©2014 VICE Media LLC

    The VICE Channels

      Archivo VICE: ¡Ya 'stás, peina'o pa' atrás!

      January 2, 2013

      Por Por Christian Salinas, Ilustraciones por Inés Estrada

      A

      partir de una investigación meramente empírica y de compartir resultados con nuestros colegas en otros países donde se publica VICE, llegamos a la conclusión de que la Ciudad de México es donde se consume más gel para el pelo en todo el mundo. Estamos tan seguros de eso, que aquí mismo lanzamos el reto a cualquier otra ciudad que desee competir por este título, a que presente pruebas contundentes. 

      Por nuestra parte, decidimos comunicarnos con una de las principales autoridades en el tema en nuestro país (no, no es Peña Nieto). Xiomara es una de las marcas de gel más populares entre los relamidos mexicanos. Cuando le preguntamos cuánto gel vendía a diario en México, su respuesta sobrepasó nuestras expectativas. Xiomara vende más de siete toneladas de gel al día, lo que representa casi cinco litros por minuto, o un total de 2,555 toneladas al año. En Estados Unidos ya se consume el producto y pronto empezarán a exportarlo a Centroamérica. Estamos hablando de sólidas y relucientes memas engeladas desde Chicago hasta el Canal de Panamá. Pero no todas las cabelleras son iguales y las posibilidades son infinitas. Por lo tanto, te presentamos aquí un breve —y de ninguna manera definitivo— catálogo de peinados chilangos engelados.

       

       

      MANGO CHUPADO

      Todos, o casi todos, fuimos a la primaria: ahí es donde surge este peinado, que mientras más firme y elevado se mira, se califica mejor. Llevas el mango chupado cuando tienes entre cinco y diez años, y tu vida va de jugar tazos.

       

       

       

      SAYAYIN

      Es el grado supremo del mango chupado. Ejemplifica que ya no eres un chamaco cualquiera, que ahora te gusta peinarte como si te hubiera explotado el boiler y que puedes andar en moto, con casco integrado.

       

      RANCHOLO

      Prolifera en Puebla y Toluca.Es muy práctico por allá,ya que los rancholos casisiempre andan en bicicletay no necesitan casco. Sucabeza misma es unacobertura de puro gel. Laspatillas ayudan a tener unmovimiento aerodinámico.

      DOBLE FLECO

      Es bastante ambicioso, tiene un equilibrio estructural muy perro, ¡va pa´arriba y va pa´ abajo! La parte superior te da rango, la parte inferior te sirve de visera-absorbe sudor.

       

      TEPICHULO

      Éste es el peinado de losganadores. Ningún tepichulo está completo sin un peinado así; es como si te hubieras subido al caballo pero elcaballo eres tú. A relincharque con este corte segurote ligas a la guapiteña máscoqueta de la colonia.

      QUESITO OAXACA

      Ok, uno no se va haciendomás joven con lo años. Este peinado es la línea que divide:“Soy buena onda y uso fleco” de “Ya estoy señito”.Es como traer un bisoñéintegrado; muy popularentre diseñadores fritos conlentes de pasta.

      COLA DE PATO

      Éste es el peinado de los gutierritos por excelencia, todo un clásico. La onda es relamerte todo el cabello hacia atrás y levantar las puntas de abajo a la altura de la nuca. Es ideal para sentirte el jefe aun sin serlo.

       

       

      MOJÓN ROCKABILLY

      ¿A poco no parece que se pusieron un cerote en la cabeza? Al igual que el mango chupado, el rango se mide por la altura. Es ideal para bailar como zombie o para ir al Chopo a tirar rostro mientras caciqueas a los peatones.

       

      MORDIDA DE BURRO

       

      Éste es el resultado de tener muchas horas libres, seguir viviendo con tus papás, haber crecido con Trainspotting y haber tenido MySpace. Se improvisa en un momento de locura y es un corte manual. Se usa un chingo de gel para suavizar las tremendas tusadas que te hiciste. ¡De onda! 

       

       

      REGUETONERO PAPAL

      El corte supremo. Es ideal si eres cristiano, reguetonero o ligador. Es como la omertà de la mafia, no cualquiera lo carga y quien lo carga, lo entiende y lo respeta. El gel sólo lo usas para dar brillo: es una metáfora del espíritu. 

       

       

      Comentarios