Cada  que veo un show de gladiadores de burlesque/electroclash (lo que ocurre con frecuencia) no puedo evitar sorprenderme por todo el entretenimiento y acondicionamiento que hace falta para aburrirme como loco durante una hora.

Comentar