©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Plantar árboles es lo peor

      January 15, 2013

      Plantar árboles es un trabajo de verano muy popular en Canadá. Puedes ganar dinero muy rápido, pasas mucho tiempo al aire libre, y es una manera pagada de perder peso mientras cavas hoyos bajo sol. Es el trabajo perfecto, si te gustan los trabajos difíciles. Si a esto agregas el cuarto de hotel barato que tienes que compartir con un extraño durante todo el verano, terminas con una experiencia súper bizarra y no tan divertida.

      Pasé dos meses y medio viviendo en Sportsman's, un motel particularmente jodido en Merritt, British Columbia. Ahí es donde se hospedan los plantadores, drogadictos y turistas que olvidan leer las reseñas de este “descuidado y sucio” motel. Para poner las cosas en perspectiva, digamos que Sportsman's no tiene calefacción ni aire acondicionado, el agua caliente está muy limitada, y la alberca está permanentemente drenada. Dos personas pueden dormir en sus apestosas habitaciones, y cada una está equipada con un tostador, un microondas, dos tazas, dos platos y dos juegos de utensilios.

      En resumen, plantar árboles apesta. No importa el clima, vas a pasar largos días caminando por las montañas, cavando tierra y plantando árboles. Al final del día, te dolerán todos los lugares conectados a tu sistema nervioso. Tus ocho horas de sueño se sentirán como dos minutos. Antes de que lo sepas, estarás una vez más bajo la tormenta, medio dormido, con 15 kilos de árboles en la cintura.

      Como el trabajo es tan pesado, tienes un día libre cada cuatro. Tus músculos lo sabrán apreciar, pero si no tienes un auto, vas a pesar el día en ese motel de mierda. Después de unas semanas, ya tienes memorizadas todas las manchas en la alfombra y todos los mosquitos aplastados en la pared. Si quieres aguantar el tiempo suficiente para cumplir con tu contrato, desconecta tu cerebro y acostúmbrate a la suciedad, el olor, el casi nulo acceso a internet, y toda la mierda de tu hogar temporal. Un poco de alcohol puede ayudar.

      En fin, estas fotos no son sobre el acto de plantar en sí. Son sobre el acto de vivir bajo estas condiciones y luchar contra el aburrimiento. Las fiestas que los plantadores organizan en sus días libre suelen ser muy fotogénicas. Como verás, los plantadores son muy buenos para encontrar nuevas formas de “escapar”. También sabemos como prenderle fuego a un alberca.

      Jean Philippe Marquis es un joven fotoperiodista de Quebec, y puedes ver su trabajo aquí.

      -

      Temas: tree planting, burning pools, skateboards, drunk, Canada, trees

      Comentarios