Ali es un personaje demasiado puro para 'El juego del calamar'

VICE habló con el actor Anupam Tripathi sobre su papel en la exitosa serie de Netflix.

08 October 2021, 3:24pm

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

En solo nueve episodios, el drama de supervivencia surcoreano El juego del calamar está en camino de convertirse en la serie más importante en la historia de Netflix. Ambientada en Seúl, cientos de concursantes desesperados y con problemas de dinero aceptan invitaciones misteriosas para participar en una serie de juegos infantiles tradicionales, pero siniestros. Entre ellos se encuentra Ali Abdul, un trabajador de una fábrica de Pakistán que lucha por su vida y su familia. VICE entrevistó al actor Anupam Tripathi sobre su conexión con Ali, su viaje al estrellato en Corea del Sur y lo que significa el papel en el llamado a una representación más igualitaria.

Publicidad

Antes que nada, tengan en cuenta que hay spoilers sobre El juego del calamar a continuación. No digan que no les advertimos.

Ali Abdul es un trabajador migrante de una fábrica que se convierte en el desafortunado concursante 199 en El juego del calamar. La audiencia vislumbra por primera vez su naturaleza bondadosa y su voluntad de ayudar incluso antes de saber su nombre cuando, en el primer episodio, Ali da un paso adelante para salvar al protagonista Seong Gi-hun de ser asesinado a tiros en un violento juego de Luz roja, luz verde.

“En general, he interpretado papeles de trabajadores migrantes en películas y dramas... Ali fue diferente en muchos aspectos”, contó Tripathi a VICE. “Fue mi primer personaje completamente desarrollado... La forma en que se veía, la manera en que se comportaba, su trasfondo. Tuve muchas preguntas sobre cómo lo iba a interpretar”.

El racismo, especialmente hacia los trabajadores migrantes, es un problema social generalizado en Corea del Sur. En el programa, otros jugadores insultan a Ali y lo llaman “extranjero ilegal”. Como persona de color, es un forastero y sabe que las probabilidades siempre estarán en su contra en la competencia impredecible. “No sé cómo jugar ninguno de esos juegos”, le dice a Gi-hun y a otros jugadores en una escena. Pero a medida que los juegos progresan y se vuelven más oscuros, Ali emerge como una fuerza formidable y demuestra que es más que capaz de defender su posición contra los más fuertes y agresivos. También se convierte en un jugador de equipo vital durante el tira y afloja: como último miembro situado al final de la fila, tiene la tarea de cargar el peso del equipo. Tripathi dijo que fue uno de sus juegos favoritos para filmar.

Los jugadores de 'El juego del calamar' aprenden que no todo es diversión y juegos. Foto: Cortesía de Netflix

Su personaje es una victoria masiva para la representación de las minorías en Corea del Sur, donde la mayoría de los actores extranjeros solo obtienen papeles menores. En El juego del calamar, Tripathi se unió a un elenco veterano con pesos pesados ​​de Corea del Sur como Lee Jung-jae y Park Hae-soo y rápidamente se convirtió en un favorito de los fans.

“Para prepararme, vi documentales, leí artículos y me reuní con trabajadores migrantes en Corea y en el extranjero”, dijo Tripathi.

Publicidad

“Para mí, se trata de retratar a Ali lo mejor que pueda. Y en el futuro, desempeñar una variedad de roles diferentes para que podamos ver una mayor representación en las plataformas de Corea y el mundo entero”.

La serie nos revela el pasado difícil de Ali y su razón para competir en los juegos. Es un trabajador indocumentado de Pakistán que está a merced de un jefe cruel que se negó a pagarle durante meses, incluso después de que perdió algunos dedos mientras trabajaba en una fábrica.

“Quiero ganar dinero”, le dice Ali a su compañero de juego Sang-woo, con quien logra formar un vínculo con rapidez. Habla de su familia y su deseo de poder mantener a su esposa y a su hijo recién nacido.

Los fans y observadores de El juego del calamar han establecido paralelismos entre la trama y los conflictos actuales que se desarrollan en Corea del Sur. El arco de la historia de Ali, en particular, es especialmente conmovedor ya que el país enfrenta críticas por su supuesta explotación y discriminación de unos 200.000 trabajadores pobres y vulnerables de países como India y Pakistán, a manos de las empresas poderosas. 

Nos enteramos de que Ali enfrentó una serie de problemas en Corea del Sur. Foto: Cortesía de Netflix

“Ali llegó de nuevo al Juego del calamar porque su jefe no le pagó durante seis meses”, dijo la escritora Michelle Rennex. “Ni siquiera debería haber estado en el Juego del calamar en primer lugar”. Otros elogiaron la cordialidad y el respeto de Ali por otros concursantes e infirieron que, como muchos trabajadores pobres en Corea del Sur, su comportamiento fue moldeado por la jerarquía social y es producto de la explotación que experimentó. “Muestra la empatía y el respeto que los coreanos en la serie no poseen”, señaló un espectador. “Utiliza un discurso cortés. No significa que esté siendo servil (como aparentan los subtítulos), sino que está siguiendo las reglas de la sociedad coreana”.

