Los verdaderos cristianos queman árboles, porque algún día podrían convertirse en Huckleberry Finn.

 


Special Guest Writer: The Internet’s Megan Amram

Comentar