Por qué Simone Biles y otros atletas se están retirando

Una larga historia de esconder los problemas de salud mental bajo la alfombra está llegando a su fin.

Jul 30 2021, 2:07pm

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Antes de que Simone Biles se subiera a la barra de equilibrio, estaba temblando. En las cinco horas entre su práctica matutina y su evento olímpico del martes, apenas pudo dormir la siesta. Sintió que su mente estaba bloqueada, que es cuando el cuerpo de una gimnasta no coopera para realizar un truco que ha hecho miles de veces.

Al final, tomó una decisión que tendría grandes repercusiones en el mundo de los deportes y los espectadores: retirarse de la competencia. Al anunciar el miércoles su salida del evento individual de gimnasia integral por motivos de salud mental, la gimnasta más condecorada del mundo ha obligado a los espectadores a reexaminar lo que significa ser atletas y nuestras expectativas de ellos y ellas.

Publicidad

La pandemia ha trastornado la vida de miles de millones de personas, pero su efecto en los/las mejores atletas puede pasarse por alto —si no descartarse por completo— debido a la percepción de su fortaleza.

“Los atletas son como el resto de nosotros”, dijo a VICE World News Courtney Walton, psicóloga en la Universidad de Melbourne y Orygen, un grupo de apoyo a la salud mental.

“Muchos atletas ya están agotados mentalmente cuando van a los Juegos Olímpicos, debido a las dificultades que enfrentaron el último año. Es contrario al objetivo por el que se esfuerzan, donde apuntan a alcanzar su punto máximo, tanto física como psicológicamente, a tiempo para su evento”, explicó.

Liz Cambage, una jugadora de la WNBA de Australia, se retiró de los Juegos Olímpicos una semana antes de que comenzaran, citando la ansiedad de estar separada de sus familiares y amigos. Dos meses antes de los juegos, la célebre tenista japonesa Naomi Osaka se retiró del Abierto de Francia para cuidar su salud mental.

“Espero que la gente pueda identificarse con esto y entender que está bien no estar bien”, escribió Osaka en un artículo para la revista TIME a principios de este mes.

El mensaje pareció haber resonado en muchas personas en un mundo que solía ver los problemas de salud mental como algo que, a diferencia de una torcedura de tobillo, los atletas debían superar como un signo de fortaleza. En 2018, cuando el jugador de la NBA DeMar DeRozan dijo sentirse deprimido en un tuit, algunos se apresuraron a decirle que “despertara del trance”, lo alentaron a que simplemente “fumara un poco de hierba” y “que no le diera importancia”.

Publicidad

Tras los reportes sobre la salida de Biles, el equipo de gimnasia de Estados Unidos aplaudió “su valentía al priorizar su salud”. Los patrocinadores de Biles también la han apoyado y los fans la han defendido de manera abrumadora en lugar de condenarla por no seguir participando.

Eric Kussin, exejecutivo deportivo profesional y fundador de un grupo de apoyo a la salud mental llamado We’re All a Little “Crazy” (Todos estamos un poco “locos”), dijo que era común que los problemas de salud mental se manifestaran físicamente en los atletas.

“Con el tiempo, el estrés y el trauma que se acumulan en nuestro sistema nervioso central crean cambios neurobiológicos que cambian el ritmo con el que nuestros cuerpos pueden operar”, señaló. “Si miras a alguien como Simone Biles, que no puede encontrar su posición en el aire mientras gira, no es algo sorprendente”, dijo.

El lunes, Biles mencionó sentir el “peso del mundo” sobre sus hombros. También ha luchado con ciertos problemas en su vida, que no siempre se tienen en cuenta cuando el mundo espera que tenga un desempeño perfecto, dijo Kussin.

En 2018, Biles reveló que fue abusada sexualmente por Larry Nassar, el antiguo médico oficial del equipo de gimnasia estadounidense. Un año después, su hermano fue acusado de matar a tiros a tres personas, un evento que Biles dijo haber tenido “dificultades para procesar”. En 2016, documentos médicos filtrados por hackers sugirieron que padece el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, una condición para la cual toma medicamentos.

Por su parte, Walton dijo que “el deporte de élite ha sido un espacio para las expectativas implacables y poco saludables de los atletas, entrenadores y fans por igual, que probablemente han contribuido a empeorar la salud mental”.

Horas antes de la final individual de gimnasia integral, Biles redactó un tuit para reconocer la efusión de amor y apoyo. “Me hizo darme cuenta de que soy más que mis logros y mi gimnasia, lo que nunca antes había creído”, escribió.

Sigue a Hanako Montgomery en Twitter e Instagram.

Tagged:

Tokio 2020, Salud Mental, olimpiadas, deporte, Simone Biles

Más
de lo Mismo
Simone Biles regresa a las Olimpiadas y gana medalla de bronce
Conozcan a las atletas más jóvenes de los Juegos Olímpicos
El máximo desafío de los Juegos Olímpicos: contener el coronavirus
Tokio 2020 repartirá condones a los atletas, pero no podrán usarlos
5 consejos básicos para superar el fracaso, según los entrenadores olímpicos
Regla de igualdad de género impide que mujeres asistan a escuelas
Arrestan a hombre por quitar censura a pornografía japonesa
Suspenden montaña rusa por fracturas insólitas en los usuarios