©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Un bebé en el horno

      October 24, 2012

      Por Annette Lamothe-Ramos, Fotos por Richard Kern

      Crecí en Nueva York, así que escuché de Jemima Kirke mucho antes de conocerla. Las dos estudia- mos en escuelas primarias caras y con muchas actividades artísticas en Manhattan, y Jemima era uno de esos mitos de los que se hablaba en el salón de clases. Su papá era baterista, y su madre era dueña de una boutique vintage que conseguía los vestidos para Sex and the City, así que era muy injusto que Jemima también fuera estúpidamente hermosa. Por lo general, este tipo de chica cool termina con un final trágico después de graduarse, o se muda y nadie vuelve a escuchar de ella hasta que aparece en el anuncio de un perfume japonés utilizando un nombre falso.

      En cierto modo, Jemima eludió ambos finales, y ahora se habla de ella más que nunca, más que nada por su adorable papel como chica reventada en la serie Girls de HBO, la cual gira en torno a las historias de cuatro mujeres que fracasan una y otra vez en sus relaciones, trabajos y en la vida (por alguna razón también encabrona a la gente en internet). En la vida real, Jemima es esposa, madre de una pequeña hija (con otro bebé en camino, obviamente), y artista visual, así que cuando Richard Kern y yo llegamos a su hogar en East Hampton para fotografiarla (con ocho meses de embarazo), tenía curiosidad por saber si a estas alturas ya había sido domesticada. También quería saber si seguía siendo bonita. Lo es, y es una mujer tan centrada que da un poco de rabia.

      Vice: Te conocí cuando tenías 18, cuando estabas de vacaciones con tu familia en Nueva York mientras estudiabas la carrera en RISD (Rhode Island School of Design). Fue en un afterparty organizado por la banda Dopo Yume, en la que tocaba una amiga en común. Desde el momento que te vi, siempre pensé que tenías una especie de belleza...
      Jemima Kirke:
      Espera, ¿que pasó en ese afterparty? Ahora quiero saber. ¿Lo recuerdas?

      Te lo diré, y si quieres podemos dejarlo fuera de la entrevista...
      No, está bien.

      Estábamos en el bar Black and White, y obviamente no teníamos edad para estar ahí. Un amigo en común nos presentó, se fue del lugar, y entonces tú me pediste que te acompañara al baño.
      ¡Claro! Si me acuerdo de ti. Parecías alguien fácil de impresionar. Así que pensé: “seguro puedo hacer que esta chica se drogue conmigo”. Pero creo que no había nadie más en el bar.

      Me ofreciste una punta de coca mientras hacías pipí en el escusado. Y recuerdo que pensé, ¿Quién rayos es esta chica? Después, cuando vi el programa y te vi haciendo lo mismo, pero sin las drogas, todo me vino a la mente.
      Mi personaje no es tan distinto a mí. Es decir, en lo fundamental lo es, y parte de su comportamiento quizá venga de cosas que yo he hecho, pero.

      Pero ahora tienes 27 y estás a punto de tener a tu segundo hijo. ¿cómo pasó esto? Muchas personas de nuestra edad, que crecieron en la ciudad, todavía siguen haciendo pendejadas y viven todavía con sus papás.
      Creo que esa forma de vida dejó de funcionar para mí muy pronto. Algunas personas saben cómo equilibrar las cosas, al menos lo suficiente para seguir echando desmadre, pero yo no. Yo era muy “todo o nada”, y te cansas muy rápido cuando haces eso. Literalmente me jodió.

      ¿Cómo empezaste a actuar?
      Mi amiga Lena [Dunham] me pidió que saliera en una película llamada Tiny Furniture que estaba haciendo con el dinero de sus padres. No tenía dinero para pagarle a nadie, y supongo que no tenía muchas opciones, así que me buscó a mí y fue un gran éxito. Después de eso le ofrecieron un programa en televisión y me invitó a trabajar con ella. Nunca imaginé que llegaría tan lejos.

      ¿De qué manera la fama ha cambiado tu vida?
      Una de las mejores partes es que puedo mantener a mis hijos. A mi edad eso es muy difícil sin tener muchos problemas o pedirle dinero a tus papás, y yo no tengo que hacer eso. Pero le ha restado mucho tiempo y energía a mi trabajo como artista.

