No hay excusa para esto, a menos que sea Benjamin Button. Si es así, felicidades, viejo. Hace 20 años eras un niño de 50 años con un gusto por la cacería y los Wallflowers. Y las malas costumbres no se desaparecen cuando cumples siete.

 


Special Guest Writer: The Internet’s Megan Amram

Comentar