, la alfombra roja ideal para el claxon de cualquier camión de redilas.

      ERIKA ARROYO

      Comentarios