      ¿Una carrera como artista sería mejor que lo que estás haciendo ahora?
      La actuación es algo secundario y no creo que siga haciendo esto por mucho tiempo. Mi arte siempre ha sido mi prioridad y tengo mucha más experiencia en ese campo que en la televisión. Es difícil de explicar sin sonar pedante. Estoy muy agradecida por tener un trabajo tan divertido, sólo que no siento que esté hecha para ser actriz. No me lo he ganado, y no pretendo hacerlo.

      ¿Cómo se conocieron tú y tu esposo, Mike?
      Es una historia muy corta: nos conocimos en la oficina del doctor. Yo tenía bronquitis, no recuerdo por qué estaba él ahí, pero me gustó y le di mi número. Llevamos juntos cuatro años, tres de ellos casados.

      ¿Qué clase de consejo les darías a tus hijos para sus citas cuando sean grandes?
      Si tengo un niño, probablemente le diré que sea bueno con las mujeres. Ser humilde y dulce es lo más difícil que puedes hacer. Confía en ti y no actúes desesperadamente, porque te garantizo que esa persona que te encanta apesta más de lo que puedes imaginarte. Siempre hay algo que no te están diciendo y que los hará menos ante tus ojos.

      ¿Qué hay de tu hija? ¿La vas a encerrar?
      Me encantaría que saliera con chicos. Supongo que la dejaré hacer lo que ella quiera y espero que se sienta cómoda pidiéndome consejos.

      ¿Qué opinas de esa teoría que dice que, en realidad, a las chicas les gusta salir con hombres cabrones?
      Creo que es una fase, y es algo que superas. Ese juego se vuelve muy aburrido, con suerte más pronto que tarde. Eso me gustaba cuando era joven, pero mi esposo es el ejemplo perfecto de lo que me parece atractivo hoy en día. Es el hombre más lindo y humilde del mundo, pero tiene ese brillo de chico malo en sus ojos. Podría ser un cabrón si quisiera, pero no lo es; sabe cómo tratar a las mujeres que ama.

      ¿Cómo te sentirías si tuvieras un hijo y resultara ser como Adam, el novio de Hannah en el programa? ¿O si tu hija saliera con alguien como él? No es tan malo ya que lo conoces, pero es un verdadero desastre.
      ¡Si mi hijo fuera como él, estaría orgullosa! Es un chico listo e intuitivo cuando lo conoces, pero es muy oscuro, y eso puede ser muy atractivo y poderoso. Me preocuparía más si mi hija terminara con alguien así y espero que esté en un buen momento de su vida cuando lo haga, porque ese tipo de oscuridad puede destruir a una persona.

      Suena a que serás una madre muy comprensiva.
      Probablemente esté como loca por dentro, pero quiero que mis hijos sientan que son personas capaces e independientes. Estoy aquí para guiarlos o por si me necesitan; no les voy a decir quiénes deben ser.

      ¿Planeas criarlos en la ciudad?
      Por ahora, sí, definitivamente. Creo que Nueva York es un gran lugar para crecer.

      ¿Sientes que vivir en un lugar tan abrasivo te moldeó en cierta forma?
      La gente dice que cuando vives aquí creces muy rápido, pero yo no estoy completamente de acuerdo. Depende del tipo de persona. Si alguien va a caer en malos pasos en la ciudad, también lo hará en los suburbios, hasta cierto grado.

      Definitivamente parece haber funcionado para ti.
      ¡Sí! Te prometo que habría sido el mismo desastre en los suburbios. En la ciudad tenía acceso a bares, fiestas y drogas, pero aunque hubiera vivido en las afueras, probablemente también habría estado cortando pastillas en mi habitación.

      Fue sólo tu camino.
      Sí, así soy yo. No creo que la ubicación hubiera importado. No estaba enojada con mis padres, y no era una perra, así que no creo que la ciudad me haya cambiado en ese sentido. [Pausa]. ¡Oh, Lindsay [Lohan] ataca de nuevo! Estaba leyendo en un tabloide que atropelló a un peatón con su camioneta.

      ¿Es en serio?
      Y fue a las 2:30 AM. Eso se ve bastante mal.

      No ha madurado.
      No, definitivamente no, y no creo que lo haga.

      -

      Temas: jemima kirk, girls

      Comentarios