Dios, ¿ no podrás forzar la vita un poco más? Creo que hay unos astronautas en la estación Mir que todavía noentienden lo intenso que está el libro que estás leyendo, luego de ver la vena que está apunto de estallarte en la frente.  

Comentar