©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      El Hotel Lizzie Borden es todo un matapasiones

      February 13, 2013

      Por Kelly McClure


      La habitación John V. Morse, también conocida como “La habitación de la muerte”

      Idear algo romántico para ocasiones especiales es estúpido y complicado, así que hace unas semanas, mientras meditaba adónde llevar a mi chica para festejar el 14 de febrero, se me ocurrió celebrarlo a lo grande y llevarla al Hotel Lizzie Borden en Fall River, Massachusetts. Y no escogí cualquier habitación en la casa, elegí el único cuarto en el que realmente habían asesinado a alguien: la habitación John V. Morse.


      Foto de la fallecida Sra. Borden en la pared de nuestro cuarto, justo arriba del lugar donde la mataron.

      Yo creía que hacer una reservación en el Lizzie Borden era muy difícil, pero cuando llamé para hacerla, me dieron la habitación que quería ("La habitación de la muerte") y en el día que quería (SV), sin problema. Creo que la señora que me contestó se dio cuenta de que era una lesbiana pervertida sólo por mi voz. Cuando le dije la fecha de mi reservación me contestó: "¿el 14 de febrero?". Así es, perra.

      Por si no fuiste a la prepa y no conoces la historia de Lizzie Borden, fue una solterona de 32 años, probablemente lesbiana, que se encabronó con su papá y su madrastra por ser tan pinche tacaños y los mató con un hacha en la cabeza. A su papá se lo echó mientras tomaba una siesta en el sillón después del trabajo, y a su madrastra, mientras hacía la cama en el piso de arriba, donde murió en un charco de sangre y materia gris junto a la cama en la que planeaba coger con mi chica. Sólo que no cogimos. Supongo que a las chicas normales se les complica venirse en una escena del crimen. Quién lo iba a pensar.


      Lizzie, la lesbiana

      Los momentos antes de nuestra noche en el hotel, lo pasamos discutiendo pendejadas como: “Dios, ¿qué pasa si te la estoy chupando y un fantasma me quiere chingar?” Y: “Chale, ¿qué si unos fantasmas abusan de nosotras mientras dormimos?” La manejada de dos horas y media desde Brooklyn hasta Fall River se puso más seria cuando nos dimos cuenta de que hay una gran diferencia entre HABLAR sobre dormir en una habitación donde asesinaron brutalmente a una mujer con un hacha, y realmente dormir en ella. La cosa se puso todavía más macabra cuando nos dieron el recorrido del lugar. Nuestro anfitrión nos dijo, con un marcado acento bostoniano, que la casa era considerada uno de los lugares más embrujados de Estados Unidos. Nuestra habitación tenía "mucha actividad" porque al fantasma de la Sra. Borden le gusta quitarle las sábanas a la gente mientras duerme; y nos dijo que aunque había sido paramédico y bombero durante la mayor parte de su vida profesional, y había visto toda clase de madres horripilantes, preferiría dormir en una habitación en llamas que en esa casa. Alrededor de las once de la noche se fue a su casa, y mi novia y yo, junto con otra pareja de raritos, nos quedamos solos con nuestra calentura embrujada.


      Probablemente sea la foto más aterradora del mundo.

      Nuestro cuarto era bonito, callado, y estaba bien amueblado, pero en el momento que entramos, a mi novia y a mí nos dolió la cabeza, nos pusimos de malas, y creímos que íbamos a vomitar y a tener una crisis nerviosa. Habíamos llevado toda clase de dildos, lubricantes y lencería para celebrar el 14 de febrero como se debe, pero ninguno de estos objetos salió de nuestra maleta. Para que la zona vaginal de dos de las chicas más pervertidas del planeta se haya cerrado por completo, debe haber habido algún tipo de actividad realmente jodida. Decidimos tomarnos una siesta de una hora, pensando que sólo teníamos sueño y estábamos cansadas por la manejada, pero durante la siesta mi novia soñó que unas manos salían de entre la cama y le jalaban las piernas. Sus gritos sonaron como chillidos, me despertaron, y pensé algo muy fuerte como: "esto apesta. Definitivamente no vamos a coger esta noche".

      En la habitación no había tele y nos daba miedo bajar de la cama, o movernos en general, así que nos pusimos a pendejear en internet. Eso ayudó un poco. La cosa empezó así:

      Pero terminó así:

      Mientras nos aferrábamos a nuestras vidas, encima de las sábanas para que esa perra fantasmal no nos las robara, me quedé viendo la lámpara decorativa en un costado de la habitación, sintiéndome cada vez más y más enferma, mental y físicamente. Mi novia sólo hacía estas caras como si fuera a llorar en cualquier momento. Sabíamos que las cosas no mejorarían, y que si nos quedábamos más tiempo veríamos algo muy jodido que nunca podríamos borrar de nuestras memorias, así que menseajeamos a unos amigos que vivían por ahí y les pedimos pasar la noche en su casa. Después corrimos como locas con nuestras maletas. Le mentimos a la mujer de la oficina de afuera diciendo que sólo "saldríamos un segundo". Se preguntarán ¿POR QUÉ rayos la oficina está afuera? Porque a la oficinista también le asusta dormir en la maldita casa.

      La siguiente mañana regresamos al Lizzie Borden, pensando que como ya habíamos desperdiciado 255 dólares en una habitación que no habíamos usado, no nos perderíamos del desayuno. Desayunamos Johnny Cakes, algo de maíz sabor a caca, salchichas, huevos, jugo y café. Mientras desayunábamos le preguntamos a la otra pareja que sí había dormido ahí, si había pasado algo extraño. Al parecer no se dieron cuenta de que nos fuimos y los dejamos SOLOS en la casa embrujada, así que se alteraron un poco, en especial porque dicen que escucharon a alguien subir las escaleras y abrir puertas en el tercer piso. Creyeron que eramos nosotras vagando por ahí. ¡Mala suerte, heterosexuales! ¡Eran los fantasmas que querían entrar a su habitación para comerse sus cerebros! Moría de ganas por saber si habían cogido, por suerte no les pregunté porque mi novia me dijo que eso habría sido muy enfermo.

      Conclusión: no lleven a  sus parejas a casas embrujadas porque sólo las harán sentirse mal y llorar, y ya no van a querer acostarse con ustedes.

      @WolfieVibes

      -

      Temas: haunted houses, murdering your parents, date ideas, valentine's day, romance, 14 de febrero, dia del amor y la amistad

      Comentarios