“No vemos al personaje de Ali como lo que realmente es: un mecanismo de defensa que probablemente desarrolló como un inmigrante pobre de piel morena para lidiar con la opresión que enfrenta a diario”, señaló otro

“Muestra la empatía y el respeto que los coreanos en la serie no poseen”.

Al igual que otros que llegan a Corea del Sur con la esperanza de conseguir su gran oportunidad en Seúl, Tripathi, nacido en Delhi, tuvo que superar las barreras lingüísticas y culturales durante más de una década. Pero al igual que Ali, se mantuvo positivo y no se rindió fácilmente. Eventualmente consiguió papeles en películas como Ode to My Father y el exitoso drama surcoreano Descendants of the Sun de 2016.

“Los desafíos son parte del juego del que elegimos ser parte”, dijo Tripathi. A lo largo del camino hizo amigos y aprendió mucho sobre Corea del Sur y su cultura. “Sabía que habría desafíos, pero soy un tipo muy positivo, curioso y amigable... así es como pasé 11 años amenos en Corea”.

Ali, un compañero de equipo leal hasta el final. Foto: Cortesía de Netflix

La competencia por el papel de Ali fue feroz (Tripathi dijo que pasó por al menos tres rondas de audiciones), pero su arduo trabajo rindió frutos cuando se ganó al guionista y director Hwang Dong-hyuk, quien elogió el talento de Tripathi en una entrevista.

“Fue difícil encontrar buenos actores extranjeros en Corea”, dijo Hwang. El director recordó cómo Tripathi apareció “de la nada”. “Hablaba coreano con fluidez y podía actuar. Su actuación emocional también fue increíble”. 

An error occurred while retrieving the Tweet. It might have been deleted.

Tripathi recordó aquel momento que le cambió la vida cuando recibió la llamada de Netflix. “Empecé a bailar de alegría. Inmediatamente compartí la noticia con mi familia y amigos”, dijo. Pero admitió que hubo una inmensa presión y responsabilidad de su parte, al enterarse de que la serie iba a mostrarse en 190 países.

Quedó impresionado con el guion y dijo que lo leyó “en una sola sentada”.

Publicidad

“Pensé: ‘¿Qué está pasando? Es increíblemente asombroso’”, dijo. “El mayor gancho para mí fue cómo los personajes vivirían o morirían a través de una serie de juegos de la infancia y a medida que profundizas en el guion, te das cuenta de que cada personaje tiene su propio conflicto personal”.

Anupam Tripathi en el set. Foto: Cortesía de Netflix

Para Tripathi, cada día en el set fue “una experiencia fascinante”.

“Fue muy hermoso estéticamente. Esperaba con gran entusiasmo cada día que llegaba al set e interpretaba a Ali Abdul y llevaré estos recuerdos conmigo durante mucho tiempo”, dijo.

Por supuesto, aquellos que han visto El juego del calamar o conocen el desarrollo de los dramas de supervivencia saben que los personajes suelen tener un final trágico. En el caso de Ali, es a manos de alguien en quien confía, durante una escena fundamental en el sexto episodio de la serie. Para los fans de la serie, la traición fue profunda. La muerte de Ali (y sus ojos llenos de lágrimas cuando descubre la verdad) se convirtió en una de las escenas más desgarradoras de toda la serie. 

Canicas. Foto: Cortesía de Netflix

“El papel de Ali en El juego del calamar nos enseñó que no importa lo amable o inocente que seas, algunas personas seguirán abusando de ti y usándote”, escribió un fan desconsolado. “Todo lo que voy a decir es que Ali se merecía el mundo entero”, dijo otro.

“Me encantaría darles a todos un abrazo personalmente y expresar mi gratitud por el amor que sienten hacia Ali Abdul”, dijo Tripathi, y agregó que se toma el tiempo de ver y leer las respuestas de los fans de todo el mundo.

Así que brindemos por Ali Abdul, cuya bondad y valentía lo distinguen de la multitud de personas dispuestas a traicionar, matar y apuñalar por la espalda a otros para conseguir lo que quieren.

Y sí, Tripathi pudo conservar su atuendo del jugador 199.

Sigue a Heather Chen en Twitter

Tagged:

Netflix, Corea del Sur, trabajadores migrantes, El juego del calamar, Ali Abdul

Más
de lo Mismo
¿Cómo serían los desafíos del 'Juego del calamar' en otros países?
Por qué Simone Biles y otros atletas se están retirando
5 consejos básicos para superar el fracaso, según los entrenadores olímpicos
Fútbol clandestino en Argentina: La vida por los colores
¿Qué hay detrás de “El juego del calamar”?
Leo Rizzi, un músico que irrumpe con propuestas del futuro
¿Qué pasa cuando realizas una cirugía para agrandarte el pene?
Cada vez más hombres usan maquillaje